lunes, 13 de julio de 2009

El Camino Real de Tierra Adentro que pasa por Apaseo

Apaseo, recuerda hay dos Apaseos, el Grande y el Alto, en este caso estamos en el Grande, fue paso del Camino Real de Tierra Adentro, ese era el nombre completo que lo distinguía de los demás que conocemos como Camino Real, el construido durante la colonia para comunicar a la Ciudad de México con los centros de población que se iban formando rumbo al norte, llegó a ser tan largo como largos 3,500 kilómetros (o más) separan la antigua Gran Tenochtitlán de Santa Fe en Nuevo México. Apaseo servía para recibir los productos de la parte sur del Bajío y de allí distribuirlos a los centros mineros.

Sabemos que México cuenta en la actualidad con varias ciudades Patrimonio de la Humanidad, en el Bajío hay varias de ellas, Querétaro, San Miguel Allende y Guanajuato. Muy cerca está Morelia y un poco más al norte Zacatecas. El año pasado se hizo la propuesta de algo más para el catálogo del Patrimonio de la UNESCO, no fue una ciudad ni una edificación, sino todo el Camino Real de Tierra Adentro, proyecto muy ambicioso que ofrecería una opción más de turismo cultural a la oferta turística de México. Incluiría los estados de Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas, Durango y Chihuahua, es decir, toda la ruta que originalmente se trazó durante la época virreinal.

Son pocas la zonas que conservan aun el trazo de ese Camino Real de Tierra Adentro, aquí podemos ver algunos vestigios al circular por la Autopista que corre paralela a la Carretera Federal 45 en el tramo de Apaseo el Grande a Querétaro, se ve un puente, muy próximo a la caseta de cobro y a lo largo algunas ruinas, debes aguzar mucho la mirada para verlos, se ubican del lado norte. A la entrada de Apaseo hay algunos vestigios de lo que fue el trazo del Camino Real, un puente, el de la foto, que nombran “de las velas” el cual no estoy seguro de que época sea, seguramente de finales del XVIII, existe otro, pero ese no lo pude fotografiar por lo complicado de su ubicación en la glorieta de acceso principal a la población, de este si hay datos, fue construido en 1886, no se si los estaré confundiendo hay uno llamado El Mayorazgo.

La visita a Apaseo el Grande se torna interesante, frente a la Casa de los Perros hay unos portales bastante interesantes, estos corresponden a la casa de una de las familias más antiguas de la población, los Muñoz Ledo. En la explanada que conforman ambas mansiones se levanta uno de los monumentos a Miguel Hidalgo más peculiares que hay en México, el que fue hecho en El Pueblito, población muy cercana a Querétaro y que está policromado. Este monumento así como muchas de las obras de embellecimiento de Apaseo se deben al Cura don Francisco Licea y Borja. Si vas por Apaseo, te comento que comí en un pequeño restorán frente a la Parroquia entre el Jardín y la Casa de los Perros, un puerco en chile negro delicioso, esa es una de las comidas más tradicionales del la zona, algo que no te puedes perder si decides pasear por el Estado de Guanajuato.






Las últimas fotos son detalles tomados dentro de la Parroquia, creo es de San Juan Bautista, la cual, al igual que todas las del Bajío está repleta de decorados, aquí te presento algunos. Hay una revista virtual con artículos muy interesantes sobre Apaseo, la puedes leer en:

http://apaseoenlinea.com.mx/revista/apaseoenlinea.com.mx___No.1.pdf

2 comentarios:

  1. Saludos. Oiga (u oye?), sobre las ruinas que dice, a un lado de la caseta (se refiere a la de Querétaro para recién entrar al Edo. de Guanajuato?) de ser las mismas, sabrá si ese puente y esas ruinas que mencionan son las correspondientes a "la estancia de las vacas"? Le agradezco cualquier dato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isaac: El puente en al que me refiero en ruinas, que está en realidad en buen estado de conservación es el que se encuentra justo en la desviación de la Autopista Querétaro-Celaya hacia Santa Rosa Jáuregui. Hace un par de semanas que pasé por ahí (6 mayo 2013) vi que ya despejaron todo su rededor, quizá ya lo van a restaurar, no está en uso, pero es un verdadero monumento.

      Eliminar