miércoles, 28 de enero de 2015

Templos y capillas del México Viejo en Iztacalco. Parte 40.

   Estamos llegando al final, a la meta trazada; la de recopilar los templos, ermitas y capillas que se construyeron en la ciudad de México, agregamos a ese Centro Histórico, que es la Delegación Cuahutémoc, las otras 15 Delegaciones, aunque, en una de ellas no usé el nombre actual, sino el que llevó tradicionalmente por muchos años: la Villa de Guadalupe. Iztacalco no lo conozco, me llama la atención el templo de San Matías, el cual, por cierto lo tengo ya documentado no en esta parte, sino en la número 18, y le correspondió el 181; ocurre igual con el de Santa Anita Zacatlamanco  que tiene el 182. Hay algo que me inquieta al leer las descripciones que hay sobre esta delegación, en una de ellas anotan que en Iztacalco están los barrios más peligrosos de la ciudad de México y en otra, es impresionante la cantidad de errores ortográficos que incluyen en un documento oficial, dado que está publicado por la Enciclopedia de los Municipios y Delegaciones de México. En todas las descripciones que hay de esta delegación la mencionan como la más pequeña en extensión y que es la única, de las 16, que está totalmente urbanizada. Lo curioso es que, al ver los mapas del México precortesiano, vemos que lo que hoy ocupa Iztacalco, era, en su totalidad, parte del Lago de Texcoco.

   Iztacalco tiene el encanto de que era, todavía al comenzar el siglo XX,  una zona de chinampas, en la que, el transporte habitual era a través de canales, de lo que sobrevive por ahí es solamente el nombre de uno de ellos: el Canal de la Viga, que es actualmente una avenida de continuo tránsito vehicular. Al recorrer virtualmente las capillas y templos de esa demarcación, vemos que solamente tres, además de los dos que anteriormente relacioné (San Matías y Santa Anita) son de la época colonial, los otros cinco, que están en sus correspondientes barrios, tienen un estilo más del siglo XIX que colonial pero decidí incluirlos en este conteo:

482.- Ermita de la Santa Cruz. "Declarada Monumento Colonial en 1972, es uno de los edificios más antiguos de Iztacalco. Aunque no se tiene información sobre su construcción, es muy posible que sea obra de finales del siglo XVII".

483.- Capilla de la Asunción. No se sabe si su construcción es de finales del siglo XVII o principios del XVIII.

484.- Capilla de la Santa Cruz. "Santa Cruz es un barrio del oriente de la Ciudad de México, correspondiente a la Delegación Iztacalco y es uno de los siete barrios tradicionales que componen el antiguo Pueblo de Iztacalco. Se caracteriza por ser el más pequeño y mejor conservado de los siete barrios y por su Capilla de la Santa Cruz y su ermita del mismo nombre, consideradas joyas del arte colonial de México. En el barrio también se conservan algunas casonas consideradas patrimonio cultural. El barrio de la Santa Cruz cuenta con cinco inmuebles catalogados como monumentos históricos.1 Estos son la Capilla de la Santa Cruz construida en el siglo XVII y remodelada en siglo XVIII, la ermita de la Santa Cruz construida a finales del siglo XVI y principios del XVII -la cúpula fue añadida en el siglo XVIII-, una casa construida en el siglo XVIII y dos casas construidas en el siglo XIX". (Wikipedia.)

485.- Capilla de San Sebastián Zapotla.

486.- Capilla de San Francisco Xicaltongo. Parece ser que este templo comenzó a ser construido, como ermita, en el siglo XIX. "El templo, levantado pacientemente por largos años, tiene una planta rectangular muy alargada con una bóveda a dos aguas, en la fachada son notorias las dos torres del campanario erigidas al estilo del Santuario de Asís en Italia, de base cuadrangular en dos cuerpos sumamente sobrios. Cada torre tiene arcos para 12 campanas, actualmente hay cuatro esquilas giratorias en ambas torres coronadas por una pirámide achatada". (SIAME.)

487.- Capilla de San Miguel.

488.- Capilla de los Reyes, actual Parroquia.

489.- Capilla de Santiago ¿Atoyac? Actual Parroquia de Santiago Apóstol.

Y al leer sobre Iztacalco me queda el interés de estar presente el 22 de Agosto, cuando hay la fiesta grande, el llamado Jubileo de San Matías, en la que se colocan las portadas floreadas en el atrio del Ex convento de San Matías..

Fuentes:

1.- Rivera, Nayar. En la casa de la sal. Monografía, crónicas y leyendas de Iztacalco. Gobierno del Distrito Federal. México, 2002. 

martes, 27 de enero de 2015

Para entender mejor el por qué hubo tal cantidad de templos y capillas en el México Viejo. Parte 39

   Poco antes de concluir este largo recorrido que fue caminando por las calles del Centro Histórico de la ciudad de México, y de forma virtual por sus Delegaciones, en donde fui encontrando a los Pueblos Originarios, mismos que, de la misma forma virtual traté de recorrer sus barrios en busca de las ermitas y capillas, que con el tiempo algunas de ellas se volvieron Parroquias, otras desaparecieron, unas fueron renovadas, otras olvidadas unas más siguen siendo el orgullo de una ciudad saturada con millones de habitantes que, de pronto encuentran la tranquilidad de una plaza, de un jardín con tintes pueblerinos. Todo este viaje me condujo a lecturas que me fueron dando una perspectiva más puntal de la muy compleja formación de la ciudad de México. De esas muchas lecturas que hice, selecciono algunos textos que nos van diciendo como fue ese entretejimiento de la cosa del México antiguo con la evangelización y sus consecuencias.

   "...en la creencia primitiva el número (de dioses) era muy limitado, y el dios creador, el Ometechutli, sobresalía de todos. Los mexica tenían ya innumerables deidades; la sal se convertía en diosa para los mercaderes; los vicios tenían sus ídolos, y había dios de la embriaguez y diosa de la prostitución: una piedra, un reptil, por divinidades se tomaban; y de aquí ese sinnúmero de amuletos, de idolillos y de talismanes. La divinidad se había subdividido hasta lo infinito: el sacerdocio sustituyó a la divinidad. Fue natural que los templos aumentaran. Llenáronse de ellos las ciudades, los caminos, los montes. Lógico era que el sacerdocio aumentase en proporción de los dioses y de los templos; y así sucedió. Cada dios tenía sus sacerdotes especiales; cada templo su colegio sacerdotal. Y fueron tantos, que Torquemada cuenta que en el templo mayor de México, entre sacerdotes y sirvientes de los dioses, no había menos de cinco mil. Entonces debió llegar su apogeo la organización del sacerdocio". (1)

   "La necesidad de construir iglesias, catedrales y parroquiales en la Nueva España hizo que se determinase por el gobierno de España en 28 de agosto de 1532, que cuando se edificase alguna iglesia catedral, para el costo de la obra contribuyesen, con una tercera parte la Real Hacienda, con otra los vecinos encomenderos y con la otra los indios del obispado. Señalóse a éstos como contribución para este objeto, medio real que se llamó de fábrica, y comenzó en 1552: los alcaldes mayores recaudaban ese impuesto que ponían en manos del mayordomo tesorero, y nombrábanse por la autoridad civil un Comisario de Fábrica, para intervenir en los trabajos. Esta contribución durante el siglo XVII no puede llamarse verdaderamente ramo de la Real Hacienda, pues ni entraba en ella, ni servía para el pago de gastos de administración". (2)

   "El descuido de los últimos virreyes en lo tocante a la gobernación interior de la colonia causa fue que los encomenderos, y sobre todo los frailes y clérigos, exigieran de los indios grandes trabajos personales, hechándose en el olvido las humanitarias disposiciones que sobre este punto habían dictado el monarca, el Consejo de Indias y los primeros virreyes. Cada convento fuera de las capillas y cada cura doctrinero tenía a su servicio multitud de indígenas que asistían allí turnándose por semanas y meses desempeñando destinos de porteros, cocineros, hortelanos y otros; en la iglesia servían de topiles, especie de sacristanes, y un gran número tenía obligación de cantar en las funciones religiosas, de aprender la música para tocar en esas mismas funciones, y de servir como acólitos ayudando las misas. Además, los indios gastaban cuanto podían adquirir, no solo en fiestas religiosas, sino en llevar regalos a los curas y doctrineros de huevos y gallinas y frutas. Durante el gobierno del conde de Salvatierra (1642-1648) el obispo Palafox procuró como visitador remediar estos males exigiendo el cumplimiento de las reales cédulas y ordenando que por la real hacienda, como suplemento a cargo de las encomiendas que en lo sucesivo vacasen, se diese a los conventos de la Merced de México, Puebla, Veracruz, Oaxaca y villa del Carmen lo correspondiente a seis años de limosna de vino y aceite señalada por las disposiciones reales; pero todo fue inútil: los frailes cobraron limosna y siguieron tratando como antes a los indios, y estos, por su parte, creyendo faltar a sus deberes religiosos abandonaron el servicio gratuito de conventos, curas y doctrineros, se negaron a obedecer las disposiciones del visitador". (3)

   "El 16 de diciembre de 1672 el definidor de la Provincia del Carmen dio en México un gran escándalo y que es la muestra del estado en que se hallaban las comunidades religiosas. Ofrecióse motivo de discordia entre los carmelitas por la venta de una capilla hecha por el prior sin licencia del definitorio; buscó luego la aporbación de esta venta, negóse el definitorio, encendióse la discordia , y en la elección hecha en el capítulo inmediato dividiéndose los ánimos, y aunque se consultó a España al definitorio general, la resolución obtenida no fue remedio al mal; quedó electo prior el mismo que por la venta de la capilla había dado origen a la cuestión, y desde el momento en que se vio armado con la autoridad, comenzó a ejercer venganzas procurando molestar a los que no habían sido sus parciales. Era el prior rector del colegio de Carmelitas que estaba en los alrededores de la ciudad por la calzada de Tacuba, y el convento de México vivía como superior uno de sus partidarios que era definidor. Este llegó en su exaltación a amenazar a los frailes enemigos del rector con arrojarles del convento; sintiéronse estos ofendidos, y doce de entre ellos expulsaron del convento una tarde al definidor y a sus amigos, apoderáronse de las llaves de todo el edificio. El rector supo a poco aquel acontecimiento, y sin admitir arreglo ni transacción alguna con los frailes de México, determinó hacer con ellos un escarmiento y castigarlos a mano armada. En efecto, la noche del 16 de diciembre de 1672, salieron del colegio de Santa Ana armados de mosquetes, lanzas y espadas, más de cuarenta hombres entre frailes y estudiantes, atravesaron la ciudad y llegaron a media noche a la plaza en donde está situado el convento del Carmen; allí con escalas penetraron en el edificio, forzaron las puertas interiores y se arrojaron sobre los otros religiosos, que estaban descuidados, aprisionándolos y golpeándolos a todos, hiriendo gravemente a algunos de ellos y volviendo a tomar posesión del convento. Aunque la autoridad eclesiástica procuró que aquel acontecimiento permaneciese en secreto, y la inquisición recogió las relaciones manuscritas de aquel hecho que corrían por la ciudad, gran escándalo produjo la conducta de los carmelitas, tanto más cuanto que las divisiones y partidos siguieron entre ellos". (4)

    "En los conventos de religiosas no faltaban tampoco grandes inquietudes: durante el gobierno del marqués de Mancera con motivo de la visita de fray Mateo de Heredia, proministro provincial de la orden de San Francisco, las monjas recurrieron a la real Audiencia pidiendo ser amparadas, porque fray Mateo procuraba remediar los abusos que notó en los conventos de religiosas en donde se observaba con poco escrúpulo  el voto de clausura, permitiendo entrar en el convento personas extrañas a él contra todo lo dispuesto por las reglas de la orden y por los papas Urbano IV, Julio II, Martino V y Gregorio XIII, teniendo, además, las monjas tal número de criadas que entraban y salían libremente del convento, que en Querétaro, en uno de los monasterios, no habiendo cien religiosas se contaban más de quinientos sirvientes. La audiencia favorecía a las monjas, el virrey tomó parte en favor del comisario, y estuvo a punto de causarse un gran escándalo, que con su energía cortó el virrey". (5)

    "Como celebración, la fiesta, una tradición del pueblo desde hace casi 400 años, actualiza año con año hechos del pasado que le dan sentido a la vida comunitaria, cohesión social al grupo e identidad a sus miembros, que se materializa y encuentra su significado en una cultura que no tendría sentido sin la tradición. La memoria cumple su cometido, enlazar las diversas generaciones, recuperando el pasado, otorgándole significados a las nuevas condiciones de existencia". (6)


Fuentes:

1.- Riva Palacio, Vicente. México a través de los siglos. Tomo II. Editorial Cumbre. México, 1986. p.294.

2.- Ibid. T. VII. p.25

3.- Ibid. Tomo VI. pp.157-158

4.- Ibid, Tomo VII, pp.31-32

5.- Ibid p.32

6.- Salas Quintanal, Hernán. La fiesta de San Miguel del Milagro: Naturaleza y cultura. Revista Arqueología Mexicana. Vol. XIX. No. 177. Editorial Raíces. México. Sep-Oct. 2012. p.70

lunes, 26 de enero de 2015

Capillas y Templos del México Viejo, los barrios y haciendas de Iztapalapa. Parte 38

     Mucho es lo que he aprendido en este ejercicio que se prolongó más de lo imaginado, pues pensaba contabilizar los templos de lo que es propiamente el "México Viejo", eso que conocemos ahora por Centro Histórico, pero una cosa me fue conduciendo a otra y terminé por incluir los templos, capillas o ermitas que se fueron construyendo en los pueblos de indios que eran los que circundaban a la ciudad española. Conceptos han ido surgiendo, especialmente el de Pueblos Originarios, ideas han aparecido, como esa de que se sigue manteniendo la estructura del Pueblo y sus Barrios y, ahora que estamos en Iztapalapa lo que estoy aprendiendo es que aquí, zona que fue y sigue siendo muy poblada, la estructura variaba un poco pues había dos Semi Pueblos o Medio Pueblos, uno de ellos el de Atlatilco, el otro el de Axomulco, el cual se componía de 7 barrios que son los que hay hasta la fecha, a ellos agregamos uno más, lo que es propiamente Iztapalapa, San Lucas Iztapalapa que aparece con el número 461 de mi conteo.

474.- Santuario del Señor del Santo Sepulcro, El Señor de la Cuevita. Hay algo que acabé de entender en este conteo. Especialmente en lo relacionado a la zona oriente y sur oriente de la ciudad de México. Esa idea que se mantiene desde la época prehispánica de que las cuevas era el acceso al inframundo y que los cerros eran las moradas de varias deidades, entre ellas la lluvia, razón por la cual, en la evangelización, cuando se dio el sincretismo entre las ideas locales y las venidas de Europa, suceden varias apariciones catalogadas de "milagrosas" en cuevas. La más conocida a nivel nacional es la del Señor de Chalma, que ocurre en una cueva y en Iztapalapa se dio un evento similiar, no en balde se le conoce como El Señor de la Cuevita.


475.- Capilla de San José. Barrio de San José Iztapalapa.

476.- Capilla de San Pablo Ermitaño. Barrio de San Pablo Iztapalapa.

477.- Capilla de Santa Bárbara, Actual Parroquia del Barrio de Santa Bárbara.

478.- Capilla de San Ignacio.

 479.- Capilla de San Miguel, actual Parroquia.

480.- Capilla de la Asunción. En el barrio de la Asunción.

Sabemos de la gran tradición que existe en Iztapalapa, la que ocurre en Semana Santa, en cuya representación de la Pasión de Jesús se vuelve la más tumultuosa de todo el país, tradición que comienza en 1843, tiempos de Santa Anna, la cual, quiero pensar que es continuación a la tradición traída por los franciscanos del Calvario. Recordamos que al recorrer el Centro Histórico de México vimos que en lo que hoy es Avenida Juárez, estaban las capillas que formaban las Estaciones y que terminaban en una de nombre El Calvario, se localizaba en dónde hoy es la Glorieta del Caballito. Vimos también que había otro calvario más, este localizado en el rumbo nor-oriente, por San Antonio Tomatlán, pero en esos mapas consultados no aparecía la zona de Iztapalapa. Seguramente existió, como en todo pueblo de México, una loma en donde se recordaba cada Semana Santa ese episodio. Quizá se realizaba en el que conocemos como Cerro de la Estrella, al cual erróneamente hay quién dice que era el Ctilaltépetl, siendo que ese no era su nombre, ya que lo adquirió luego, casi al finalizar la etapa virreinal, cuando se estableció allí una Hacienda que llevaba por nombre el de La Estrella. El cerro se llamaba Huizachtécatl, es decir, el cerro del Huizache. A pesar de que Iztapalapa es de las partes más antiguas de la ciudad, no hay vestigios de capillas o ermitas coloniales, quizá las hubo y fueron evolucionando al paso del tiempo, eso no lo sé, pero vestigios de la época, no los he encontrado.

481.- Capilla de la Hacienda de la Purísima. Hasta el momento datos concretos sobre capillas en las haciendas de Iztapalapa no tengo, fuera del de La Purísima. Las otras haciendas que allí existieron fueron las de: La Soledad, San Nicolás Tolentino de Buenavista, El Peñón, El Arenal, De los Dolores, San Antonio, La Estrella y La Esmeralda.




Fuentes:

1.- Basurto, José Trinidad. El Arzobispado de México. Talleres Tipográficos de El Tiempo. México, 1901. 

º Alzate, José Antonio. Atlas Eclesiástico del Arzobispado de México. México, 1767.

º Arqueología Mexicana. Número Especial 33, Editorial Raíces. México, Diciembre, 2009.

º Peñafiel, Alfonso. Estadística de la República Mexicana. Secretaría de Fomento. México, 1892.

º Templos que destinados a diversos cultos, existen en la Municipalidad de México. 1877-1878. Ministerio de Fomento. México, 1879.

domingo, 25 de enero de 2015

El Camino Real de Tierra Adentro y su Santa Hermandad: La primera Policía Rural de México.

     El título me sigue sorprendiendo. Eso de Santa Hermandad en los primeros años del Virreinato me suena a una cofradía más, a una de esas asociaciones piadosas o, en todo caso, temerosas de los horrores del purgatorio y del infierno que, asociadas buscaban compensar de algún modo los horrores en la otra vida tratando de llevar una recatada vida en esta vida terrena. Pero no es así, la Santa Hermandad era una especie de policía, más concretamente una policía rural que se estableció en Nueva España a imagen y semejanza de algo que en la vieja España se había implementado al finalizar la Edad Media. "Se conoce como Santa Hermandad a un grupo de gente armada, pagada por los concejos, para perseguir a los criminales. Fue instituida por Isabel la Católica en las Cortes de Madrigal de 1476 (siglo XV), unificando las distintas Hermandades que habían existido desde el siglo XI en los reinos cristianos. Es, posiblemente, el primer cuerpo policial realmente organizado de Europa. Fue disuelta en el año 1834, en que por el Estamento de Próceres votado en Cortes fue decretada su extinción total, habiendo sido para entonces reemplazada por la Superintendencia General de Policía creada en 1824 como órgano director de la Policía General del Reino, con el precedente del Ministerio de Policía General establecido por José Bonaparte. Esta institución, tras haber desaparecido y haber reaparecido posteriormente con diversos nombres y bajo distintas dependencias, puede considerarse la antecesora de las actuales Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". (Wikipedia.)

    Quizá esto de los asaltos en los caminos no le tocó vivir al primer Virrey de Nueva España, pues en su gobierno, que fue de 1535 a 1550, Antonio de Mendoza; pero sí al segundo, Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón, ya que de 1550 a 1564 que gobernó fue cuando esa inseguridad por el camino que ya estaba bien definido y con el nombre de Tierra Adentro que, a sabiendas que en la Vieja España esos asaltos fueron cosa común en el siglo XV, implementaron acá lo que allá, un siglo antes se había creado como policía rural, con el nombre de Santa  Hermandad.

    "Los caminos de la Nueva España estaban infestados de ladrones; apenas de una a otra cercana población se podía transitar y eso con gran peligro, porque los bandidos atacaban sin distinción a pobres y ricos. Hasta entonces sólo de la policía urbana se tenía en la colonia una vaga idea, y esto en las ciudades de importancia; pero ninguna disposición se había dictado para dar seguridad a los viajeros, concentrándose los gobernantes con hacer aranceles de ventas y mesones, y procurar que los caminos  más frecuentados se estableciesen pasajes para los que iban a viaje. Velasco (padre) quiso emprender la obra de perseguir a los ladrones, y para ello, acertadamente, estableció en Nueva España la institución que  en la metrópoli tenía el nombre de Santa Hermandad, señalando como presidente de ella a dos alcaldes de mesta; y tan buen éxito alcanzó con esa disposición, que muchos saltadores fueron presos y ejecutados y se restableció la seguridad de los caminos. A esas fuerzas de la Santa Hermandad y a la cárcel y edificio para asiento de sus juzgados en México, se les llamó Acordada, y hasta hoy (último cuarto del siglo XIX), en algunos Estado de la República existen tropas que llevan por nombre de Acordadas." (1)

    Sobre la Acordada, leemos que: "Para poder combatir el crimen, el alcalde provincial y juez de la Acordada fue dotado de una serie de facultades que sólo podían ser revocadas por el virrey. No tenía que rendirle cuentas a nadie –ni a la sala del crimen de la Real Audiencia- y sus sentencias eran inapelables –disposición que fue aprobada por el rey y dictada de acuerdo con la Audiencia, de ahí el nombre de Acordada. En un principio funcionó como tribunal ambulante. El capitán marchaba acompañado de sus comisarios, de un escribano, un capellán y el verdugo. Una vez capturado el asaltante se le juzgaba in situ, se hacía constar la identidad de la persona, el delito cometido y enseguida era ejecutado. El cadáver quedaba colgado para escarmiento de otros delincuentes. Durante las administraciones de algunos virreyes, se intentó disminuir las facultades de la Acordada pero de inmediato comenzaban a ser frecuentes los homicidios, los robos y las lesiones, incluso dentro de la propia ciudad de México, por lo que el severo tribunal recuperaba sus atribuciones". (Wiki México.)

   Y el Camino Real de Tierra Adentro nos sigue sorprendiendo con su intensa, profunda Historia, sigamos recorriéndolo.

Fuente:

1.- Riva Palacio, Vicente. México a través de los siglos. Tomo V. Editorial Cumbre. México, 1986. p.139

sábado, 24 de enero de 2015

Capillas y Templos del México Viejo, el caso Culhuacán. Parte 37

    Hace tres años, atraído por los comentarios que un lector me hizo, fui a conocer el Ex convento de San Matías en Culhuacán, lo primero que aprendí es que su nombre cambió, por algún motivo al de San Juan Evangelista. El espacio es hermoso, el convento fue recuperado y es un Museo Comunitario en la actualidad, el templo original está en ruinas y se conserva un embarcadero, quizá el único que queda, de los que existían en tiempos prehispánicos, pues la producción de Culhuacán iba a dar a la gran Tenochtitlán, el tributo que ellos pagaban era la piedra tezontle. De Culhuacán había oído habar, no en términos precisamente históricos, sino todo lo contrario, en una e las tantas intervenciones que hacía la India María en la televisión, también, por ella, supe de la existencia de un pueblo de nombre Topilejo. Al ver desde el satélite la imagen del Cerro de la Estrella y de todo el desarrollo urbano que hay en su rededor, nos damos una idea del por qué esa zona de la ciudad de México es la más poblada.

   "Culhuacán, «lugar de colhuas», es uno de los pueblos de origen prehispánico más antiguos de la Ciudad de México. Fue un antiguo señorío que se encontraba en la punta occidental de la península donde hacían frontera Iztapalapa y Coyoacán. Fuentes mexicas y texcocanas dicen que fue fundado por los toltecas, los que la convirtieron en su primera capital; sin embargo, Chimalpahin (Las ocho relaciones y el memorial de Colhuacan, CNCA 1998) y las investigaciones arqueológicas posteriores, ponen de manifiesto que el asentamiento ya existía antes de la llegada de los toltecas al Valle de México. Colhuacan es un topónimo de origen náhuatl que ha sido objeto de varias interpretaciones". (1)

   En una de las páginas del Atlas Eclesiástico de Alzate (2) que está dividida en tres partes, en una de ellas representa el área comprendida en el Curato de Culhuacán, solo indica la existencia, al sur, de la Hacienda de San Nicolás Tolentino, a un cuarto de legua, eso es poco más de un kilómetro. Y a dos leguas al oriente aparece el Templo de Santiago, quizá se refiere a Santiago Acahualtépec, lo marca d dos leguas, las cuales equivalen a 9 kilómetros.

   En la imagen satelital de Google Maps, vemos el cerro de tezontle, se localiza en San Lorenzo Tezonco, seguramente era de aquí que sacaban la piedra con la cual Culhuacán pagaba su tributo a Tenochtitlán. 

474.- Templo de San Matías Culhuacán. Ex convento de San Juan Evangelista. "se construyó sobre un basamento prehispánico entre 1552 y 1569; aquí estudió el cronista Fernando de Alva Ixtlilxóchitl. Cuenta con un gran estanque de agua adornado con varias fuentes, que recuerda a un antiguo ojo de agua que rendía culto al dios Tláloc; a su alrededor, se diseñó una hermosa área verde que invita al descanso al aire libre. En el ex convento de estilo renacentista destacan los gruesos muros de piedra basalto, y en su claustro  figura la talla excelente de sus arcos y columnas en el mismo tipo de piedra". (Tomado de México Desconocido.)

475.- Capilla de Santa María Tomatlan. Actual Parroquia de la Inmaculada Concepción. Se dice que INAH tiene registrada una capilla antigua en el sitio en donde se encuentra la actual. Por antigüedad quiero pensar que se refiere al siglo XVI, pero ese es un dato que no puedo asegurar.

476.- Capilla de San Andrés Tomatlán, actual Parroquia. Se dice que San Andrés Tomatlán es uno de los pueblos originarios de Iztapalapa, sin embargo está considerado, también como parte de los barrios de Culhuacán, quizá sea por su ubicación, que es al sur del cerro de la Estrella.

477.- Parroquia de San Juan Evangelista.- Esta parroquia es, de algún modo, la que sustituye a la que originalmente construyeron como parte del convento agustino de San Matías. No es de la época colonial, sino de la segunda mitad del siglo XIX, pero, dada la importancia que  tiene, la incluyo en el conteo.

478.- Capilla del Calvario. "Según refieren algunos pobladores, hace 400 años los canteros de Culhuacán al realizar sus labores escucharon el llanto de un niño, por lo que alarmados comenzaron a buscar el origen del sollozo, percatándose que provenía del interior de una cueva. Una vez que la abrieron y entraron en ella, quedaron sorprendidos por la aparición de la imagen un Cristo negro (Señor del Calvario), que se encontraba al final de la cueva acompañado de dos ángeles, por lo que de inmediato comunicaron al cura y demás pobladores la milagrosa aparición, lo que originó la construcción de una pequeña capilla en el interior de la cueva para veneración de la imagen". (1)

   No es mucha la información que encuentro del pueblo de Cuhuacán, el cual tuvo una importantísima presencia en la época prehispánica, pero que, fuera de los datos que hay del que fuera convento agustino y su molino de papel, no tengo datos sobre sus ermitas y capillas, y al verlas en fotografías o a través del recurso virtual de Street Finder, todas ellas son construcciones nuevas que, a excepción de la de San Francisco, las demás son de corte moderno, con estructuras características del último cuarto del siglo XX y me surge la duda si hubo allí una capilla de la época virreinal. Por otro lado, todos los sitios electrónicos que he consultado de la zona de Culhuacán, me refieren al crecimiento que observó la ciudad de México hacia la parte sur sur-oriente a partir de la década de los setenta, asimismo, cuando veo las notas que hay sobre las fiestas en los barrios de Culhuacán, en todos dicen de antigüedades de 20 a 30 años, lo que me hace dudar si hubo efectivamente un recinto colonial. Los arriba anotados, Santa María y San Andrés Tomatlán se consideran Pueblos de Iztapalapa, y los barrios de Culhuacán son: La Santísima; La Magdalena; Santa Ana; San Francisco; Los Reyes; San Antonio; San José Tula y San Simón.


Fuentes:

1.- Rojas, Sergio. San Francisco Culhuacán. Conicario. México, Julio 2014. Espacio Electrónico.

º Alzate, José Antonio. Atlas Eclesiástico del Arzobispado de México. México, 1767.

º Arqueología Mexicana. Número Especial 33, Editorial Raíces. México, Diciembre, 2009.

º Peñafiel, Alfonso. Estadística de la República Mexicana. Secretaría de Fomento. México, 1892.

º Templos que destinados a diversos cultos, existen en la Municipalidad de México. 1877-1878. Ministerio de Fomento. México, 1879.

viernes, 23 de enero de 2015

Templos y capillas del México Viejo, Pueblos en Iztapalapa. Parte 36.

   Si has seguido esta serie de artículos, te habrás dado cuenta de que vamos rotando en sentido contrario a las manecillas del reloj, que es el sentido real del movimiento, eso lo vemos en los sistemas calendáricos mesoamericanos en donde se va contando el tiempo de derecha a izquierda, que es el sentido real del movimiento, entendiendo que el sol sale por la derecha y se oculta por la izquierda. Es así como, en esta parte número 36 llegamos a Iztapalapa, una de las zonas más pobladas de la ciudad de México en la actualidad. Encontramos que en lo que es actualmente esa demarcación, hubieron tres grandes centros poblacionales en la época de la conquista, uno de ellos era el pueblo de Iztapalapa, el otro el de Mexicaltzingo y el tercero Culhuacán. En términos de división eclesiástica, vemos que eran dos parroquias las que había en la zona: una la de San Lucas Iztapalapa, la otra la de San Juan Evangelista Culhuacán.

   En el Atlas Eclesiástico de Alzate, elaborado en 1767, vemos en su primera lámina que la Parroquia de Señor San José, de la que dependían la mayoría de los pueblos de indios de esa época, tenía a su cargo (viéndolo abajo a la izquierda, y de allí hacia arriba), los templos de San Juanico, la Vicaría de San Matías Iztacalco, la cual tenemos ya considerada con el número 181; continúan la vicaría de San Andrés Tetepilco, la Vicaría de San Marcos Mexicaltzingo, hacia el oriente está marcado el Templo de Santa Martha Acatitla, que ya tenemos considerado con el número 183, sigue hacia el oriente la capilla de Los Reyes Acaquilpan, en el actual Estado de México.

457.- Templo de San Juan Bautista Nextipac. Actual Parroquia de San Juanico Nextipac. Se fundó la capilla sobre un asentamiento prehispánico en el siglo XVI, fue luego transformada e intervenida para el siglo XIX, que es como la vemos en la actualidad.

458.- Templo de San Andrés Tetepilco, comenzó como capilla, se dice que fue construida en 1564, este es uno de los pueblos originario de la ciudad de México.

459.- Templo de San Marcos Mexicaltzingo, fue convento franciscano. "Fue construido durante el siglo XVl. Anexo al templo del mismo nombre fue construido en un área que albergó un centro ceremonial prehispánico. Se restauró en 1999 aunque sólo en su planta baja, la planta alta desapareció. Los arcos de la capilla abierta fueron tapiados" ( ). "Se sabe que la iglesia de San Marcos Mexicaltzingo está situada sobre un edificio principal del señorío prehispánico, en el atrio también se encuentra enterrada una gran pirámide que se dice en algún momento fue el centro ceremonial. (Leer más.)

460.- Capilla de los Santos Reyes Acacuilpan. Actual Parroquia ubicada en el municipio de Los Reyes-La Paz, Estado de México, según vemos en el Atlas de Alzate, pertenecía a la Parroquia de San José de la ciudad de México.


461.- Parroquia de San Lucas Iztapalapa. "Edificado a mediados del siglo XVI en donde hubo un templo dedicado a Huitzilopochtli. Ha sido modificado en diferentes ocasiones y estuvo cerrado al culto de 1951 a 1966 por encontrarse muy deteriorado. En 1977 se reconstruyó su retablo y en 1980 fue demolida la casa cural, construyéndose una nueva a partir de 1992. En 1998 se remodeló la fachada, que fue aplanada, perdiendo su característica aparente". (Sectur DF.)

462.- Templo de Santa María Aztahuacan.- "Una primera capilla debió construirse en el siglo XVI, pero el templo data del siglo XVIII. En 1968 fue autorizada la demolición de su capilla anexa que se encontraba agrietada y se consolidó la torre. Al costado derecho se construyó un nuevo templo en 1973" (Sectur DF).

463.- Capilla de Santa María Aculco. Me queda la duda si se trata de la misma que vemos en la imagen. Según el directorio de Parroquias de la Arquidiócesis, en Aculco hay un templo parroquial, en la Calle Veracruz No. 14, es justo lo que vemos, pero, según Sectur DF, esa capilla es construcción de 1890, con una ampliación que es evidente de construcción moderna. Aculco es otro de los pueblos originarios, con este sería el segundo Aculco dentro de la ciudad, el otro perdió ya su nombre original y cambió a Lídice.

464.- Capilla de la Magdalena Atzaloapa.- "Capilla de Santa Magdalena Atlazolpa, siglo XVI, XIX y XX. Edificada en el siglo XVI, aparece en el plano de Culhuacán elaborado en 1580. Tiene una fachada principal aparente, los muros son de tezontle y ladrillo, posee una forma plana, franciscana. Sólo se conservan los tres primeros cuerpos de la nave, el presbiterio y crucero son de construcción moderna, el retablo lateral y las molduras de la fachada son de ladrillo". (Sectur DF.)

465.- Capilla de San Lorenzo Tezonco.-  Se dice que fue una de las ermitas levantadas en el siglo XVI, tuvo varias intervenciones. El rumbo está ya anotado en la historia de los siniestros en México pues, muy cerca de allí se encuentra el Panteón Civil, sitio en el que fueran enterradas las víctimas del sismo de 1985. (Leer más.)

466.- Capilla de Santiago Acahualtepec. "Edificada en el siglo XVI, se menciona en el Plano de Culhuacán de 1580. Reformado en los siglos posteriores, sobre todo en su ornamentación. La portada actual le fue adosada destruyendo seguramente la original". (Sectur DF).

467.- Capilla de San Lorenzo Xicoténcatl. Evidente es que el templo es moderno, quizá hubo allí una ermita, en el pueblo originario.

468.- Templo de San Sebastián Tecoloxtitlan. No encuentro datos de este templo.

469.- Templo de la Santa Cruz Meyehualco.- Actualmente es parroquia, la capilla original es del siglo XVI. (Ver más.)

470.- Capilla del Niño Jesús Ixtlahuacán. Elevada a parroquia en 1995, es evidente en su construcción que poco tiempo lleva, sin embargo al consultar los mapas que Arqueología Mexicana publica de los pueblos del Valle de México, y los pueblos ribereños, encontramos uno de nombre Ixtlahuacán, hacia el oriente que coincide con las características de esta zona de Iztapalapa. Por deducción saco que, como en todo asentamiento prehispánico había regularmente un templo a alguna deidad, los evangelizadores los transformaron en primitiva ermita de culto católico. Cabe esta posibilidad aquí.

471.- Tepepolco, conocido luego como El Peñón del Marqués. Quizá hubo allí una capilla; en la mencionada Revista, aparece también marcado como un asentamiento, quizá un pueblo, el cual le fue otorgado, a Hernán Cortés como sitio de descanso, por parte del Emperador Carlos V. Se le conoce actualmente como el Peñón Viejo, se localiza por el rumbo de la avenida Guelatao y Calzada Zaragoza.

472.- ¿Capilla en el pueblo o barrio de Apatlaco? Quizá hubo una antigua ermita, en la actualidad se encuentra allí la Capilla de Nuestra Señora de la Consolación.

473.- ¿Capilla en Axomulco? Este era otro de los pueblos cercanos al de Iztapalapa, al lado oriente de Mexicalzingo, no tengo más referencias fuera de que en el proyecto original de la Línea 12 del Metro, se pensaba poner una estación en este punto pero, por recomendaciones de INAH, debido a los vestigios arqueológicos que allí se sabe que existen, no se construyó.

Nos quedan varias capillas más por documentar en la zona de Iztapalapa, las que conformaban el Pueblo de Culhuacán, que eran numerosas; además de las que se colocaron en los barrios de Iztapalapa, así como las que seguramente hubo en las varias haciendas de la zona, esas las incluiremos en una próxima entrada.

Fuentes:

º Alzate, José Antonio. Atlas Eclesiástico del Arzobispado de México. México, 1767.

º Arqueología Mexicana. Número Especial 33, Editorial Raíces. México, Diciembre, 2009.

º Peñafiel, Alfonso. Estadística de la República Mexicana. Secretaría de Fomento. México, 1892.

º Templos que destinados a diversos cultos, existen en la Municipalidad de México. 1877-1878. Ministerio de Fomento. México, 1879.