sábado, 6 de febrero de 2016

Las 365 reliquias de la parroquia de Lagos de Moreno, Jalisco.

  Habíamos visto que en la parroquia de la Asunción en Lagos hay un corposanto, el de San Hermión Mártir. Hablar de un corposanto significa que es el cuerpo completo de una persona catalogada por la Iglesia católica como santa, a México, en tiempos virreinales, el que un templo contara con una de estas reliquias era considerado como un honor, una distinción que lo hacía sobresalir de los demás. En la Catedral de la ciudad de México fueron llegando algunas de estas reliquias, sea una calavera que tan solo la astilla de un hueso, todas están en un altar que lleva precisamente ese nombre, el de las reliquias.

   Los conventos solicitaron reliquias para sus capillas, hay una que podemos ver en el museo del ex convento de San Angel en México, es una verdadera filigrana la confeccionada para depositar allí la reliquia que, en aquellos tiempos se pensaba tenía un especial poder divino, al estar impregnada de esa santidad. Hay una que se exhibe en el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, que es un corposanto pero distinto, ya que no está conservado ni tiene revestimiento de cera, es el esqueleto completo, que está vestido a la usanza de la época. En muchos templos las reliquias desaparecieron, fuera por cambios en los decorados que por hurtos o por ataques en los diferentes episodios trágicos a que estuvieron expuestos, como en la guerra de Independencia, la Reforma, la Revolución o la Cristiada.

    Vimos en este Bable los relicarios que se exhiben en el templo de Santa Prisca en Taxco y ahora vemos un relicario que podemos considerar aun más sofisticado pues ocurrió que cuando fue enviado el corposanto de San Hermión, llegó junto a él el relicario que vemos en las imágenes, dividido en doce óvalos conteniendo 365 astillas de huesos de distintos santos, seguramente de los santos primitivos de la Iglesia, aquellos que se encontraban enterrados en las catacumbas romanas. Desconozco el nombre de cada uno de ellos, pero, al ver a detalle los acercamientos, notamos los pequeños pedazos que cada uno contiene.

   Esto es algo en verdad sorprendente. De un lado (la epístola) la urna con San Hermión, del otro, (el del evangelio) las 365 reliquias de otro tanto de santos.







viernes, 5 de febrero de 2016

Los escudos en el templo de la Merced en Lagos de Moreno, Jalisco

   No cabe la menor duda de que el haber sido nombrado el centro histórico de Lagos, primero como Patrimonio de la Humanidad (dentro del concepto del Camino Real de Tierra Adentro) y luego como Pueblo Mágico son más que merecidos pues al caminar por su calles, algunas con naranjos en flor que aromatizan el ambiente; sus plazas, ver algunos de sus edificios civiles y, sobre todo, sus templos nos remiten a tiempos ya idos. 

   La Parroquia es un recinto excepcional, bien lo podemos incluir en la lista de los templos más bellos del país, y el templo que hoy visitamos tiene, definitivamente, lo suyo, un aire de limpieza que le da su decorado en paredes blancas en las que destacan aun más los retablos, nichos y santos de bulto que allí se veneran, todos, claro es, de la orden de los Mercedarios. No tengo ahora el dato de cuándo fue fundado el templo y convento de la Merced en Lagos de Moreno, sólo sé que hubo allí un colegio, el de San Lorenzo y que el recinto corrió la misma suerte de todos luego de la implementación de las Leyes de Reforma, los frailes mercedarios exclaustrados y el templo calusurado.

   Quizá sea esa la razón por la cual la explanada en donde se levanta el templo y está el ex convento lleve el nombre de Juárez y quizá el templo en algún tiempo, luego del Segundo Imperio y antes del Porfiriato fue usado para otros fines más allá de los religiosos. Insisto, no tengo fechas, pero lo que vi allí dentro me dejó una gran interrogante del cuándo, cómo, por qué y para qué. Sigamos viendo las fotos que al interior del templo hice, llegará una en la cual entenderás la interrogante.














   El escudo nacional en uno de los retablos, esculpido en cantera, no es el de la República Reinstaurada de Juárez pues el águila está de lado. Hemos visto en muchos templos escudos nacionales que sustituyeron a los de la Corona española, pero en el exterior. No dentro del templo ¿o será que en algún momento hubo aquí un escudo español?

   En otro de los altares aparece el escudo de la ciudad de Lagos.

   En uno más está el escudo del Estado de Jalisco. Los escudos no se ven tan antiguos como para ubicarlos en la época de la Reforma, quizá fue en la década de los años treinta del siglo XX, cuando el episodio conocido como Cristiada o Guerra Cristera, que los templos fueron clausurados y que muchos fueron destinados para escuelas, gimnasios o bibliotecas, quizá ese fue el caso del templo de la Merced  por eso le colocaron los escudos civiles. Es una duda que espero algún día aclarar.




  Un dato para los amantes del tema del Camino Real es que a su paso por Lagos, lo hacía justo por la calle al lado del templo, en donde -me dicen- estaban los mesones. Y no es de dudarlo pues se ven aun varios portones de considerable tamaño.