lunes, 5 de diciembre de 2016

Romita y su particular culto a la virgen de Guadalupe

   Hace poco tuve la oportunidad de pasear una vez más por Romita, uno de los pueblos que aun se mantienen con ese carácter, como pueblo, a pesar de ubicarse a poca distancia del aeropuerto, de la zona industrial de León y de todo lo que implica ser vecinos de la cuarta ciudad más grande de México.

   A Romita fuimos a dar una plática sobre la Guadalupana desde un punto de vista no devocional sino de la cosa histórica y artística, la devoción ya la tienen pues la patrona del lugar es precisamente Nuestra Señora de Guadalupe y, como patrona que es, su novena implica una enorme celebración que noche a noche se lleva a cabo en cada ... Cuartel.

   Me explican que en Romita hubo, como en todos los pueblos y ciudades de México una división por cuarteles a fin de tener un mejor control de la población, originalmente había 4, pero, como sucedió en todo México, a medida de que los pueblos crecían los cuarteles iban a la parte, 7 u 8 o más se crearon pero, eso es en términos de gobierno ya que, en términos de la fiesta de Romita, eso quiere decir la división que se hace de un determinado número de cuadras cuyos habitantes serán los encargados de la fiesta un día específico del novenario.

   Esto quiere decir que desde el 3 y hasta el 11 de diciembre habrá fiesta, cada día organizada por un cuartel diferente y como suele ocurrir, cada cuartel tratará de superar al otro y estos días, me comentan, aquello se vuelve celebración a lo grande.

   La particularidad de la fiesta está más allá de las procesiones, más allá de las flores y velas que se llevan al templo, más allá de los fuegos artificiales, pues, estando Romita en el rumbo por donde fue creada la danza del Torito en estos días la presencia de Toritos y sus danzantes es por todos lados y, prácticamente, a todas horas del día, especialmente en la noche, cuando aquello se vuelve auténtico jolgorio.

   La fiesta de Romita no está tan publicitada como otras fiestas del Estado de Guanajuato pero eso no quiere decir que no esa una auténtica explosión de color y de calor humano... creo que bien la podemos catalogar como uno de los eventos imperdibles en el estado.

   Y, caminando por las tranquilas calles de Romita, vamos viendo algunos vestigios del particular modo de construir por estos lados del Bajío que usaban un sistema de arcos como fundamentos para de ahí levantar las paredes de las casas.






 Estos son algunos de los personajes que conforman la Danza del Torito.




 Imperdibles las enchiladas estilo Romita en el mercado.


  ... y así se pone la fiesta...




domingo, 4 de diciembre de 2016

Las peculiares construcciones que parecen pozos en algunas haciendas del Bajío

   ¿Cómo se llaman? no lo sé. Recientemente he visto dos de estas construcciones circulares que me dan la impresión de ser la protección a un pozo. Pero, en lo que ahora vemos, es más bien la protección que tuvo este venero, este ojo de agua que se localiza muy próximo a la Hacienda de San Isidro en las faldas del cerro del Culiacán en Cortazar, Gto.

   Es notorio el deterioro, tal vez fue roto a propósito para que el agua fluyera a esta caja de agua... no lo puedo asegurar, aun no he logrado saber cuál era su función.

   El segundo caso lo encontramos en la que fuera la Hacienda de San Nicolás Temascatío, en este caso no hay venero, sino un río que pasa apenas unos metros de esta suerte de pozo. ¿Para qué habrán sido construidos?



sábado, 3 de diciembre de 2016

Buscando la Hacienda de San Cayetano en Salamanca, Guanajuato

    Andamos por el norte del municipio de Salamanca, justo en el límite con el de Irapuato, no muy lejos de ahí está otro municipio más, el de Guanajuato, pero el acceso no es nada fácil pues habría que cruzar por una parte muy agreste de la Sierra de Codornices. No es una sierra de notorias elevaciones, partiendo del punto de que el Bajío es eso, una zona baja, la sierra que lo limita en la parte norte asciende hasta los 2050 metros sobre el nivel del mar. 

   Como referencia tenemos, hablando de alturas, que el cerro del Culiacán está a 2830 msnm, el del Cubilete está a 2579, el rumbo se conoce como Cuenca alta del Temascatío. El rumbo es uno de los de mayor antiguedad en cuanto a reparto de tierras se refiere pues ya para 1570-1580 había asentamientos de españoles que, al no estar aun fundada la villa de Salamanca, aparecían registrados en la congregación de Irapuato. En buena medida comienza ahí la indefinición de los partidos una vez comenzado el siglo XVII, cuando se funda Salamanca en calidad de villa de españoles.

   Con esos antecedentes nos vamos en busca de vestigios de una de las haciendas que hubo en la zona de los Temascatíos. Si no conoces esta parte del Bajío te cuento que hay un río que lleva ese nombre, de ahí que haya sido creada la Cuenca del alto Temascatío. Ese río en la actualidad lo podemos considerar arroyo dado el escaso caudal que lleva. Y se ha transformado en uno de los cauces más contaminados del estado de Guanajuato, agreguemos a eso que descarga en el Lerma que, de por sí viene ya contaminado... el resto te lo puedes imaginar.

  Temascatíos hubo varios, que, al irse entregando los sitios de ganado mayor, para identificar uno del otro, se les agregó la dedicación a un santo, así aparecieron San José Temascatío, San Juan Temascatío y San Nicolás Temascatío. Así que cruzamos el primero, pasamos por el segundo y llegamos al tercero de ellos en búsqueda de los restos de la hacienda de San Cayetano. Efectivamente, considerando que el Temascatío se convirtió en la división de los partidos, actuales municipios de Salamanca e Irapuato, del lado oriente del río existió, una vez, una hacienda llamada de San Cayetano.

   Datos de ubicación no tengo, razón por la cual tengo la duda de que eso que encontramos un poco escondido entre la interesante vegetación del lugar, abundantes garambullos, órganos y huizaches, paredes caídas, algunas cuantas aun en pie, nos dicen que ahí hubo construcciones y el lugar era grande, aprovechaban el agua que bajaba por el río ya que esos vestigios están a pocos metros del cauce pero... el primer pero que aparece es que los vestigios no están del lado oriente, que es el de Salamanca, sino en el poniente, que corresponde a Irapuato.

   ... entonces ¿encontramos la hacienda de San Cayetano? creo que no, más bien son los restos de la que fuera San Nicolás Temascatío.

   Algo que me llamó mucho la atención es esta especie de pozo, a unos diez metros del actual cauce del río, el cual, en tiempo de aguas, presumo se inunda. Me parece raro, es el segundo que veo de ese tipo, el otro lo vi en la Hacienda de San Isidro Culiacán.

   La duda aumenta pues el dueño de la Hacienda de San Cayetano era el mismo que el del sitio de Balderrama, y este último se localiza al sur, cercano al río Lerma y Pueblo Nuevo, él dueño entre 1761 y 1779 era José Casimiro Gallardo (1), la familia Gallardo estaba relacionada con tierras por la parte sur de Irapuato y Salamanca, no por la norte... creo que más bien dimos con los vestigios de la que fue la Hacienda de San Nicolás Temascatío.

   Vemos algo si bien con cierta antiguedad, un poco más reciente, una marca en la que aparece en 1710 ¿será la altura? y las letras SARH, evidentemente que se refiere a la antigua Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos.

   No dimos con San Cayetano, sino con San Nicolás y, lo mejor de la visita fue, sin lugar a dudas el espectacular panorama que, yo que soy salmantino, no imaginé hubiera un sitio tan bello a tan corta distancia de aquí.







  Al centro en un tono de verde más intenso, marcado con el número 4, vemos la zona de la Cuenta Alta del Río Temascatío.

Referencia:

1.-AGN. Tierras, Contenedor 408, Vol. 879, Exp. 3

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los cambios de vegetación en el norte de Salamanca

   Salamanca, bien lo sabemos está al centro del Estado de Guanajuato, es el punto más bajo de la zona conocida como El Bajío, razón por la cual hace tiempo, cuando lo que abundaba en el rumbo era agua, lo habitual era que en tiempos de lluvias se formara una especie de laguna llamada La Charca, en algunos documentos la hemos visto como la Ciénega de Salamanca. Al decir "hace tiempo" me refiero a la segunda mita del siglo XIX ya en el XX aparecía solamente cuando las lluvias eran torrenciales, en la actualidad (como en todo el país) el esquema de lluvias ha cambiado y ni que decir de las cantidades que caen. En resumen: la Charca hace mucho, no existe.

   Quienes conozcan Salamanca ubicarán la planta de los autos Mazda y un comunidad de nombre Cárdenas, ese era el rumbo de la Charca. Lo traigo a colación porque es cosa de ir unos cuantos kilómetros (doce) rumbo norte y llegaremos a la falda de la Sierra, el concepto de Sierra de pronto parece no aplicar para Salamanca, pero que aplica, ahí está y es ahora hacia donde nos dirigimos, estando 30 metros más arriba que el nivel de la ciudad, la vegetación cambia totalmente. Estamos a 1750 msnm.

   Garambullos abundan, huizaches también y, al caminar vamos descubriendo más y más variedades que no son precisamente comunes en la parte plana, allá por donde estuvo la mencionada Charca...