sábado, 20 de febrero de 2010

En Celaya hay muchas más cosas que solo cajeta

Como te lo comenté hace algunos meses, en Celaya hay mucho que ver, y lo vuelvo a comprobar, la otra vez vimos el Mercado Morelos y todos los símbolos que caracterizan a la población, como la “Bola de Agua” y el Templo del Carmen, el cual me sigue sorprendiendo y deleitando cada vez que lo visito, y lo que vemos en la foto es un muy particular ángulo que podemos observar en la zona de la Catedral, por cierto, allí se concentra una buena cantidad de cosas que ver, el Templo de la Tercera Orden, el Monumento a la Independencia, la ya mencionada Bola, y este otro templo, a un costado de la Catedral, debajo de lo que se ve aquí está el mausoleo del Arquitecto Tresguerras.


Del Templo del Carmen no me cansaría de hablar, es una auténtica maravilla, creo lo mejor del neoclásico desde la visión de Tresguerras, no en balde se considera esta su obra máxima. Lo que vemos es una escultura de Nuestra Señora en la puerta lateral que ve al sur.


Ahora vemos en el interior un acercamiento a la parte alta del Altar Mayor, una alegoría estupenda de un colorido impactante, lo que ves al centro es el escudo de la orden Carmelita, custodiado por cuatro angelitos el de arriba tiene la leyenda ZELO ZELATUS SUM PRO DOMINO DEO EXERCITUUM (Me consume el celo por el Señor, Dios de los Ejércitos, 1Reyes 19:14). Que es el lema de la orden, el ángel que casi no se ve, a la izquierda tiene un escapulario en la mano. A los lados vemos cuatro, que seguramente serán los arcángeles Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel, solo que no tienen sus acostumbrados atributos o símbolos que los identifican, debajo esa en el frontón la leyenda YHWA que es la manera de escribir lo que entendemos por Yahvé. Creo que ahora entenderás mejor por qué me encanta tanto ir a los templos.


Esta vista creo ya te la había incluido, pero volví a tomar la foto pues la cúpula que diseñó Tresguerras es extraordinaria, cuando vayas a Celaya, reserva al menos una hora para ver con detalle todo lo que este templo ofrece.


Si te dijera que esta foto la tomé en un palacio florentino, me lo creerías, pero no, fíjate que esta es la capilla anexa al templo, en donde se venera, claro está, a Nuestra Señora del Carmen, hay además una extraña reliquia, un cuerpo incorrupto del siglo IV, es san Plácido, pero de eso hablaremos otro día.


Y caminando por a un lado del Templo encontramos este vestigio de la que fuera la sala de exhibición de los autos Ford en los dorados años sesenta. Alli, en esa calle peatonal venden dos cosas que a los celayenses enloquecen, una, las tostadas de cueritos y la otra las empanadas, ambas cosas no te las debes perder.


Dime si no es una obra extraordinaria. Esta es una parte de las bóvedas y cúpulas del Templo del Carmen. Recuerda que los templos los cierran entre 2 y 4 de la tarde, hay otros que de la 1 a las 5, asi que toma tus precauciones si quieres conocer completa y pausadamente El Carmen, si lees algo sobre la vida de Tresguerras y el estilo que el interpretó excelsamente, el Neoclásico, aprovecharás mejor tu visita.


Otra cúpula más, la del Templo de San Antonio, aquí fui porque este fue el lugar por donde entró don Miguel Hidalgo a Celaya, apenas cuatro días después de iniciada la guerra de Independencia, y verás lo que encontré aquí…


De este detalle te hablaré en algunos meses más, una vez que haya acumulado el suficiente material. La razón que tengo es debido a que muchos dirán que esta foto la tomé en Salamanca, pero no es así, este es un detalle en el interior de la que fuera Casa del Diezmo, y ese diseño lo he visto mucho por la región, insisto, ya hablaremos largo y tendido de esto más adelante.



Como lo ves en las fotos, el templo está unos metros atrás, toda la esquina, que ahora es atrio, fue en su tiempo Panteón, cuando vino la Ley de Desamortización, la Ley Lerdo, la Ley Juárez, es decir, las Leyes de la Reforma, los panteones desaparecieron de los templos y pasaron a ser recintos municipales, las osamentas fueron removidas y quedaron algunas placas que recuerdan lo que allí fue en algún tiempo.


Este es un detalle fabuloso que encontré en una señorial casa, se encuentra en lo que fuera el límite poniente de la ciudad a finales del siglo XIX, no se si esta fue la fábrica Cempoala o la que instaló doña Emeteria Valencia, ya alguien nos lo comentará y nos sacará de la duda.



Al centro en ese medallón hubo en su momento un escrito, pero es ya ilegible, esta soberbia mansión, ¿o fábrica?, se veía abandonada, no deteriorada, pero si en el abandono.


Procuro siempre hacer esto, eso que llamo “ver la parte y no el todo”, esta estupenda filigrana en cantera la encontré en una de las tantas casas que hay en el centro histórico de Celaya.


De este detalle te hablaré en algunos meses más, una vez que haya acumulado el suficiente material. La razón que tengo es debido a que muchos dirán que esta foto la tomé en Salamanca, pero no es así, este es un detalle en el interior de la que fuera Casa del Diezmo, y ese diseño lo he visto mucho por la región, insisto, ya hablaremos largo y tendido de esto más adelante.



Leo en El Sol del Bajío, edición especial del 30 de agosto 2009: “La Casa del Diezmo, conocida anteriormente como Alhóndiga, en un principio desarrolló la función de aduana real con la supervisión ininterrumpida del notario real, actividad por la cual Celaya adquirió el calificativo de “Puerta de Oro del Bajío”; a la vez la alhóndiga era despensa de granos y semillas para los agricultores y hacendados de la alcaldía y más tarde intendencia de Celaya. Hoy día funge como Centro Cultural del Sistema Municipal de Are y Cultura. Destacan en su arquitectura sus bellos dinteles de cantera, sus magníficas puertas y ventanas que datan del siglo XVII”.


En la entrada poniente de Celaya encontramos el monumento a Álvaro Obregón que recuerda la celebre batalla nombrada, obviamente, la “Batalla de Celaya”, lo que ves al fondo es el molino que ahora pertenece a Gruma. Si tu piensas que aquí fue donde Obregón perdió su mano, te equivocas, eso sucedió en Santa Ana del Conde, entre León y Romita, aquí también, en Guanajuato.


Y para los que no saben que es lo que está pasando con las celebraciones el Centenario de la Revolución, pues aquí un ejemplo. En donde se suscitaron eventos importantes se están levantando estos señalamientos dentro del programa “México es mi Museo”, allí te marcan el lugar relevante y te dicen cual es el número correspondiente para que con tu celular marques un número y electrónicamente te llega la información. Yo me quedé con las ganas pues celular no uso.


Este programa no es del Centenario solamente, también es del Bicentenario del inicio de la Independencia, y algo que es de llamar la atención es que hay explicación en sistema Braille. Una reflexión, no se tú, pero a mi estas celebraciones me agradan sobremanera…lástima que estemos pasando por la situación, local y mundial en la que estamos inmersos, como quiera, no debe desmeritar la importancia del festejo… y te aviso: dentro de poco El Bable se reproduce. Si, tendrá a su hijo (el segundo) el cual será El Blog del Bicentenario. Falta poco para que te comparta la que será mi aventura en el año del Bicentenario.



1 comentario:

  1. La casa que esta en la calle de Emeteria valencia y que casi no pudiste leer el medallón era una de las muchas escuelas que puso en la ciudad Doña Emeteria Valencia viuda de Gonzalez. El medallón dice "Escuela de niñas"
    Atte. Alexandro Domínguez de Santillana

    ResponderEliminar