miércoles, 15 de mayo de 2013

San Isidro Labrador: Otra de las cuarentenas del Calendario.

    Al andar por los pueblos de México, entrar a sus templos, buscar sus haciendas; una de las cosas que he notado es la presencia de San Isidro Labrador, santo de origen español que el día de hoy, 15 de mayo, se celebra en la iglesia Católica. San Isidro es uno de los santos, junto a la Virgen del Carmen, más reconocidos en las zonas rurales pues ambos están asociados al antiguo calendario. El calendario agrícola que ya desapareció de nuestras manos, primero por la tecnificación en el campo, después por el cambio climático en el que estamos inmersos y que vino a deshacer aquella precisión que en el cosmos, y mejor dicho, en la Tierra había. Recuerdo bien al Amo del Bable que continuamente observaba el cielo y sabía si llovería, a la hora en que caería, si habría helada, si abundaría el agua, en fin, el conocimiento de agricultores y campesinos estaba allá arriba, no con Dios, como muchos lo interpretan, sino en los astros, en los movimientos celestes que eran los que, aunados a conocimientos básicos y, sobre todo, tradiciones orales, nos indicaban cuando sembrar, cuando regar, cuando cosechar, cuando descansar la tierra. Era el tiempo en que había armonía en nuestro entorno. Esta imagen que ves ahora la tomé en el templo de Guadalupe en Acanceh, Yucatán.

    La tradición Católica marca que cuando una persona muere en este mundo nace en el otro. Por lo tanto a los humanos que adquieren la santidad su celebración se marca el día de su muerte terrena pero, dentro de los intrincados y complicados caminos que la "Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana" en sus registros hagiográficos, elude las reglas y vuelve complicado lo sencillo, tenemos un caso, por demás interesante, con San Isidro Labrador. El no murió el 15 de mayo, sino que su muerte fue el 30 de noviembre de 1172, en pleno y oscuro siglo XII, era la Edad Media. Vivió en Madrid, cuando esta población no era ni la más importante de España ni la capital de ese reino. Su vida, dice el libro de Hijos de Madrid, fue toda llena de bondad, siempre relacionada al campo, a la siembra, a la cosecha y al bien en general, alimentando lo mismo que a animales que a pobres, especialmente en el invierno, y haciendo verdaderos milagros pues, de ese trigo que repartía entre los menos favorecidos, nunca había mermas, por el contrario, los sacos de donde abastecía a los pobres siempre estaban llenos... actos milagros, actos de fe. Pero eso es lo que todo catecismo y toda Vida de Santos que se respete siempre nos dirá. Aquí mi interrogante va por la cosa calendárica y lo que pretendo es saber la razón que hay para establecer hoy, 15 de mayo, el día de San Isidro Labador. La imagen que vemos la tomé en la Parroquia de Dolores en Dolores Hidalgo, Guanajuato.

    La iglesia Católica se llevó varios siglos en identificar todas  tipo de ceremonias paganas para irlas revistiendo de santidad y darles un valor que entrara dentro de sus ideas. El número 4 siempre ha tenido una representatividad enorme pues cuatro son las estaciones y cuatro los puntos cardinales, potenciar el 4 lo convierte en 40. El término y concepto de "cuarentena" lo entendemos bien, incluso se sigue aplicando al aislar ciertas mercancías durante 40 días a fin de "purificarlas". Todavía a mitad del sigo XX se pensaba, especialmente en las comunidades rurales, que una mujer que paría debía estar en cuarentena para fin de volver a la actividad y la cuarentena que seguimos viviendo es la que se conoce como "Cuaresma". El periodo que en el campo se conoce a la perfección es el denominado como Canícula, que no es otra cosa más que la "cuarentena del verano", eso lo vimos a profundidad el año pasado en que diariamente me levanté al alba para observar (y entender) lo que los movimientos de Venus y Sirio marcaban en aquel antiguo conocimiento que los agricultores y campesinos de antes tenían. Lo puedes ver aquí. La imagen que ahora ves la tomé en el templo de San Miguel en Tarímbaro, Michoacán.

   Hace poco comentaba por ahí la importancia que revestía la festividad de San Marcos, no por la feria que hay en Aguascalientes, sino por lo que representa para muchas comunidades que mantienen vivos los calendarios agrícolas tradicionales. San Marcos estaba asociado a Centéotl, el maíz entre los Aztecas. (La referencia, por si te interesa, no la tengo a la mano, pero luego la anotaré) y San Isidro Labrador que no murió el 15 de mayo sino el 30 de noviembre, se decidió colocar su festividad justo este día, pues, si contamos 40 días (una cuarentena) llegaremos al 24 de junio, día de la celebración de San Juan Bautista que no es otra cosa más que la representación Católica de las deidades del agua. El Bautista y Jesús, ambos asociados a los solsticios, el de verano y el de invierno, respectivamente, nos confirman la asociación de los movimientos del planeta con las ideas religiosas y más aun, con el Calendario. Esta imagen la tomé en la Parroquia de San Isidro Labador en Comalcalco, Tabasco.

  Acá en este nuestro Nuevo Mundo que fue destruido por los españoles en su cultura y tradiciones la aceptación de las abundantes festividades a San Isidro fueron fácilmente aceptadas debido a que coincidía con el mes de Toxcatl. Esta referencia la encuentro en Wikipedia y la verdad tengo un poco de flojera traducirla, así que la dejo en inglés, como fue que la encontré: "Eduard Seler saw the Toxcatl ritual as symbol of the change of season represented as the death and rebirth of Tezcatlipoca. He likens Toxcatl to its K'iche' Maya equivalent, the feast of Jun Raqan, which is the celebration of the new year. Michel Graulich, who advocates a different calendrical correlation, places Toxcatl in the fall and sees the festival as a harvest feast celebrating the abundance of maize. Olivier (2003) stresses the importance of the actions of the tlatoani in the ritual and sees the feast as a way for the ruler to offer a worthy sacrifice to the lord of rulership, Tezcatlipoca". La imagen corresponde al templo de Guadalupe en el rancho de Los Cenizos, municipio de Salamanca, Guanajuato.

   Pues sí, el tiempo es circular, el calendario es redondo y todo se mueve. Creando con ello ciclos, cosa que antes, en generaciones pasadas se entendieron como ciclos agrícolas... antes, cuando eramos menos los que poblábamos la Tierra, menos los que contaminábamos, cuando había tiempo para hacer las cosas, incluso para preocuparnos por lo que comeremos en el futuro... Esta imagen corresponde al templo de la Ex hacienda de Cerro Gordo, en Salamanca, Guanajuato.

  San Isidro Labrador en la Parroquia de Nuestra Señora de Dolores en Teocaltiche, Jalisco.

San Isidro Labrador en la Parroquia de San Juan Bautista en San Juan de los Lagos, Jalisco.

1 comentario:

  1. Es fascinante el arte sacro. Lo que aquí explicas sumamente interesante.

    ResponderEliminar