miércoles, 17 de octubre de 2012

La otra laguna de Chapala que tenemos en México.

 A pesar de que el término de "El Otro México", para definir a toda la península de Baja California se acuñó hace poco más de sesenta años por Fernando Jordán, el lugar sigue siendo desconocido para la gran mayoría de los mexicanos; y no es para menos, el lugar está lejano de casi todo México y, por si esto no fuera suficiente, la vastedad de la península es tal, que se requieren un par de semanas, al menos, para medianamente recorrerla y, más te adentras, más te sorprendes por las formas tan particulares en que la naturaleza se desarrolla por estos rumbos. Y sí, en efecto, hay una laguna en Jalisco que se llama Chapala, y, también hay otra más con el mismo nombre que se ubica en el enorme municipio de Ensenada, justo al centro de la zona protegida del Desierto Central. La foto que vemos, fue tomada en 1956 por Gulick en ese ya mítico viaje que realizó y, mejor aun, que documentó.

Dicen que hace algunos millones de años las condiciones climáticas de la Baja California eran otras. Que había agua, ríos, lagos y lagunas, seguramente la vegetación era otra ante tal abundancia de agua. Al paso de esos cientos de miles de años la desertificación comenzó y de la Laguna Chapala lo que queda es solamente es el nombre, pues en la actualidad lo único que se ve habitualmente es el vaso totalmente seco, como lo podemos apreciar en esta foto satelital. La actual Carretera Transpeninsular pasa por un lado de ella era entronque de caminos, en realidad lo sigue siendo, hacia la derecha se continúa por la costa del Mar de Cortés llegando a Puertecitos, San Felipe y Mexicali. De lado derecho a El Rosario, San Quintín, Ensenada y Tijuana.

Este es un mapa de la región, publicado originalmente en 1966, en l vemos a doble línea la parte del camino de terracería que partía de San Ignacio en la Baja California Sur hacia El Arco, pasaba por varias rancherías hasta llegar a Laguna Chapala en donde estaba el entronque de los caminos. Una vez trazada la actual carretera, ésta continuaría de San Ignacio al Vizcaíno, Guerrero Negro, Cataviña y El Rosario; Laguna Chapala no se volvería a nombrar, aunque sigue siendo hasta el día de hoy, el punto de entronque de la nueva carretera ya pavimentada, que sigue el mismo trazo.

Al cruzar el Desierto Central el panorama se torna increíble, un "bosque de rocas", si es que el termino me lo permiten, debido a que a lo largo del camino, por el rumbo de Cataviña lo que impera son dos cosas, los cactus del tipo Cirio, únicos en el mundo, y las rocas gigantescas que se suceden una a otra.

Y hay por el rumbo vestigios de la que fue una misión, en este caso solamente ubicada por el padre Link, y establecida por el franciscano fray Junípero Serra en 1769. Será bueno recordar que fue este jesuita de origen checo el que siguió camino norte por la costa del mar de Cortés y fue quién dio cuenta de que no había ninguna salida al Pacífico, llegando hasta el delta del río Colorado. Dicen que por San Fernando hubo una primitiva explotación de cobre.

Estas fotografías que vemos de la misión de San Fernando Velicatá fueron tomadas también por Howard E. Gulick en 1953, la anterior, donde se ve todo el valle, y esta de lo que era el templo en 1959. Seguramente que en la actualidad la erosión ha desmoronado aun más las paredes de lo que fuera este asentamiento franciscano.

Y algo aun más sorprendente en esta región del Desierto Central era otra comunidad que se dedicaba a la explotación del ónix, se llamaba El Mármol y una de sus características fue que durante más de medio siglo sirvió como cantera para levantar todo tipo de esculturas de mármol en varias regiones de los Estados Unidos ya que eran norteamericanos quienes tenían esta concesión, en la actualidad la que fuera la escuela, construida en mármol, está abandonada.

Dicen que la Carretera que va de Laguna Chapala a Puertecitos está ya pavimentada, la fotografía la encontré en una publicación del periódico de Ensenada, El Vigía, en donde menciona de la construcción de esta carretera, pero la toma no se exactamente donde fue hecha. Lo que sí estoy seguro es que recorrer el Desierto Central es una maravilla. Si no tienes la posibilidad de hacerlo, tómate unas horas para navegar por Google Earth en esta región de la Baja California y verás que cosa tan interesante es vista desde las alturas, como ejemplo te dejo estas dos tomas, una en la región noreste del Desierto Central, la otra en la parte central.



Para leer más sobre la mina de ónix en El Mármol, entra aquí:
http://vamonosalbable.blogspot.mx/2009/04/el-marmol.html

1 comentario:

  1. Aqui se aprecian imagenes las Willys de las que hacia comentarios en la publicacion sobre los Jeeps en BCS y tambien se aprecian imagenes de las misiones de esa zona que fueron construidas de adobe por los Misioneros Dominicos, que no duraron ni siquiera un siglo, pues se erosionaron o se destruyeron con las inundaciones.Paceño.

    ResponderEliminar