viernes, 25 de marzo de 2016

Tenebrario, el curioso objeto usado antiguamente en los ritos de Semana Santa

   Viernes Santo, el día más importante del año litúrgico... aunque hay quien dice que es el Domingo de Resurrección, y otros que es el día de Navidad... sí, y si nos adentramos en las intrincadas simbologías que encierra la religión Católica notamos que son tres fechas las más importantes y 3, lo recordamos es el número divino. Sin caer en más filosofías, y si sigues El Bable, recordarás que hace poco tiempo nos detuvimos por varios días, es decir, durante varios artículos comentando sobre el extraordinario templo de Santa Prisca en Taxco. Y hubo algo que dejé para mejor ocasión pues no tenía la menor idea de qué se trataba. Justo lo que vemos en la imagen.

   En el lado izquierdo del monumental templo se levanta una capilla, riquísima, dorada, con retablos de la misma calidad que los del templo, con pinturas quizá de la mano de Cabrera, dado que fue él el encargado de esa parte en el templo y, de pronto, vi un objeto más que extraño, curioso. Es el que aparece en la parte izquierda del altar.

   Se trataba de un candelero, raro, muy raro pues, hasta donde sabemos, en velas se usan 3, 6 o 12 regularmente, y este contenía 15. ¿Por qué quince? no quise pensar más, mucho menos quebrarme la cabeza y... y hoy justo hoy doy con la respuesta. El extraño objeto es un Tenebrario y era el objeto principal usado hace tiempo en la Misa de Tinieblas... leo en Wikipedia:

   "Quedan testimonios de que el candelabro triangular para el oficio de tinieblas se usaba ya en el siglo VII, pues se menciona en un ordo de esa época publicado por Jean Mabillon; el número de velas ha variado en diferentes épocas y lugares; Amalario de Metz habla de veinticuatro velas y otros usaban tenebrarios de treinta, doce, nueve e incluso siete velas. En 1912, el tenebrario estaba hecho para sostener quince velas que, según el Caeremoniale Episcoporum (II, XXII, 4), debían ser de cera sin blanquear, aunque en algunas iglesias se usaba una vela blanca en el vértice del triángulo. Durante el servicio cada vela se apagaba al final de cada salmo alternativamente a cada lado del candelabro comenzando con la más baja. Como había nueve salmos en los maitines y cinco en las laudes, sólo se deja encendida la vela más alta del triángulo después de haber cantado todos los salmos."

  "Simboliza el día de la muerte de Jesucristo en la Cruz. Las quince velas representan a los once apóstoles, las tres Marías y la Virgen María, es decir, aquellos que acompañaron a Jesús en el día simbolizado. El triángulo mismo simboliza la Santísima Trinidad; para algunos, la vela más alta representa a Cristo, mientras que otros afirman que es la Santísima Virgen, la única que creyó en la Resurrección, y la extinción gradual de las demás tiene que ver con la fe menguante de apóstoles y discípulos." (Wikipedia.)

   Bueno pero ¿cuál es la razón de los quince? Wikipedia también tiene la respuesta: "En este oficio se dispone de un candelabro especial, llamado tenebrario, que tiene 15 velas o cirios amarillos que representan a los 11 apóstoles que permanecieron tras la traición del Iscariote, las tres marías (María Salomé, María de Cleofás y María Magdalena) y a la Virgen María, en la persona de un cirio más destacado que los otros. Tanto las luces del templo como los cirios se van apagando uno tras otro tras el canto de los salmos para que al final quedase encendido sólo el cirio que más destaca al acercarse la muerte del Redentor (los apóstoles lo fueron abandonando y el templo va quedando en tinieblas, por eso el nombre del Oficio). Al llegar al último cirio, se canta el Miserere (Salmo 50 (51)) y el cirio se sitúa en la parte posterior al altar ocultándolo, simbolizando la entrada de Jesús en la sepultura y la permanencia de la Iglesia en espera de la Luz que surgirá en la Vigilia Pascual. Terminado el "Miserere" el clero y los fieles producen un ruido de carracas y matracas, que cesa dramáticamente al aparecer la luz del cirio oculto detrás del altar, para simular las convulsiones y trastornos naturales ("hasta las piedras hablaron") que sobrevinieron a la naturaleza al morir Jesucristo Salvador."

   Bien, pero ¿a qué oficio se refiere? "El Oficio de Tinieblas es la ceremonia litúrgica que lleva a cabo la Iglesia Católica los días de Miércoles Santo, Jueves y Viernes Santos al caer la tarde. Se trata del rezo de la Liturgia de las Horas según el antiguo breviario romano (maitines, laudes, vísperas, completas...) de Jueves, Viernes y Sábado, que también se hacían cada día en su momento (mañana, tarde y noche), pero que en Semana Santa se anticipaban a la víspera por la tarde, con tal de no interferir en los oficios solemnes de estos días. Al celebrarlo en la entrada a la noche, tenía la peculiaridad de hacerse en las "tinieblas", de ahí su nombre". (Wikipedia)

  "Hoy día, este oficio, como tal ha desaparecido en las iglesias donde se utiliza la Forma Ordinaria del Rito Romano: no hay un oficio distinto al de otros días para la Semana Santa. Sin embargo, dada la singularidad de este Oficio de Tinieblas, se tiende a adaptar las antiguas peculiaridades del rito al ordo del Vaticano II, con el uso del tenebrario, el apagado progresivo de las luces, etc., añadiendo el canto de las lamentaciones que permite la liturgia actual. Sin embargo, ya no se omiten ni doxologias ni himnos, ni se unen todas las horas en una, puesto que las horas que coinciden con las celebraciones de la Semana Santa, pueden directamente omitirse: las vísperas de Jueves y Viernes Santo y el Oficio de Lectura y las Completas entre el Sábado y el Domingo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada