viernes, 6 de septiembre de 2013

El Museo del Pueblo Maya de Dzibilchaltún, visto por El Bable, Mérida. Yucatán.

   Mérida, te lo comenté cuando andaba por allá, es una ciudad grande que se está estructurando un poco al estilo norteamericano de grandes anillos que circundan la ciudad; saliendo hacia el norte, rumbo al puerto de Progreso, pasaremos junto al museo más nuevo que hay en Yucatán, el Museo Maya, al cual, por cierto, no tuve la oportunidad de entrar. Sigues un poco más allá de La Ceiba y verás la desviación hacia la derecha, que te lleva al pueblo de Dzibilchaltún, en donde sobreviven las ruinas de una hacienda, una pequeña capilla, una "tiendita de la esquina" y a pocos metros de allí, la entrada a la zona arqueológica, lo que vemos hoy es solamente el museo.

  Pensaba que este sitio fuera pequeño ya que solo se habla mucho del Templo de las Muñecas, especialmente en el Equinoccio, es todo lo contrario, pues, hacia la parte poniente, se levantaba la enorme ciudad, de la cual quedan sus ruinas y una capilla que construyeron los evangelizadores con piedras de las edifcaciones mayas. Hay además un cenote que está abierto al público y el museo que ahora estamos conociendo.

  Fue diseñado por el arquitecto Fernando González Gortazar en 1993 y concebido como un espacio que muestra en un recorrido breve, la historia de Yucatán, comenzando por el acceso, en donde se exhiben algunas esculturas un poco ya erosionadas. En el interior la muestra comienza con una visión breve de la civilización maya, pasa luego al periodo colonial en donde hay varias piezas interesantes, continúa con las tradiciones netamente peninsulares, como la de la cruz parlante, verás también allí algo sumamente interesante, las enramadas; continúa con una muestra de lo que fue el "oro verde" y su explotación en Yucatán, para luego, en el exterior, darnos una idea de cómo es la vida tradicional en las pequeñas comunidades mayas. Si vas en domingo habrá mucha gente en el cenote, es mejor entre semana, ve preparado, en caso de que te quieras meter a nadar allí, ya que está permitido y es de los pocos en donde se puede nadar libremente. Vamos a ver el museo.

































2 comentarios:

  1. QUE PADRE LSA FOTOS DE LAS ESCULTURAS DE LOS LEONES,PARECEN BARROCOS.
    SALUDOS
    ATTE: LUIS JESUS

    ResponderEliminar
  2. A los amantes de la arqueología, nos encantan este tipo de reportajes.
    Felicidades! Saludos desde San Miguel de Allende. Alejandro Cano

    ResponderEliminar