miércoles, 12 de mayo de 2010

Romualdo García, el que supo retratar el alma

Llegar a retratar el alma es cosa difícil. En el caso del fotógrafo guanajuatense Romualdo García, fue cosa habitual. Supo retratar a la gente no solo en su exterior, sino que nos lega una serie de documentos que además de transportarnos al inicio del siglo XX, nos dan cuenta de cómo eran las almas en ese entonces.


La primera foto que vi de este verdadero portento de la lente, fue en un libro que sobre Silao se publicó en 2004, “Un paseo por las historias de Silao”, en el listado que se incluía de personas importantes nacidas en esa ciudad se mencionaba a Romualdo García, además a Efraín Huerta y José y Tomás Chávez Morado, todos ellos, hijos pródigos de Silao. La fotografía que vi, era de una pareja muy joven, notoria era la época, principios del XX, el trabajo de revelado, el decorado, la ropa, todo lo indicaba claramente. Al ver las referencias bibliográficas que José Rizo, el escritor, hace, menciona a Claudia Canales, quién escribió una historia más a fondo sobre Romualdo García.


“Romualdo Juan García Torres había nacido en Silao en el mes de febrero de 1852 y llegado a la capital del estado a los cuatro años de edad, con la sola protección que podía darle una madre viuda de escasos recursos. Un pariente lejano, Cenobio Vázquez, dueño de la botica de la Cruz Verde, situada en la calle del mismo nombre, empleó a Feliciano Torres como ama de llaves, de manera que esta y sus hijos se fueron a vivir a casa del boticario, en los altos de su establecimiento comercial. Romualdo ingresó a la escuela de Belén para estudiar las primeras letras y pocos años después comenzó a trabajar lavando frascos en la botica de Cenobio Vázquez. Los nueve centavos diarios que recibía por limpiar los recipientes en que se preparaban y vendían las fórmulas curativas constituyeron el primer sueldo de su vida. Sin embargo más importante que esa remuneración, que difícilmente podía aliviar su situación y la de su madre fue la amistad con Vicente Fernández, nacida muy probablemente en la céntrica botica”.


El arte de la fotografía, en la actualidad, nos es tan común por todos los avances que en la óptica hay, pero si nos remitimos al último cuarto del siglo XIX, vemos que quienes lo realizaban atinadamente, eran casi alquimistas, pues el manejo de los químicos era necesario y los resultados son obras que en la actualidad nos sorprenden por su nitidez y la expresividad del retrato y de la escena en general “Retratarse seguía siendo una especie de ceremonia, una suerte de rito social cuya importancia se acentuaba con todos aquellos elementos que la técnica y la moda obligaban a empezar. En Cantarranas 34, tras esperar un rato en la pequeña sala de recepción, de cuyas paredes colgaban las tablas de precios, iguales para todos, los clientes eran introducidos al lugar donde habrían de posar, este sitio “a medio camino entre la ejecución y la representación entre la cámara de tortura y el salón del trono”..


Claudia Canales nos lleva de la mano en su libro, pare entender lo que fue el arte de la fotografía desarrollado por el silaoense, ojo, te lo digo una vez más, silaoense es de Silao, nada que ver con los sinaloenses; así pues, de este silaoense, Romualdo García, Claudia nos comenta que “El estudio era similar a casi todos los de aquél tiempo y se componía de un techo de vidrio, tres paredes de calicanto y otra de cristales sostenidas por un armazón de madera; de los dos muros que quedaban frente a frente colgaban juegos de cortinas blancas y negras para graduar la luz del techo y el ventanal lateral; de la otra pared de calicanto prendían los llamados fondos de paisajes, que podían subirse y bajarse según el tema y las preferencias del fotógrafo. La iluminación era, pues, completamente natural y solo se dirigía a los puntos deseados mediante pantallas blancas que proyectaban o hacían rebotar la luz”.


Las fotografías se exhiben en una sala especial del Museo de la Alhóndiga en Guanajuato capital, la visita amerita, allí cerca, en el Museo Casa de Diego Rivera encontramos al otro portento de la región: Hermenegildo Bustos.

Al observar con atención las fotos de Romualdo García notamos una fuerza de expresión intensa, podemos decir que él, Romualdo, supo retratar el alma, la esencia de la persona y además engalana la toma con una escenografía, que, aunque en la mayoría de los casos es la misma, la logra hacer diferente con el vestuario, la actitud y los elementos de sillas, botellas, flores… un arte por demás intenso, una imagen por demás bella y un impacto difícil de olvidar.


“Vestidos y peinados especialmente para el retrato, los modelos posaban entre columnas que no sostenían nada, balaustradas sin continuidad, escaleras difuminadas en la sombra y sillones de terciopelo en mitad de un jardín ficticio; los telones de fondo, hechos de yeso y albayalde y pintados al guache, constituían parte fundamental de este escenario prefabricado en el que parecían realizables, al menos momentáneamente, las ilusiones y las aspiraciones de cada hombre y cada mujer que pasaba por la lente de Romualdo. En la irrealidad de una vegetación inventada y la elegancia de una sala de utilería, el acto de tomarse una foto conservaba aun mucho de la magia y el encanto de las primeras etapas de la fotografía”.


Ricos y pobres, mujeres y hombres, viejos y niños, de todo retrató Romualdo García, pero su historia no es del todo agradable, pues gran parte de su trabajo, la mayoría, fue perdido. Sucedió que Guanajuato fue víctima de una catastrófica inundación en 1905, el estudio de Romualdo quedó anegado, sus negativos que guardaba con celo terminaron revueltos y echados a perder en el lodo, del trabajo por él realizado nos queda solo el posterior a la inundación, todo lo que retrató al término del siglo XIX, lamentable e irremediablemente se perdió. Tenemos una razón más para visitar Guanajuato.


Con este artículo (“post” se dice en el medio), el número 497 que publico, saludo a quien me inspirara a desarrollar El Bable: Pe Jota con su Bajo el Signo de Libra. Lo puedes ver aquí:

http://bajoelsignodelibra.blogspot.com/


Fuentes:


Rizo, José. Un paseo por la historia de Silao. Ediciones La Rana. Guanajuato, 2004.


Canales, Claudia. Romualdo García. Ediciones La Rana. Guanajuato, 1980.


Nota:


Todas las fotografías fueron tomadas del libro de Claudia Canales, de Ediciones la Rana, espero no estar atropellando los derechos que sobre esas fotos existen, mi única intención es dar a conocer a este personaje del Estado de Guanajuato que merece un reconocimiento de la misma medida que el trabajo que realizó.


El retrato que aparece en segundo lugar, fue realizado por Tonatiuh Mendoza, que tiene un trabajo de dibujo extraordinario, lo puedes ver en el libro de Ediciones la Rana “Un paseo por las historias de Silao”.


La fotografía número cinco la tomé de la colección que a raíz de los cien años de la fotografía en México se editó. No tengo el dato exacto conmigo.




12 comentarios:

  1. muy intersante tu reportaje, te felicito

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada, y yo un descastado por no visitarte más a menudo y dejar rastros de mis estancias por aquí, espero que me perdones, se que acusar a la urgencia de las prisas y falta de tiempo no es correcto, pero es cierto.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho el escrito que haces sobre este gran fotógrafo, felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Te felicito por tan interesante artículo. Saludos de una guanjuatense en Puebla

    ResponderEliminar
  5. mi novia es tataranieta de romualdo garcia es cierto por que me contaron de su historia y hasta tiene como un album de fotografias. muy buen fotografo

    ResponderEliminar
  6. Mi tatarabuelo es Romualdo García, mi nombre es Erika Alejandra García mi bisabuelo es Salvador García, mi abuelito se llama Enrique García Romero y mi papá Eric Bernardo García Araíza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA SOY UNA GRAN ADMIRADORA DE TU TATARABUELO Y COLECCIONO
      SUS FOTOS TIENES ALGUNAS EN VENTA?
      MUCHAS GRACIAS
      ATTE. ALMUDENA
      Mi Correo es: almudenaarana@hotmail.com

      Eliminar
    2. Hola soy Flaviano Chavez, responsable de la fototeca ROMUALDO GARCIA en el museo de la alhondiga de granaditas, ojala podamos comunicarnos y platicar acerca de tu ilustrisimo tatarabuelo.
      mi correo: platanegrax@hotmail.com

      Eliminar
  7. tengo un album muy antiguo con el nombre de juan antonio septien el cual tiene todas fotos originales y estan firmadas por romualdo garcia todas las fotos estan pegadas a cartones los cuales tienen su nombre grabado tengo un album completo y hay fotos que son negras como negativo. me lo regalo una persona que lo guardo durante muchos años me gustaria saber mas sobre el album gracias mi correo es rekivenegas@live.com.ar

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos les escribe una bisnieta de Romualdo y nieta de Manuel García ambos fotógrafos. Y pues a Mi abuelo Manuel les sobreviven 2 hijas una vive en Guanajuato y otra en el Df. Siertas cosas pueden ser verdad pero los invitó a que investiguen más Y que mejor que con nietas e hijas Año 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola: soy una ferviente admiradora y coleccionista de fotos de tu bisabuelo, pues soy de Silao, en mi concepto Don Romualdo ha sido el mejor fotografo de Guanajuato y de Mexico, por favor escribeme al siguiente correo: almudenaarana@hotmail.com

      Eliminar