viernes, 8 de noviembre de 2013

Hacienda de San José de los Sauces, Encarnación de Díaz, Jalisco.

   Llegamos a Los Sauces guiados por un buen amigo que conoce a la perfección esta parte de México, esta parte de Jalisco, esta parte de Los Altos. El impacto fue grande en cuanto doblamos la calle de acceso a lo que fuera una gran hacienda y una fábrica de jabón de la época porfiriana. En la actualidad es una "comunidad" como se les dice ahora a los ranchos que han crecido, vemos un templo que se antoja interesante, pasamos frente a una construcción impresionante: El Mesón de San Juan de los Sauces, un magnífico vestigio del camino real, incluida su capilla. En la parte posterior asoman los chacuacos, esas chimeneas que nos dicen que allí era donde se ubicaba la fábrica de jabón que trajo prosperidad y, seguramente mucho dinero a don Manuel Jacinto Guerra, tanto que para 1896, en pleno auge del porfiriato se construye una espectacular Casa Grande en su Hacienda de Los Sauces.

   Por gran suerte nuestro buen amigo conoce a todos por el rumbo y nos abren las puertas de cada recinto que vamos visitando; llegamos a la puerta de acceso a la Hacienda, el primer gran detalle que vemos es el nombre de la misma en letras metálicas colocadas en la banqueta,  y la fecha, tan de moda en la época porfiriana: 1896. Luego de visitar una buena cantidad de haciendas, creo que ese es el año que más se repite en las placas que así lo recuerdan.

   Entramos a la propiedad, la cual se puede ver claramente desde la calle pues no tiene esos enormes muros que impiden ver, por el contrario tiene una agradable veranda, hecha, al modo de la época, con ladrillos. Y lo primero que notamos son los estupendos arcos, neogóticos con un dejo de mudéjar. A la izquierda una cúpula, de seguro allí está la capilla.

   La capilla familiar era esencial en toda hacienda que se respetara de la época.

   Y ya en el corredor principal vemos que los muros están totalmente pintados con pinturas decorativas y escenas relacionadas a la historia religiosa, a la historia de México y a la historia familiar.

   Pinturas un poco naif, con gran colorido, elocuencia y ese acento de inocencia, todo junto las vuelven únicas, si a eso agregamos la forma en que están dispuestas, estamos frente a una maravilla más que estas añosas haciendas profirianas guardan.

   Nos quedamos sin palabras, no llevamos prisa, así que nos dedicamos a admirar una a una las escenas allí plasmadas...









   "En cierta forma es más interesante el caso de Manuel Jacinto Guerra, un hombre que pertenecía a una familia con profundas raíces en la región de la villa de la Encarnación, a 45 kilómetros al sur de Aguascalientes. Siendo todavía muy joven, en 1854, empezó a hacer jabón en una pequeña fábrica que acondicionó en su rancho de Los Sauces. A base de grandes esfuerzos logró ampliar poco a poco la capacidad de su fábrica, la cual se convirtió en pocos años en una de las más importantes negociaciones industriales de la región. Protegida por el aislamiento de los mercados, las alcabalas y la falta de vías de comunicación modernas, su fábrica les permitió amasar una considerable fortuna, que tan pronto como pudo empezó a invertir en la compra de tierras". (1)

   Seguramente ese jabón se vendía en toda la región de Los Altos, en Aguascalientes y, quizá llegaba hasta León y Guadalajara, el tamaño de la fábrica, de la hacienda y del mesón nos dicen de la riqueza que allí se generaba. Pero el progreso que se dice ser siempre buen, en el caso de don Manuel J. Guerra, nombre con el que es más conocido no fue así.

   "Manuel Jacinto Guerra, dueño de una gran fábrica de jabón en el Mesón de los Sauces, cerca de la Villa de la Encarnación, ejemplifica con claridad el punto de vista de los industriales que prosperaban gracias precisamente al aislamiento de los mercados. A mediados de 1881 cuando la empresa del (Ferrocarril) Central comenzaba a reclutar en la región grandes cuadrillas de trabajadores, escribía en su diario lo siguiente:

   "No sé a donde vaya México a parar con el elemento americano, pues con sus ferrocarriles y sus capitales harán en nuestro país lo que quieran", y agregaba proféticamente que lo único que no admitía dudas era que "la pobre industria nuestra se irá a la porra". Pocos años después sus peores temores se vieron confirmados y Guerra se vio obligado a cerrar su fábrica, que no pudo enfrentar la competencia del jabón de aceite fabricado en Sayula, más barato y de mejor clase que el suyo". (2)

   Los negocios de la familia Guerra no fueron buenos, lo que, definitivamente fue bueno es el hecho que esta monumental construcción no haya tomado el mismo rumbo que más del 80% de las miles de haciendas que había en México: la destrucción. Siguió sirviendo como casa habitación por varias décadas, respetándose la propiedad en lo que es la Casa Grande, no así en la parte posterior que son galeras y trojes. En la actualidad el sitio está en venta.


















 


Fuentes:

1.- Gómez Serrano, Jesús. Haciendas y ranchos de Aguascalientes. Estudio regional sobre la tenencia de la tierra y el desarrollo agrícola en el siglo XIX. Universidad Autónoma de Aguascalientes. Aguascalientes, 2000. p. 417.

2.- Ibid. p. 230

19 comentarios:

  1. hermosa hacienda,gracias por las hermosas fotos y la historia del lugar, esperemos que esta hacienda encuentre a quien la valore,tal vez sea yo u otro,pero hay algo que me atrae irremediablemente a las haciendas de vuestro hermoso pais,por mas que me aleje de estudiarlas siempre vuelvo a ellas ya sean en Campeche, en Yucatan o en este caso en Jalisco,espero algun dia conocer vuestro pais

    ResponderEliminar
  2. Benjamín,

    Interesantísimo artículo, muy bien ilustrado.
    Quiero compartirte que durante la segunda mitad de los años ochenta tuve la oportunidad de visitar La Casa Grande en El Mesón de los Sauces en muchas ocasiones. Ya por entonces el edifico estaba muy deteriorado, así que es factible asumir que tú lo encontraste aún peor. Ni hablar.
    Yo recuerdo el sitio con nostalgia e interés. Los murales eran cautivantes, impregnados de narrativa. La capilla un tanto tenebrosa. Los altos techos soportados por vigas de madera y los gruesos muros de adobe anacrónicos. El sitio impregnado de olor a moho. En suma, un sitio maravilloso.
    El Arturito al que se hace mención en uno ese los paneles terminó viviendo en Aguascalientes. De hecho, todos los descendientes de D. Manuel Guerra terminaron asentándose en Guadalajara y en Aguascalientes, y sólo volvían al lugar (al que se referían como simplemente como "el rancho") para pasar unos días de asueto.
    Me sorprendió enterarme que el inmueble está a la venta.
    En fin, gracias por tu atención y nuevamente muchas gracias.

    Saludos.

    Ricardo, Colunga.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendio encontrar esta hacienda, solo la conocia por mencion en mi arbol genealogico, las ramas son las siguientes:

    1.- Alonso Macias Valades (1557-)
    2.- Matheo Macias Valades (1589-1662)
    3.- Alonso Guerra Valades (1633-1682)
    4.- Diego Guerra Gallardo (1664-)
    5.- Margarita Guerra Valades y Esquivel (1700-)

    Lastima que no pueda comprarla... representa una joya de historia regional y en lo particular una gema familiar.

    ResponderEliminar
  4. Benjamin, he leído varios de tus articulos y te felicito por rescatar toda esta tradición.
    En otro artículo has mencionado un libro sobre las Haciendas de Mexico, del cual conseguí una copia en PDF. Alli vi dos que referian como propiedad de Wenceslao Chávez Gaona (mi tatarabuelo) una es La Quesera (adyacente a La Puerta de San Juan, Cueramaro) y después se menciona San José de Los Sauces???? ¿Será la misma?

    Saludos,

    Jesus Chavez...

    PD por cierto visito El Fuerte en Salamanca un par de veces al año (por el lado de mi esposa)... A ver si alguna vez coincidimos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios, habría que ver en el libro de Pedro González, que da una lista de las haciendas en el estado, no lo tengo a mano, lo checaré y te lo comento. En 2010, con el programa del Bicentenario en el estado, la monografía de Cuerámaro es, creo la mejor de todas, veré si allí se menciona algo.

      Eliminar
    2. El suegro de Wenceslao era Juan N. G. Valdivia, y creo que el adqurio vatias partes de La H. De Cueramaro en la reforma. Lo que me llamo la atencion fue ver el nombre de s jose de los sauces, despues ver este blog, me da la mpresion que no son el mismo lugar

      Eliminar
    3. Sauces o Sauceda o Sauce o Sauz, son nombres muy comunes en las Haciendas de México, regularmente se les agregaba un "de" que bien era el apellido del dueño o el del santo de la veneración del dueño.

      Eliminar
    4. Esta hacienda se conoce mejor como Mesòn de los Sauces, si bien el patrono es San José, al cual Don Manuel Jacinto Guerra hizo construir el templo como regalo al Señor nuestro Dios y apoyar a su hermano recien ordenado sacerdote.

      Eliminar
  5. mi pregunta es que vendria sindo esta persona Manuel Jasinto Gerra de los C.Samuel Guerra y Enrique Guerra que fueron los ultimos dueños de la hacienda de los campos pues por historias de mi mamà cometa que cuando abandonaron dicha hacienda se dijo que se fueron a la hacienda de la rosa y nunca se supo mas de ellos ojala ubiera algun comentario de esto soy amante de la historia de las haciendas y hacendados mi correo es f.e.o.i._2008@hotmail.com y lo felicito estan preciosas las fotos y muy interesante la historia

    ResponderEliminar
  6. Esta hacienda actualmente hasta donde supe esta en venta por los conflictos hereditarios de la familia Guerra, quienes se afincaron posteriormente en Aguascalientes y Guadalajara, quienes siguieron conservando otras fincas rurales, y de la cual desciende el Primer Actor Rogelio Guerra.

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente, Samuel y Enrique fueron nietos de Manuel Jacinto Guerra, descendientes del segundo matrimonio de este, Hildelgardo Guerra, (Rogelio) proviene del mismo tronco ya que la familia es muy extensa y esta distribuida por toda la república. Hermosos recuerdos de mi infancia en esa hacienda, como disfruté de esa casa, de su huerta y de su templo cuando la habitaban mi tío abuelo Manuel Guerra Romo y mi tía Laura Valdivia con sus hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI EFECTIVAMENTE COMO OLVIDAR ESAS VACACIONES CON LOS PRIMOS GUERRA Y DE ALBA LOS BAILES DEL 19 DE MARZO EN LA JABONERA ETC ME EMOCIONE MUCHO VER ESAS FOTOS DE LA CASA GRANDE CON TIA LICHA Y MI TIA LAURA ETC

      Eliminar
  8. Hermosa mi tierra de donde cresi Los Sauces Jalisco . tierra rica tierra pobre pero millonaria en sus historias el ranco como lo dicen del 8 jente ignorante que no sabe ni de donde biene .. Me siento orgullosa de que publiques esta gran historia ( gracias)

    ResponderEliminar
  9. En esta hacienda nació mi Mamá. La casa de mis abuelos, y bisabuelos y tatarabuelos, es decir, Manuel Jacinto. Yo crecí e Guadalajara, pero pasé en los Sauces literalmente docenas de Veranos completos y muchísimas otras vacaciones, semana santas, Navidades y año nuevos y cualquier otro fin de semana que se pusiera de modo.

    ResponderEliminar
  10. Hoy vivo en Brooklyn NY es de hace 16 años. Pero sigo llenado a los Sauces a cada ocasión posible. Mi abuela Laura murió en 2001, y mi madre en 2011, pero mi fascinación con el lugar no ha hecho mas que aumentar. La ultima vez que dormí ahí fue en 2007, hoy esta el lugar vacío y en venta, pero sigo llenado aunque sea por una tarde. Pienso ir este verano con mi hija, y por supuesto en mi mente siempre estará la idea de algún día comprarla y regresarla a su antigua gloria que conocí completamente. Hace 45 años esta hacienda estaba al 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EMMA NAVARRO DE ALBA6 de noviembre de 2016, 18:50

      PRIMO SALUDOS Y COMO OLVIDAR LAS AVENTURAS DEL RANCHO Y DE LA CASA GRANDE TODOS LOS CONVIVIOS QUE TUVIMOS ETC TE MANDO MUCHOS SALUDOS

      Eliminar
  11. En realidad se trata de un conflicto agrario, que data de 1975, que dió traste a las fuentes de recursos que permitieran seguir sosteniendo la casa grande y las otras casas aledañas dentro del perimetro de la propia hacienda, las cuales que "pertenécen" a la familia Guerra. Estas saqueo y despojo a la familia que dejó sin un metro de tierra para trabajar y dar sustento y arraigo, refleja algunas polìticas contrarias al respeto y desarrollo de la propiedad en nuestro paìs. Ahora existe la diaspora de la familia, algunos tuvieron que partir de mojados a USA, otros de empleados, los menos con algún negocio propio.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  12. Si mi padre me platico que les quitaron las tierras y se dice k ellos los guerra se encontraban k alguien les robara elotes, frijol o el maíz ellos los llevaban al campo le ardían acabar una goza y al terminarla le daban un tiro y los dejaban en la goza como su tumba

    ResponderEliminar
  13. Mis abuelos son los propietarios de la casa de a un lado y cuado eran vacaciones me iva a los sauces, recuerdo que me brincaba por higos y nueces pero en la noche era otra historia no se porque pero daba mucho miedo esa casa y se sentia o mejor dicho se siente una vibra muy fuerte a lo que se y e visto hay tuneles que conectan directamente al templo no se el motivo por el cual fueron hechos pero toda la historia de esta zona del pueblo es muy interesante.

    ResponderEliminar