viernes, 30 de noviembre de 2012

Algo sobre los arcos triunfales en México.

Hay aquí, justo donde termina el Bajío y comienzan los Altos de Jalisco, un arco que creo, es el único que existe en México de este tipo que nos remite de inmediato a la escena de los Arcos Triunfales; tradición que, en la antigua Roma floreció y, actualmente, se encuentra en desaparición. Arcos que marcaban el triunfo de una batalla pero sobre todo, que daban la idea de realeza que un individuo llega a logar al hacer una entrada memorable a una ciudad. Lo que vemos en la fotografía es el Arco de León, construido originalmente como el Arco de la Paz en 1896, en pleno auge del porfiriato en lo que fueran las "goteras" de la ciudad. Tendrían que pasar varios años para que, en 1943 se le colocara la escultura del león, ésta, dicen, era de ladrillo y en 1958 fue sustituido por la de bronce que actualmente vemos. Pero el arco de León, Guanajuato, si bien fue concebido bajo la idea de la tradición de los arcos triunfales, en ningún momento marcó entrada triunfal alguna.

  En 1755, para celebrar la entrada del Virrey Agustín de Ahumada, marqués de las Amarillas, en la Catedral de Puebla se levantó este arco triunfal en su honor, mejor ejemplo de la fiesta barroca, no podemos tener.

"Esta tipología ceremonial va a nacer en Roma, donde se celebraron los triumphus. En ellos un general victorioso cruzaba la ciudad desde el Campo de Marte al Templo de Júpiter Capitolino, con gran simbolismo al recorrer la Vía Sacra rodeado de un triunfal desfile en el que le acompañaba el Senado, magistrados, equites, animales sagrados, flautistas, la tropa, etc. Además se cruzaban varios arcos de triunfo, hechos de madera, elementos vegetales o efímeros." (1) La imagen muestra el arco triunfal levantado, al parecer en la antigua calle de San Francisco, para la entrada triunfal de Agustín de Iturbide. Me parece que el edificio del lado derecho es la Casa de los Azulejos.

En el México novohispano la práctica de levantar arcos triunfales tuvo tal auge que llegó a incluirse dentro de la Fiesta Barroca que se desarrollaba cada vez que uno de los virryes, nombrados en España, llegaban a Veracruz y de allí se desplazaban a la ciudad de México, haciendo escalas a lo largo del camino, en donde se les rendía todo tipo de ceremoniales y se les levantaban imponentes arcos triunfales que se colocaba, el primero en Tlaxcala, luego de haber pasado por  La Antigua, venta de la Rinconada, venta Plan del Río, Hacienda del Lancero, Jalapa, Perote, Tepeyahualco, Hacienda Virreyes, Huamantla y Alahuazán. Este último sitio revestía una importancia ideológica, ya que allí fue en donde Cortés se alió con los tlaxcaltecas. En la imagen vemos uno de los varios arcos triunfales levantados en la ciudad de México para la entrada triunfal de Maximiliano. 

"De gran importancia es Tlaxcala en donde se producía la primera entrada triunfal, entendida como tal, privilegio antiguo de la ciudad. Esta se producía a caballo y entre grandes arcos triunfales, con un gran desfile que recorría la Calle Real" (2). La imagen nos muestra uno de los varios arcos triunfales levantados durante los 11 periodos presidenciales que tuvo Antonio López de Santa Anna.

Ese recorrido establecido para la llegada de los virreyes a Nueva España continuaba a Puebla en donde "los grandiosos arcos se colocaban en la esquina de Palacio y en la Catedral". Continuaría luego a Cholula, Huehotzingo, San Felipe y Ápan. En Otumba se hacía el ceremonial del cambio de virrey, llegaría luego a San Cristóbal y la Villa de Guadalupe, para luego hacer la entrada triunfal, ya como virrey, a la ciudad de México. Años más tarde, en el México independiente, -aunque convulsionado-, este recorrido lo haría Maximiliano y Carlota, en donde verían los arcos triunfales por la mayoría de los poblados por donde pasaban. En la imagen vemos otro de los levantados en la ciudad de México para recibir a los Emperadores de México venidos desde el castillo de Miramar..

En la fotografía vemos uno de los muchísimos arcos levantados a Porfirio Díaz, a lo largo de su dictadura, cuando el culto a su persona se había impuesto en buena parte del país. El ejemplo corresponde al erigido  puerto de Veracruz.

La condesa Paula Kolonitz llegó a México el 28 de mayo de 1864 formando parte del séquito contratado para acompañar a Carlota en la travesía de Miramar a México, fue testigo de la entrada de los emperadores a su nuevo "Imperio" y, consecuentemente, sus arcos triunfales: "Las casa aparecían llenas de guirnaldas, de banderas, de flores, de tapices y de inscripciones testimoniándoles  la común alegría a Maximiliano y a Carlota. Por todos lados se levantaron arcos de triunfo, las calles estaban atestadas de gente; a los miles de balcones de la ciudad se asomaban señoras  y niños aplaudiendo. En su mayoría las damas vestían de negro, envueltas en mantillas española". (3) En la imagen aparece uno de esos arcos que menciona la condesa de Klonitz.

 Es así como, luego de las entradas triunfales de la mayoría de los virreyes de Nueva España, seguidos de las ideas monárquicas de Iturbide, Santa Anna y Maximiliano, vendría el boato característico del periodo de la Historia de México que conocemos como Porfiriato, en donde cada visita del "Señor Presidente  a una de las poblaciones del país implicaba la construcción de varios arcos triunfales, en el  depurado arte neoclásico pero efímero. En la fotografía uno de los arcos triunfales levantados durante las Fiestas del Centenario, este en la calle de Orizaba en la, entonces, más moderna colonia de la ciudad de México: la Roma.


Otro de los arcos del porfiriato, desconozco en donde habrá sido levantado.

Curioso arco triunfal construido solo con durmientes, cuando la inauguración de una de las líneas de ferrocarril que partían de Guadalajara a Chamela, en la costa del Pacífico.

Otro de los arcos triunfales levantados a don Porfirio Díaz.

Durante el encuentro en Ciudad Juárez de Porfirio Díaz con el presidente norteamericano Taft, el 16 de octubre de 1909 se levantó un arco, no tan ostentoso como solían construirse.

Uno de los varios arcos triunfales levantados en Mérida, es la vista posterior, construido por la colonia alemana. "Breve fue la estancia del Presidente Porfirio Díaz y su comitiva a la capital de Yucatán. Salió de México el 3 de febrero de 1906, el día 5 llegó a Progreso y estuvo en Mérida hasta el día 9 para regresar a Veracruz el día 11". (4) 

Este arco fue levantado en Pachuca, estado de Hidalgo, su diseño nos remite al estilo mudéjar, y nos da una similitud de formas con las utilizadas en el Pabellón Morisco que entonces, 1910, había sido movido de la Alameda Central a la de Santa María la Ribera.

Otro de los arcos levantados en honor de Porfirio Díaz en Mérida. Se trata del patrocinado por la colonia cubana allí asentada.

Pero luego de la Revolución y la caída de Porfirio Díaz no terminó en México la tradición de los arcos triunfales, estamos viendo en la fotografía el que se levantó en 1961 en Salamanca, Guanajuato durante la visita del entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos a la región del Bajío y una de las empresas más prósperas de la localidad lo patrocinó, la planta de conservas La Fortaleza.

Otro de los arcos construidos en Mérida en honor al presidente Díaz, se trata del levantado por la colonia norteamericana, principales compradores del henequén.Curioso ver las fechas anotadas: 1542, año de la fundación de Mérida y 1906, año de la visita de Porfirio Díaz.

Vemos que la visita de Porfirio Díaz a Mérida fue en verdad magnífica en cuanto al despliegue de decorados en las calles, específicamente en lo que se refiere a arcos triunfales, el que ahora vemos muestra una influencia muy clara de estilo maya.


En el caso de la visita de Porfirio Díaz a Mérida, incluso fue formada una Comisión de Arcos Triunfales para las fiestas presidenciales. "Lo que más llamaba la atención era la serie de arcos triunfales, erigidos en el Paseo de Montejo, por el ayuntamiento; en Santa Ana, por la colonia italiana; en la calle 60, por la colonia china; en el Parque Hidalgo, por la colonia cubana; en la plaza mayor, por el gobierno del estado, y otro por los hacendados y comerciantes; en la calle 64, por la Cervecería Moctezuma; y otros por las colonias turca, española, americana, alemana, el pueblo yucateco, y por el señor Barallobre.". (5)

Un arco levantado, también en honor de Porfirio Díaz, en la ciudad de México, sobre la calle que ahora se llama Juárez, lo que vemos al lado derecho es la Alameda Central.

Como dejo del porfirismo, en 1913 hubo un arco levantado en honor a Francisco I. Madero, justo en la calle que lleva actualmente su nombre.

Y ya casi para concluir debemos recordar que hace dos años, dentro del marco de los festejos del Bicentenario se levantó también un Arco Triunfal, en este caso, luminoso.

Y de tarea nos dejamos el averiguar si esta es una mera alegoría de algún artista o fue lo que en verdad vio cuando Juárez entró en la ciudad de México, todo indica que es la calle de Plateros donde desemboca en la Plaza de la Constitución.

 De esta fotografía no tengo mayor dato. Se trata de un arco que fue levantado en honor de Miguel Alemán, quizá fue cuando andaba en campaña, es decir, 1945 o 46. Lo digo porque aparecen al lado unos banderines con las siglas del PRI.

Otro arco más, levantado a Miguel Alemán. Esto es, quizá, durante alguna gira presidencial, pero no tengo más datos y me es imposible identificar el lugar.

Impresionante arco triunfal en la Hacienda de Atlixtac y Anexas en el estado de Guerrero... seguramente durante una visita de don Porfirio Díaz.

Fuentes:

1 y 2.- Chiva Beltrán, Juan. El ocaso de un ceremonial. Las últimas entradas virreinales de la Nueva España.
Universidad Jaume I. Castellón, España.
http://digital.csic.es/bitstream/10261/30701/1/Ceremonial%20entradas%20virreinales-Chiva.pdf

3.- Klonitz, Paula. Un viaje a México en 1984. Lecturas Mexicanas No. 41. FCE. México, 1984.

4.- Portal del Bicentenario.
http://mexicanos.bicentenario.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=1615:historia-visita-del-general-porfirio-diaz-a-la-ciudad-de-merida-enviado-por-jose-antonio-enciso-arce&catid=2:todas&Itemid=12

5.- Victoria Ojeda, Jorge. Porfirio Díaz: "El viaje del "Héroe de la Paz" a Yucatán. Periódico Por Esto, sin fecha de publicación.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=24&idTitulo=145853


2 comentarios:

  1. Cuántas posibilidades e información para un tema. Felicidades por tu capacidad de encontrarlos.

    ResponderEliminar