miércoles, 21 de noviembre de 2012

El particular caso del general Saturnino Cedillo: Ni héroe, ni villano, solo oportunista de la Revolución.

 Si entender la Historia de México del siglo XIX, se vuelve tarea complicada, el pretender hacerlo del periodo revolucionario se torna tarea aun más complicada. Para ello tenemos el caso del general potosino Saturnino Cedillo (1890-1939) quien a lo largo de la Revolución de 1910 a 1920 peleó a favor de todos y en contra de todos. Su carrera comienza en 1911 apoyando el movimiento maderista, al poco se volvería en contra de él; pasaría luego al grupo contrario a De la Huerta para luego entrar en las filas carrancistas y para 1914 estaba ya del lado de los villistas. Para 1920 se manifestaba a favor de Álvaro Obregón, durante la presidencia de Plutarco Elías Calles encabezó el movimiento en contra de los Cristeros en San Luis Potosí y en los Altos de Jalisco. Es gobernador del estado de San Luis Potosí de 1927 a 1931. A pesar de haber apoyado la campaña presidencial de Lázaro Cárdenas, se vuelve en su contra debido a que era contrario a las ideas socialistas que México iba tomando y organiza, en 1937, un movimiento armado con la finalidad de desestabilizar al presidente Cárdenas.

 Las fotografías que ahora vemos fueron publicadas en la revista norteamericana LIFE en su edición del 30 de mayo de 1938 en buena medida como respuesta de propaganda en contra de la recién anunciada Expropiación Petrolera que apenas dos meses y medio antes se había proclamado. En la fotografía que cataloga la revista como "histórica" aparecen en 1934 los "tres hombres fuertes de México". El presidente Cárdenas al centro, Plutarco Elías Calles a su derecha y detrás, tocándole el hombro, el general Saturnino Cedillo.

 En la Universidad de México hubo algunos enfrentamientos en contra de los estudiantes que apoyaban las ideas socialistas que el gobierno de Cárdenas había impuesto. El breve artículo de LIFE reporta que:

"Un buen y controlado sistema nervioso es un atributo indispensable para todo presidente mexicano. El que tiene el presidente Cárdenas le sirvió muy bien durante la semana del 14 al 21 de mayo (1938), cuando los motines cobraron fuerza en la ciudad de México; la caída del peso y de las relaciones con el poder extranjero, además de las reacciones de los propios derechistas mexicanos dieron mucho de que preocuparse a la administración encabezada por el presidente Cárdenas, así como a varios estadistas europeos.


Muchas de las turbulencias desatadas durante esa semana fue el resultado directo o indirecto de la expropiación petrolera valuada en 450 millones de dólares en inversiones norteamericanas e inglesas. Boycots por parte de los gobiernos afectados provocaron la abrupta caída del peso y agentes de las empresas expropiadas acudieron al apoyo del general Saturnino Cedillo, hombre fuerte de San Luis Potosí, para conducir un enfrentamiento armado.


Sea porque el general Cedillo aprovechó la oportunidad para manifestarse en contra de la administración socialista de Cárdenas o solamente para hacer una gran rabieta y marcar distancia del Gobierno Central. El presidente Cárdenas decidió movilizar tropas y a la fuerza aérea al estado de San Luis Potosí en contra de Cedillo"

 Esta era la casa grande del rancho 'Las Palomas' al oeste de San Luis Potosí, el cual fue fortificado y protegido por 15mil elementos de las tropas llamadas Agraristas.

 El movimiento cedillista incluía una estación de radio privada, mediante la cual se difundía en la región las instrucciones y adoctrinamiento a todos los seguidores del movimiento.

 Es indudable que la revista LIFE se especializaba en difundir propaganda en contra de cualquier idea que no les fuera conveniente, o, por el contrario, a favor de algo 'pro yanki'. LIFE dice que "los rancheros de Cedillo aunque luzcan pintorescos y teatrales, el presidente Cárdenas los considera una amenaza dado que la táctica común que tienen es la de volar las vías del ferrocarril".

 Mientras el conflicto se desarrollaba, el general Cedillo se entretenía en su rancho de 2000 hectáreas alimentando a su ganado y cultivando sus terrenos.

 Esta fotografía no fue publicada en LIFE sino en el libro de Memorias de Lupita Tovar, la novia de México,  en donde comenta que el enamoradizo general Cedillo hizo todo lo posible por cortejarla sin tener ningún resultado positivo.

 Esta fotografía y la siguiente la publica LIFE el 25 de julio de 1938 y dice que mientras miles de soldados andan en busca del general Cedillo, el fotógrafo corresponsal de la revista logró encontrarlo y hacerle no una entrevista, sino este par de fotografías con el fin de difundir que sigue aun con vida. El fotógrafo era Enrique Díaz y lo encontró en la huasteca potosina bebiendo agua en un arroyo.


Fuentes:

Revista LIFE del 30 de mayo de 1938 y del 25 de julio de 1938. Los textos en cursiva son tomados de allí, la traducción al español es mía.

3 comentarios:

  1. Cuántas historias así desconocemos por no profundizar e interesarnos más por ciertos temas de la historia...

    ResponderEliminar
  2. Este protagonista de la rebelión sin esperanza es muy controversial; sin embargo, su paso como secretario de Agricultura, ninguneado y subestimado, más sus diferencias con Múgica y otros de la talla de Vicente Lombardo Toledano, lo fueron poniendo contra la pared. Su proyecto de colonias agrarias militares de clara tendencia hacia la pequeña propiedad chocó con la colectivización de la propiedad de la tierra, llámese ejido, en especial aquel ejemplo concreto de La Laguna. Con todo, lo que lo sacó del gabinete cardenista fue un conflicto suscitado en la escuela de agronomía de Chapingo. En fin, habría que ver los enresijos de esa existencia caciquil potosina, en especial las influencias de sus hermanos Magdaleno e Higinia. Lic. Rafael Reyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todos ahora sabemos que los ejidos fueron una manera de perpetuar el poder por parte del después llamado PRI en la entonces mayoría rural del México de esos años.

      Eliminar