martes, 29 de octubre de 2013

Sobre el muerto las coronas: Los refranes y la muerte.

  Dentro de la refranería popular mexicana son varias las menciones que se hacen de la muerte. Muerto el perro, se acabó la rabia. "Matrimonio y mortaja, del cielo baja"; "El muerto y el arrimado a los tres días apestan"; "El muerto al hoyo y el vivo al pollo"; "Muerto el ahijado, se acabó el compadrazgo". Y hay uno, quizá el más difundido por ser más tajante en su concepto el cual encierra aquello que una vez ocurrida la muerte no hay nada más que hacer que ponerle las coronas en la tumba del fallecido y continuar con nuestras vidas, aquellos que seguimos en esta vida terrena. Es por eso que hay que poner "Sobre el muerto las coronas", no en balde decimos que "El muerto al pozo y el vivo al gozo".

  Así pues, en nuestra cosmovisión actual de la vida en México la muerte la tenemos tan a flor de piel, tan en la vida cotidiana que los viernes hay muchas damas, señoritas, chavas, morras, que todas ellas dicen: "Antes muerta que sencilla". En esta semana tenemos la muerte más viva que nunca.










Y hay que recordar que además de colgar los tenis, también hay quien chupó Faros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada