miércoles, 16 de octubre de 2013

El enigmático Xichú, en la Sierra Gorda de Guanajuato.

   Quizá te ha sucedido, eso de querer visitar un lugar que, estando cercano, se vuelve tan distante y remoto, como si se tratara de otro país. Sé que hay casos extremos en ciudades grandes en las que, por una u otra razón, de pronto ciertos sitios se vuelven inaccesibles o, mejor dicho, no hacemos el esfuerzo por llegar a él. Dentro de los sitios que tengo pendientes de visitar en el estado de Guanajuato se encuentra Xichú, que, si calculamos los kilómetros en línea recta no llegan a ser más de 120, pero, considerando que  no hay una carretera así de recta, y mucho menos un servicio público de transporte (la "flechita"), esa ida se vuelve un tanto cuanto complicada pues, será cosa de ir de Salamanca a Querétaro, para luego transbordar a San Luis de La Paz y de allí esperar a que salga ese autobús a Xichú, esto se vuelve una jornada de todo el día... "such is life in the tropics" dicen los que hablan inglés, y sí así es, más aun tratándose de Xichú, sitio que, entre otras cosas tiene la característica de un clima tropical en mitad de la sierra. Nos apoyamos en lo escrito por don Pedro González (salmantino) y el día que logre llegar a ese lugar, incluiré una buena cantidad de fotos de mi autoría, por lo pronto uso estas que encontré en uno de los primeros ejemplares de la revista México Desconocido, creo de 1983.

   "La ubicación del mineral de Xichú -cabecera de la municipalidad de su nombre-, como la de los demás pueblos de la Sierra Gorda, no ha sido fijada astronómicamente (...) tiene 1 410 m de altura sobre el nivel del mar. (...) La población está ubicada en el declive de dos barrancas, cuyos arroyos pasan por ella; pero el desnivel es tan fuerte  que, bajándose la cuesta desde el rancho de San Agustín a 2 530 m, se tiene una diferencia de 1 120m. Del clima muy frío del paraje de San Agustín se llega al caliente de Xichú, pudiendo seguir descendiendo sin interrupción hasta el límite del municipio, en el rancho El Platanar, donde la altura absoluta es de 800 metros.

  "Es probable que antes de descubrirse el Mineral o Real de Xichú, en 1585, se hubiera fundado ya, con el nombre de Xichú de Indios, la ahora villa de Victoria, porque cuando Alejo de Guzmán tomó posesión del lugar ya se encontraron casas y una capilla abandonadas. El mismo cacique entró en pleito con los nativos de Xichú, que estaban en guerra con los mismos descubridores del mineral, pleitos que constan en muy curiosos documentos que poseen los indios de Santa Catarina, que los conservan con cuidadoso interés. No se sabe lo que significa Xichú, pues no es palabra pura del otomí, sino tal vez una voz hecha de partículas del pame y del serrano, idiomas derivados del mismo otomí, lengua en la que mx xichú significa hermana de mi abuela.

   "Xichú, con sus agrestes montañas, en los pasados tiempos de luchas internacionales e intestinas fue el baluarte continuo de importantes jefes y cabecillas revolucionarios, desde don Isidro Barradas, el pundoroso general español, comandante de la División de Reconquista, que capituló en Tampico y que vivió y murió en la Sierra Gorda, hasta el aun vivo general don Leonardo Márquez, cuya memoria es y será un eterno baldón para sus partidarios los reaccionarios, y un mexicano indigno y vil para sus enemigos los liberales. Este jefe fue el primer pronunciado contra el gobierno legítimo de la República, el 11 de febrero de 1841, secundando el Plan de Jalisco, suceso acaecido en Xichú, por el cual se levantó y dio a conocer después el general Tomás Mejía, originario de la misma sierra y sostenedor de dos acciones y de cruentas luchas, una rendida por los generales Bustamante y López Uranga, y la otra por el señor Doblado, gobernador de Guanajuato. El pronunciamiento de Chaire y Juan Ramírez fue, más que plan propio de los serranos, un hecho protegido por el señor Doblado; pues estos cabecillas se levantaron para secundar el pronunciamiento contra los tratados de paz con los americanos, ajustados en Querétaro, de que fueron alma los señores Doblado y Jarauta, bajo la subordinación del general Paredes.

   "Últimamente se han iniciado levantamientos tumultuosos para protestar y oponerse a que sean despojados los poseedores legítimos de las tierras y astilleros por usureros españoles, y aun mexicanos, pretextando denuncias de deslindes o de baldíos; pero, aunque el postrer tumulto sólo causó la muerte de cinco soldados procedentes de San Luis Potosí y de un vecino de Xichú, las dificultades que supo dictar el señor general don Manuel González, gobernador entonces del estado". (1)

 Me parece curioso que don Pedro González no refiera nada sobre las minas que hubo en esa región, y que fuera de las primeras poblaciones del actual estado de Guanajuato, pero lo que sí refiere es que para 1900 el pueblo de Xichú contaba con 955 habitantes; la municipalidad incluía 1 congregación, la Misión de Santa Rosa; 4 minas: Alpes, Aurora, Carmenia y Soledad. Una hacienda, la de San Diego y más de 20 ranchos. Sin lugar a dudas, tenemos que ir a Xichú a enterarnos de más cosas que, seguro estoy, habrá maravillas por el rumbo.

Fuente:

1.- González, Pedro. Geografía local del Estado de Guanajuato. Ediciones La Rana. Guanajuato. 2004. pp. 577-583

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada