miércoles, 28 de enero de 2009

Ekeko

El día de hoy me tomaré dos libertades, la primera, no hablar ni del Bajío y ni de mi Salamanca; tampoco de la Baja California, sino de un lugar bien BELLO que hay más al sur: el Perú.

Y entro en este tema dadas las circunstancias de vida que estamos teniendo actualmente, con la multicitada y ya omnipresente crisis. Nos abate a todos, nos esta quitando muchas cosas, pero creo, que si nos esforzamos, no por alcanzar la riqueza económica, que esa, entendámoslo bien, está ya distante. Nos está quitando el gusto de vivir el día a día, lo que los franceses denominan “La Joie de Vivre”. Y eso… es malo.

Es por eso hoy tomo esa bella tradición que el Perú, por fortuna, conserva, una antigua deidad que sigue vigente hoy. El dios de la abundancia: EKEKO.

La segunda libertad que me tomo es no escribir, simplemente copiar lo que Wikipedia nos dice al respecto:

“El Ekeko es un dios de la abundancia, fecundidad y alegría de origen Aymara que todavía recibe cierto culto en Bolivia, sobre todo en el solsticio de verano, cuando se celebra la feria de la Alasita.

Toma la forma de una persona sonriente, ligeramente obesa, vestida con ropas típicas del altiplano y cargando gran cantidad de bultos de alimentos y otros objetos de primera necesidad que cuelgan de sus ropas.

El Ekeko es una deidad venerada desde siglos antes de la conquista del territorio por los españoles. Sus seguidores creían que ahuyentaba la desgracia de los hogares y atraía la fortuna.

Se piensa que se originó entre los Tiwanaku, habitantes del altiplano boliviano y de las riberas del lago Titicaca. Tras la conquista por los incas, estos adoptaron la deidad, y la convirtieron en símbolo de la fertilidad y la buena suerte.

En sus inicios, el Ekeko era de piedra, jorobado, tenía rasgos indígenas y no llevaba ningún tipo de vestimenta: su desnudez era el símbolo de la fertilidad.

En la colonia el culto a la deidad tomó nueva fuerza en La Paz (actual capital de Bolivia) durante el cerco que ésta ciudad soportó durante un alzamiento indígena contra el control español.

La Iglesia Católica intentó erradicar su culto en tiempos de la conquista, sin mayor éxito, aunque la imagen llegó a sufrir ciertos cambios: fue vestida y sus rasgos cambiaron a los de un mestizo.

Hoy en día, existe en la sierra sur del Perú como en el occidente de Bolivia la creencia de que el Ekeko es capaz de conceder los deseos de sus seguidores si estos le ofrecen una copia de ellos en miniatura, y muchos tienen en casa una imagen para que les resuelva los problemas, dejando dinero a su lado y manteniendo un cigarro encendido en su boca, que sólo puede consumirse hasta la mitad. Las figuras que le ofrecen son de cerámica, metal o piedra reproducciones exactas del objeto de sus peticiones: automóviles, electrodomésticos y alimentos. Cuando se desea amor, se le entregan miniaturas de gallos y gallinas.”

Las fotos del día de hoy son de alguien que sabe y practica "La Joie de Vivre".

Para saber más de “La Joie de Vivre”, Wiki nos dice esto en inglés:
http://en.wikipedia.org/wiki/Joie_de_vivre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada