sábado, 10 de enero de 2009

El baile de San Gonzalo en Salamanca, Guanajuato, antigua tradición que aun permanece.

  Hay vestigios del ayer que muchas veces pasan desapercibidos y, cuyos simbolismos confluyen en ese misticismo que no entendemos pero que al momento de angustia acudimos a él, eso es parte de la realidad mexicana. En Salamanca y en todo el mundo Católico, el 8 de Enero se celebra a San Gonzalo.

  Durante la evangelización los franciscanos, luego los agustinos, jesuitas, betlemitas, carmelitas, y tantas otras ordenes religiosas construyeron capillas de visita por todos los cuatro rumbos de la Nueva España. En el caso de Salamanca las capillas fueron más bien pequeñas y estaban ubicadas en las cercanías de la villa, en los barrios de indios, estas fueron las de San Gonzalo, San Juan y San Pedro. Luego se añadirían San Roque y San Antonio. En cada una hay festividad de acuerdo al día del santo venerado en la capilla.

   La de San Gonzalo está a un costado de la vía del FFCC en la ruta México-Ciudad Juárez; la casa donde viví mi infancia se ubicaba a una cuadra de la estación del mismo tren, vivíamos realmente cerca de San Gonzalo. Cada ocho de enero nos íbamos caminando por la vía poco menos de un kilómetro rumbo al poniente, recuerdo que pasábamos por campos floridos, todos rojos, maravillosos, las flores por demás bellísimas. Eran amapolas, las mismas que algunos nombraban adormideras, crecían impunemente a lo largo de la vía pues las semillas (seguramente) caían de los vagones del ferrocarril que las transportaban con rumbo desconocido, no se me ocurre otra razón.


  Llegábamos a la capilla y mi mamá, fiel a sus tradiciones, nos encargaba su bolso o lo que llevara consigo y entraba bailando al templo, pues decía que esa era la forma en que se saludaba al santo. Nosotros nos quedábamos en el atrio, riéndonos del espectáculo de ver a mi mamá interpretando esa danza, un tanto cuanto autóctona. Al terminar nos íbamos a los puestos del rededor en donde se vendían rábanos  y zanahorias artísticamente presentados en forma de rosas, vendían también lechugas todo fresco ya que había sido cortado esa misma mañana, claro está, se aderezaban con grandes cantidades de chile en polvo y limón. La razón de esta vendimia era clara, en esos rumbos era en donde se ubicaban las huertas que durante muchos años fueron la fuente de trabajo (y alimento) para los salmantinos.


 Pero... ¿cuál era la razón por la cual se le bailaba al santo? Eso que me tocó presenciar fue muy a principios de la década de los sesenta del pasado siglo XX, en 1962 o 63; la Conquista llevaba ya sus buenos cuatrocientos cincuenta años y mi mamá aun mantenía esa forma tan sincrética de rendirle pleitesía al santo, cosa que pensaba fuera una costumbre local pero no es así, hay antecedentes de que en la Ciudad de México del Siglo XVIII, corría el rumor de que la imagen de San Gonzalo estaba haciendo milagros a través de un baile comunal organizado por un sacristán indígena. El hecho escandaliza tanto que la Santa Inquisición que deciden abrir una investigación para decidir si el asunto era o no herejía.

  Pero la historia es más antigua aun, ya que se dice que San Gonzalo de Amarante, portugués nacido a finales del siglo XII y muerto entre 1259 y 1260 promovía bailes y fiestas para que las mujeres encontraran marido. De hecho, a San Gonzalo se le encomienda el logro de un matrimonio feliz, y la estatua que preside su tumba en Amarante está desgastada por los miles de abrazos y besos de sus devotos.


  Esta historia fue llevada al cine por Francisco Athié a finales de 2009 se lanzó la película “El baile de San Juan”. Aclaro que la película aun no la veo, se antoja interesante y, aunque hablan de San Juan, al parecer hay un punto en el que se relaciona con la tradición del baile a San Gonzálo en el que, por cierto, se hace esa sincrética semejanza entre Xochipilli, dios del amor, los juegos y, entre otras cosas, la danza; con San Gonzalo..

   Esta es la Capilla de San Gonzálo, aunque, como sucede en Salamanca, los templos los conocemos con un nombre pero la dedicación oficial está a otro santo, como es el caso de esta capilla que tiene el nombre de Nuestra Señora de San Juan, algunos agregan el apelativo de Chihuahua, pero creo que el correcto, dada la advocación de la virgen María que allí se representa es la de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, que nada tiene que ver con Chihuahua.

   Desconozco si el Cristo que allí se localiza es del mismo tiempo de la construcción de la capilla, finales del siglo XVIII, lo dudo pues por su manufactura podemos decir que es más bien de mediados del XIX.

  Y es este el interior de la capilla, a la izquierda alcanzamos a ver la imagen de San Gonzalo.

Pero el "Baile de San Gonzalo" es cosa que se difundió por toda la parte central de México, en Salamanca yo lo vi en mi niñez y se sigue practicando aun hoy en día. Por los Altos de Jalisco, uno de los ilustres hijos de Teocalitche, Victoriano Salado Álvarez, (1867-1931) da testimonio de ésta práctica:

  "Doña Anita era bajita de cuerpo, vestía de blanco, blancas eran las cocas de su peinado, y sus quevedos, bien montados en su naricilla rabona y graciosa, dejaban ver unos ojillos pardos y bondadosos. Mi madre dijo el objeto de nuestra visita. Padecíamos mi hermano y yo unas tremendas calenturas, y nos habían mandado como supremo recurso bailar ante San Gonzalo de Amaranto, mientras se consumía una candelita de cera que hubiéramos pedido de limosna de casa en casa.

  "Doña Anita no se sintió embarazada un punto; cogió dos cabos de cirio, de los que abundaban por allí, y los dio a mi madre diciéndole no era menester, para la eficacia del ensalmo, esperar a que se consumiesen, pues bastaba que bailáramos y cantásemos conforme a la regla. Nos esperaba fuera de la casa un músico viejísimo llamado "El Violín Santo", y abierta la iglesia templó su instrumento, y empezaron nuestro canto y nuestro baile, conforme lo ensayado".

Salado Álvarez, Victoriano. Memorias, tiempo viejo, tiempo nuevo. Editorial Porrúa. México, 1985. pp.22-23

21 comentarios:

  1. hola algo me inquieta de sn gonzalo dicen por ahi que antes habia un panteon en toda esa zona y abarcaba la prepa vocacional y la colonia ps han pasado cosas raras y tengo curiosidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nací y crecí en el Barrio de San Antonio y cada año, desde que estaba chiquillo, mi mamá nos llevaba a la fiesta. Siempre me ha gustado comerme una lechuga con chile y limón, tradición que aún persiste; antes me comía hasta tres lechugas, de esas redonditas llenas de agua. De las momías que sacaron del panteón, una estuvo mucho tiempo en el pequeño museo de la Escuela Preparatoria Salamanca, pero ignoro su destino final. Yo llegué a ver tumbas en una lápida del lado oriente del templo, estaban semidestruidas y por eso se miraban los restos mortales de los difuntos.

      Eliminar
  2. Gracias por tu interés en El Bable. En efecto, tanto San Gonzalo como San Antonio fueron cementerios, ya que en el siglo XIX aun no estaba funcionando el Panteón de las Flores. Guillermo Razo en su Monografía de Salamanca de 1987, comenta al respecto:

    "Se presume que la erección de este pequeño templo se debió a que inicialmente ahí era un panteón y se necesitaba un lugar en donde oficiar una última misa antes de sepultar el cuerpo. Según la placa mas antigua que se encontró en una de las tumbas, por lo menos podemos remontarnos hacia 1780 para saber que desde ese entonces existía el panteón que ahora ha desaparecido".

    "Todos los restos que extrajeron de las tumbas existentes, fueron depositados en la cripta de la iglesia..."

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. La capilla que ahora conocemos como "San Gonzalo" en origen se llamó y está dedicada a "Nuestra Señora de San Juan". No sabemos en qué momento (quiza en la primera década del siglo XX) la devoción hacia San Gonzalo fue tan grande que la poblacion comenzó a llamar tanto a la capilla como al barrio con este nombre. Sin embargo,consta en los documentos mas antiguos de la ciudad, mas bien dicho, de la villa, que este barrio data del siglo XVII.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos soy carlos y vivo en Tenerife islas canarias,deciros que aqui en un remoto sitio de la isla donde apenas pasa la gente,tenemos un caserio que data del año 1600 mas o menos,se le conoce en la isla como Las palmas de anaga,hay una hermina en la cual esta este santo San gonzalo de amarante,es un lugar muy bonito y una zona de la isla con grandes recuerdos para mi,un saludo.

    ResponderEliminar
  5. hola para todos ke aca comparten una experiencia en la bonita ciudad de salamanca gto yo soy de alla y vivi un lado de san gonzalo por 20 anos estoy lejos y rucuerdo mi ciudad con carino

    ResponderEliminar
  6. Es triste decirlo pero los caserios ya no se encuentra al rededor de las vias del ferrocarril ahora ya todo esta cambiado , pero aun asi se sigue con la fe catolica hacia nuestro santo por que dejenme decirles que naci en ese barrio y creci durante mis primeros 15 años de vida, saludos a todos los de mi barrio querido saludos que san Gonzalo los cuide y bendiga bye

    ResponderEliminar
  7. recuerdo con cariño la iglesia de San Gonzalo, que acudía cuando un sacerdote muy querid el RP: Rafael Campuzano estuvo por alli, este sacerdote fué un santo en vida y creo que está enterrado precisamente en la Iglesia de san Gonzalo, ahora nunca supe de lo de la bailada, hubiera ido incantada cada año..

    ResponderEliminar
  8. recuerdos bonitos del templo porque ahi jugabamos luego mis hijos y parte de mis nietos el padre fay porque asi le deciamos al padre rafael fue el que llego hacerle mejoras al templo como ese padre no ha habido otro en san gonzalo porque era un sacerdote amable y cordial con toda la gente ahora se ve tan diferente el templo que se añora como estaba pero las tradiciones y la fe seguiran vivas en la gente del barrio y la que no es del barrio esperemos seguir bailandole a san gonzalo siempre

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, en los tiempos del Padre Campuzano, nos tocó a muchos que nos preparara para la Primera Comunión. Todavía recuerdo ir a San Gonzalo y que le recitara el Padre Nuestro y demás oraciones para que me diera su aprobación, jeje.
    También daban clases y entre esas, yo aprendí a abordar "chaquira", jajaja
    Qué bonitos recuerdos y ahora leyendo toda la información, pues me encanta poder estar en este espacio. Felicidades por promover todo esto en los lectores!!
    Tere García.

    ResponderEliminar
  10. Viví en la esquina de Abasolo y Sánchez Torrado, en Salamanca, y cuando iniciaron la construcción del mercado, nos tuvimos que cambiar a la calle San Antonio, a cuadra y media del templo San Gonzalo. Recuerdo que estuve en un kinder, bueno, era un salón (al parecer propiedad de la 18 de Marzo), y nuestros recreos eran precisamente jugar entre las tumbas del panteón. Años de no ir al festejo, regresé y no pude contener las lágrimas al ver bailar a tanta gente, al son del viejo violín y guitarra de los músicos.También recuerdo que donde está el tianquis, estaba el sembradío de lechugas, zanahorias, rábanos, etc., que por cierto en los atardeceres, cuando el vigilante se iba, nos robábamos para degustarlos entre las fincas de obra negra de algunas casas que apenas eran erigidas en el barrio. Bueno, si le sigo, no acabo de recordar mi niñez. Saludos a todos los sangonzaleños.

    ResponderEliminar
  11. HOLA: ALGUIEN ME PUEDE DECIR PORQUE EN LA PELICULA "EL BAILE DE SAN JUAN" EL ACTOR PRINCIPAL DICE QUE; SAN GONZALO Y XOCHIPILLI SON LA MISMA PERSONA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando inició la evangelización en México fue muy difícil para los frailes franciscanos primero, y luego para los dominicos, que los indios hicieran a un lado sus creencias. Fue entonces que optaron por darle similitud a los santos católicos con las deidades mexicas, eso se llama sincretismo. Y no solo fue con Xochipilli, que era la deidad de las fiestas y las flores, sino lo fue con Tezcatlipoca, Huitzilopochtli, Tonatzin, y tanto más...

      Eliminar
  12. Mi nombre es Gonzalo y estoy muy emucionado con tantos comentarios de los recuerdos que buelven a revivir los que de un modo o de otro tuvieron esas vivencias pero sobre todo como ser unos verdaderos testigos de la FE.

    ResponderEliminar
  13. saben como se llama la imagen del santo? la necesito ya que como san gonzalo no aparece

    ResponderEliminar
  14. Realmente estoy conociendo a mi Santo (me llamo Gonzalo y tengo un hijo con ese hermoso nombre), nada supe del "baile" hasta hoy... los caminos de Dios son misteriosos... y son hermosos. Pensar que para evangelizar a los indios debieron "bailar" los sacerdotes y monjes...¡que tiempos! Realmente emociona... si llego a volver a México (soy argentino), iré sin falta a ese baile!

    ResponderEliminar
  15. Rendido! no tenía idea del baile de San Gonzalo... me alegra y me enorgullece (me llamo Gonzalo igual mi hijo), si vuelvo a México, iré a ese hermoso "baile" (soy argentino)... gracias por difundirlo y permitirnos conocer esa Fiesta!

    ResponderEliminar
  16. !Buenas tardes a todos los lectores de éste blog¡ y muy especialmente a mis tocayos de nombre Gonzalo, y también una que otra Gonzalina¡¡ Les comentó que estuve en el año 2008 en Portugal y con el ánimo de conocer la tierra de San Gonzalo, viajé hasta Amarante. Hermoso pueblo medieval, atravesado por un río y en donde se come y se bebé "vino verde" (no me gustó mucho). Pues bien, les digo que el lugar en donde supuestamente está sepultado San Gonzalo, en la Iglesia que forma parte del imponente monasterio dominico, está muy descuidada y sucia. Creo que requiere una urgente restauración¡¡ Bueno, me emocioné ante el catafalco de nuestro Santo, aunque luego me enteré que los historiadores no saben con certeza donde están sus restos... No importa, !Felicidades a los Gonzalos! ahhh y me resta contarles que allá, hace años, también se bailaba en la fiesta del 10 de enero.

    ResponderEliminar
  17. Naci y creci en la 5 de mayo, de ninos nos daban el catecismo catolico alli en el panteon, y nos sentaban en las tumbas. La momia que sacaron estaba en la tumba que estaba al lado izquierdo de la capilla.

    ResponderEliminar
  18. amigo me gusta mucho tu trabajo sigue a si

    ResponderEliminar
  19. Maestro Arredondo, me complace saludarlo y felicitarlo por su labor a favor de la investigación y divulgación de la historia regional. Me permito solicitar su autorización para reproducir este artículo en una publicación sin fines de lucro, dedicada a quienes llevamos el nombre de Gonzalo, y que estoy preparando. Mi correo electrónico es gasadg@hotmail.com
    ATENTAMENTE
    Gonzalo Aquiles Serna

    ResponderEliminar