domingo, 30 de agosto de 2009

Los propietarios de la Hacienda de San Diego del Jaral de Berrio

Advertencia: Este artículo es en verdad largo… pero interesante. Las fotografías corresponden a la planta baja de la Hacienda y, especialmente, a la espectacular escalera que conduce a lo que fueran las habitaciones principales de sus propietarios.

Uno de los vestigios mas impactantes que podamos ver en la zona norte de Guanajuato, la que fuera la hacienda más rica en la época colonial, tan rica que se volvió un Mayorazgo compuesto por 99 haciendas distribuidas desde los alrededores de la Ciudad de México hasta Zacatecas, es la de San Diego del Jaral de Berrio, se dice que el ganado que pastaba en toda la zona centro del país lo hacía en las propiedades de la misma persona: el Marqués de Jaral de Berrio.

La historia de la Hacienda de San Diego del Jaral es bien interesante, al adentrarnos en ella nos podemos dar cuenta de cómo las relaciones y cargos políticos pueden acrecentar ilimitadamente la fortuna de alguien que con visión aprovecha su momento histórico, todo comenzó en Vizcaya, España en 1559 cuando nace Juan Zavala y Ferranga que a los 30 años llega a Zacatecas a dirigir la operación de las ricas minas de plata recién descubiertas. Tres años mas tarde continúa su labor pero ahora en las minas de San Luis Potosí. Con una acrecentada fortuna adquiere vastas extensiones en el Valle de San Francisco, el que se levanta al norte del Estado de Guanajuato y sur del de San Luis Potosí.

Supo aprovechar el agua de lluvia, concibió una presa e hizo producir las fértiles tierras del valle. El Camino Real de Tierra Adentro que unía a Zacatecas con Querétaro pasaba cerca de ahí, era el punto adecuado para conectar con las recién descubiertas minas de San Luis Potosí, la estratégica ubicación de la hacienda ayudó a fortalecer su prosperidad. En menos de veinte años Juan Zavala logra concentrar una de las fortunas mas grandes de la época, para 1609 deja la hacienda para irse a la Ciudad de México al ser nombrado Alguacil Mayor de la Ciudad.

Como suele suceder en estos casos, Juan Zavala llama a uno de sus sobrinos para que se venga a México a hacerse cargo de sus propiedades y le renta la Hacienda del Jaral, esto sucede en 1613. Para 1631 es comprada por otro acaudalado, Prudencio de Ardentía. Cuatro décadas mas tarde es vendida una vez más. El hijo de su segundo administrador, ya había hecho la suficiente riqueza para comprar la propiedad y lo hace, se trataba de Juan Ruiz de Zavala y Lois, era ya el año de 1672, la Hacienda llevaba ya cuatro dueños en su corta historia.

Poco tiempo después aparece un nuevo comprador, se trataba del que fuera el Apartador General del Oro y la Plata en la Ciudad de México, el Capitán Caballero de la Orden de Santiago don José de Retes y Ortiz de Largacha y Salazar. Por la cantidad de apellidos nos podemos hacer una idea del tamaño de su riqueza. Es el quién por primera vez hereda la hacienda a uno de sus descendientes, todos los anteriores no tuvieron hijos, por eso fue que se vendió una y otra vez. En 1687 quien recibe la herencia es Teresa Francisca de Retes Paz y Vera, que casa con su primo hermano, Domingo de Retes, marqués de San Jorge y vizconde de San Román, Caballero de la Orden de Alcántara. Murieron sin dejar descendencia.

Tiempo atrás José de Retes trajo a su sobrino Dámaso Zaldívar y Retes, el cual se volvió administrador de la hacienda y con el tiempo propietario. Es el quién compra la mansión en la Ciudad de México, lo que actualmente conocemos como Palacio de Iturbide, sede de Fomento Cultural Banamex, esa mansión fue el edificio mas alto de la Ciudad durante la época colonial y sin lugar a dudas el mas lujoso de todos. La compra se pudo hacer debido a la fortuna enorme con que contaba, todo gracias a la prosperidad de la Hacienda de San Diego desembolsar en ese entonces 32,000 pesos en oro era privilegio que muy pocos podían hacer.

Dámaso deja una numerosa prole, al morir la hacienda se reparte en partes iguales entre sus nueve hijos, uno de ellos, Teresa Josefa Zaldivar y Retes de Paz y Vera casa en segundas nupcias con un vizcaíno mas, el Capitán Andrés de Berrio y Díaz Palacios Ortiz de Landázuri y Ayala, Alcalde Mayor de la Ciudad de México. Van comprando a sus hermanos las partes heredadas y para principios del siglo XVIII la tienen ya como una sola propiedad. “Don Andrés no solo aumentó la herencia de sus suegros, consolidando la posición de las fincas, sino que al gran latifundio que tenía por centro la hacienda del Jaral, lo pobló de ganado y después lo dividió en varias fincas. Esta división del latifundio la hizo para mejor cuidar de su estado, siendo un atinado medio de política administrativa”. Carlos Sánchez Navarro, Memorias de un viejo palacio. México.

“Don Andrés de Berrio y su esposa doña Teresa Josefa, tuvieron varios hijos, entre ellos el futuro heredero del Jaral don José Calixto Miguel de Berrio y Zaldívar de Landázuri Retes Palacios Paz Ayala y Vera. Falleció don Andrés en la Ciudad de México el 2 de noviembre de 1747, su esposa, Teresa Josefa, siguió al frente de la hacienda y demás bienes en compañía de su hijo José Calixto Miguel, hasta que, muy vieja, murió el 23 de noviembre de 1779. Don José Calixto Miguel recibió una educación muy pulida, de acuerdo a su alto nivel social, y que estuvo a cargo de su madre y maestros. Fue él precisamente el constructor del templo que actualmente es parroquia de Jaral, casó con doña Ana María de Campa Cos Ceballos y Villegas, hija mayor de los primeros condes de San Mateo de Valparaíso, de los que heredó los cuantiosos bienes que formaban el condado y el título de Castilla, que llevó al matrimonio, incrementando la riqueza de los Berrio”.

Era 1779 cuando la hacienda tiene ya su noveno propietario, el heredero del marqués de Jaral y Berrio, José Calixto Miguel de Berrio y Zaldívar Ortiz de Landázuri Retes Palacios Paz Ayala y Vera, ni más ni menos. Apellidos suficientes tenía para impresionar a cualquiera. “Don Miguel de Berrio fue caballero principalísimo en el virreinato, habiendo desempeñado varios oficios como contador mayor decano y jubilado de la Real Audiencia de México, patrono de la iglesia del Dulce Nombre de San Bernardo Abad, miembro del Consejo de Su Majestad en el Real y Superior de Hacienda, alcalde ordinario de primer voto en 1743 y corregidor de la Ciudad de México, capitán del Ejército de la Nueva España, rector y diputado de la Muy Ilustre Mesa de Nuestra Señora de Aranzazu, caballero de la Orden Militar de Santiago y por enlace matrimonial fue conde consorte de San Mateo de Valparaíso. No satisfecho con eso pagó y buscó que el rey Carlos III le otorgase en 1774el título de marqués de l Jaral de Berrio y vizconde de Santa Ana y San Miguel…”

Esta que parece hasta aquí una historia digna de un cuento en donde abundan los títulos nobiliarios y las riquezas dejó de ser novela rosa para pasar a la tragedia, una de ellas se había dando antes, cuando un grupo de Chichimecas hiere mortalmente a don Dámaso. Sucede que la única hija del marqués de Jaral de Berrio, Mariana Guadalupe Ana “nacida en 1752, la que se unió en desastroso matrimonio el 6 de enero de 1768 en la capilla privada del palacio de sus padres en la Ciudad de México, con el aventurero y cazafortunas, nacido en Palermo, Italia, don Pedro de Moncada de Aragón Branciforte y Platamone, primer marqués de Villafont y conde de San Antonio… Doña Mariana Guadalupe Ana de Berrio y de la Campa y Cos llevó como dote al matrimonio la cantidad de $200,000 pesos que éste pronto derrochó en francachelas, parrandas, mujeres, vinos y malos negocios”.

El italiano hizo todo lo posible para administrar o, en todo caso, dilapidar la fortuna de los Berrio, cosa que no sucedió (lo de la administración) pues su esposa fue quien se puso al frente de la Hacienda con la ayuda de su hijo Juan Nepomuceno María de Guadalupe José Gumersindo Joaquín Miguel de Moncada y Berrio, era el año de 1799 cuando “celada y maltratada por su marido, sola, sufrida y triste, entregó su cuerpo a la tierra y su alma al creador”. La hacienda pasa a ser propiedad de Juan Nepomuceno.

“¡Para las mulas del Jaral los caballos de allá mismo!, era el dicho popular, muy antiguo que hace referencia a las buenas mulas y caballos que en esa hacienda se criaban; ganado de fama en toda la colonia por su corpulencia y buena resistencia para el trabajo de campo o de las minas y por su inmejorable prestancia y belleza, al grado que un brioso corcel de la cuadra personal del marqués sirvió para montar en él a Carlos IV, o sea que el escultor tolsá lo escogió como modelo para hacer la estatua ecuestre de ese rey que se terminó en 1803 y que todavía se conserva como gran obra de arte. El caballo que se inmortalizó se llamaba El Tambor.”

Casi medio siglo mas tarde, en 1850, su hijo hereda la propiedad, Juan Isidro de Moncada Berrio y Hurtado de Mendoza; marqués del Jaral de Berrio, conde de Mateo de Valparaíso y marqués de Villafont se convierte en el doceavo propietario de la Hacienda, eran los años aciagos que el México independiente no lograba estabilizarse ni política ni socialmente, sin embargo, la hacienda continua con su prosperidad, ya para finales del siglo XIX la hacienda pasa al hijo de éste último de los Berrio mencionados, y le sucede Francisco Cayo de Moncada y Fernández de Córdoba, la dinastía de los de Berrio termina.

Entre 1950 y 1955 su viuda, Margarita Raigosa y Moncada, vende la propiedad a Rutilo Rojas Rodríguez. Según el libro Haciendas del Estado de Guanajuato publicado en 1996 es Pedro Morales González su propietario, pero, según lo dice el diario Correo de Guanajuato es Jorge Guajardo su actual dueño. Sea el que sea el dueño del inmueble, si hay algo extraordinario, magnífico, elocuente, grandioso, lleno de historia, en el norte de Guanajuato, esa es la Hacienda de San Diego del Jaral de Berrio.

Todas las notas en cursiva han sido tomadas del libro Haciendas de Guanajuato del Maestro don Isauro Rionda, cronista de Guanajuato, Editorial la Rana, 1985.


29 comentarios:

  1. Como siempre, un tema interesante. Te felicito por tu dedicación. El refran que citas es más conocido en la actualidad como: P'a los toros del Jaral, los caballos de allá mesmo

    ResponderEliminar
  2. muy interesantes tus reportajes si algun dia puedes investigar de la hacienda de sta maria del refugio. quienes fueron losduenos porque mi abuelo fue hijo del acendado y cuando abandonaron ahy no se supo a donde se fue la familia. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor puedes proporcionar mas datos ya que yo tengo familia que dice que tambien vivieron ahi antes y durantela revolucion se llamaban Jose Rico y Juan o Jesus Rico

      Eliminar
  3. Estimado Anónimo:

    Será bueno que me des más datos de Santa María del Refugio, al menos saber donde se ubica y de allí podré comenzar su investigación.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santa María se ubica en una subida, que llega desde el lado poniente de la carretera Celaya - Salvatierra hasta la punta de un cerro. En la punta de ese cerro hay un montículo de tierra y una cruz de madera sosteida por una pila de piedras. Debido a que la gente ha hecho numerosos descubrimientos de estatuillas prehispánicas, así como de trozos de vasijas, existe la sospecha de que dicho montículo podría tratarse de una pirámide oculta, aunque los vecinos han contado que nadie ha buscado la asesoría de profesionales o dependencias, por lo que podría tratarse de una zona arqueológica inexplorada.

      ANTIGUA HACIENDA

      Según información de Fátima, la población cuenta con una antigüedad de 400 años, tiempo en el que el rancho contaba con 39 familias con 108 habitantes, según datos de la Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), época en la que la mayoría hombres y mujeres trabajaban en el campo para la alimentación de sus familias, quienes habitaban en chozas de romerillo y pasto.

      Posteriormente llegó a la población la familia Rico, constituida por el padre Rafael Rico, la madre y tres hijos, además de algunos sirvientes de procedencia española, a quienes la gente llamó "gachupines", quienes se convirtieron en la fuente de trabajo de todas las familias.

      Luis carlos sil nieto de Rebeca Martinez Rico
      silsaavedra@yahoo.com.mx

      Eliminar
  4. Yosoy de jaral y es un lugar hermoso ytiene mucho que ber selos recomiendo

    ResponderEliminar
  5. HOLA, LOS FELICITO POR ESTAS FOTOS ESTAN BELLISIMAS Y NOS HACEN SENTRINOS COMO SI ESTUVIERAMOS AHI PRESENTES. YO YA HE TENIDO LA OPORTUNIDAD DE CONOCERLO, OJALA MAS GUANAJUATENSES PUEDAN IR Y LAS AUTORIDADES HAGAN ALGO PARA REMODELARLO INCLUSIVE HACIENDONOS PARTICIPES A LOS CIUDADANOS. GRACIAS!

    ResponderEliminar
  6. Ma. Elena Ibarra M.20 de mayo de 2010, 3:56

    Mi abuela, Guadalupe Moncada Palomo, nació y vivió en esa hacienda, su padre era Pedro Moncada, me contaba la historia del jaral, y todo lo que dices cincuerda, solo que no aparece Pedro Moncada como dueño, ellos salieron de ahí cuando la revolución aproximadamente en 1910, no entiendo por que se perdió en la historia, no conozco la hacieenda, bueno el casco, me gustaría saber si es posible conseguir permiso para visitarla, gracias, muy bueno tu reportaje.

    ResponderEliminar
  7. Estimada Ma. Elena:

    Gracias por tus comentarios. La Hacienda acepta visitantes, es cosa de llegar y buscar al encargado.

    En cuanto a la información de los ultimos dueños y como llegó a sus manos, será bueno leer el libro publicado por el padre Ibarra editado en León, Gto. Se llama tal cual, Jaral de Berrio y tiene toda la historia completa del lugar.

    Por último.Hay que recordar que luego de la Revolución las haciendas, que ya habían sido saqueadas por la "bola", fueron repartidas, y como suele suceder "el que parte y comparte..." todo esto finalizó en los treintas cuano Lázaro Cardenas las repartió en la Reforma Agraria.

    ResponderEliminar
  8. mi bisabuelo fue el ultimo administrador de esa hacienda junto con mis abuelos y mis padres estubieron por mucho tiempo trabajando y viviendo en la misma, mi bisabuelo era don constantino armendariz, mi abuelo roque jaime lara y mi padre ramon jaime armendariz k estubieron desde 1950 hasta 1991 viviendo ahi claro toda la familia permanecio viviendo ahi por muxo tiempo obiamente hasta yo.sus ultimos dueños fueron rutilo rojas e hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Jaime gusto en saludarte le puedes preguntar a tu papa si conoció a paz ella vivió mucho años en esa hacienda.

      Eliminar
  9. hola! felicidadez! es grandioso todo esto, pero tengo una pregunta, estoy haciendo mi arbol genealogico y de alguna manera se une una familia apeyidada saldaña nieto con los marqueses de jaral. podrian ayudarme a saber k relacion tienen? hay enredos en los registros k no puedo resolver. la familia es de San Luis Potosi. AGRADECERIA CUALKIER INFORMACION. GRACIAS MIL.

    ResponderEliminar
  10. Saben quíen es el actual dueño de tan imponente palacio? Estuve ahí este fin de semana y es una pena que se encuentre en esas condiciones.
    Excelente investigación de este lugar.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. RPECIOSA HISTORIA ,,,, LLENA DE ..." HISTORIA " , GRACIAS POR SUBIRLA , .

    ResponderEliminar
  12. preciosa la historia de la hacienda , ¿¿¿ y los descendientes de Margarita Raigosa y MONCADA , donde están , que FUÉ de ellos .

    ResponderEliminar
  13. Hola.felicidades no solo por tan interesante historia tambien por su contenido informativo. mi nombre J.C Duque Martinez agradeceria saber si alguna persona tiene informacion de la Sra.Amanda Moncada y Sr.Rodrigo M Duque. soy Horiguinario de S.L.P radique en la Hacienda el tepetate 1953a 1958. Mis abuelos eran horiginarios de San Felipe torres mochas lo narrado en esta paguina se asemeja mucho a leyendas que escuchaba de nino acerca de mis antepasados Gracias Jcduquemartinez@gmail.com

    ResponderEliminar
  14. Felicidades me podria informar , como obtener informacion de la hacienda de los saldivar, en zacatecascerca de fresnillo mi abuela era Atilana Flores Saldivar o Zaldivar, vivia en Torreon, Coah. me urge tenia 1 hermano tito, los otros hermanos se fueron a Durango y otros a california, deseo hacer mi arbol genealogico. Gracias mi correo es rosele210655@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar
  15. Felicidades alguien me puede dar informes de la hacienda de los saldivar en fresnillo zacatecas el nombre de mi abuela era Atilana Flores Saldivar, mi correo rosele210655@yahoo.com.mx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los Saldivar puedes encontrar muchas referencia en el libro: "Los señores de Zacatecas" escrito por Frédérique Langue, publicado por el Fondo de Cultura Económica en 1999. Y si quieres averiguar más sobre tus antepasados, hay un sitio en Internet llamado Family Search en donde encontrarás mucha información.

      Eliminar
  16. Escribo una novela sobre la vida de la gente del pueblo en época de gloria de dicha hacienda. Espero poder compartir un día con quien le interese.

    saludos

    ResponderEliminar
  17. Muy hermosa la hacienda, ya me imagino todas las leyendas q se han dicho de ella. Visitemos medico deberás q hay lugares extraordinarios

    ResponderEliminar
  18. esta propiedad pertenecio a mis antepasados y es un gusto verla mis tatarabuelos eran los dueños es impresionante conosco poco de mi arbol genealogico y sera super volverlo a reconstuir

    ResponderEliminar
  19. Hola, tendran informacion de quien sea el dueño de Hacienda jaral de berrio?

    ResponderEliminar
  20. Me encantan las historias pero creo que está más, por eso fuimos para ver realmente de cerca, pero aquí no aparece la pintura de la niña que aparece con palomitas.

    ResponderEliminar
  21. Como se llama la niña que aparece en la pintura de la Hacienda SAN DIEGO JARAL DE BERRIO. Acudimos a visitarla pero aquí en la historia no aparece la foto y su descripción.

    ResponderEliminar
  22. Hola. Queremos visitar la Hacienda el 30 de diciembre. Será posible recorrela en esa fecha? Gracias. Paris Moncada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paris, ¿tú eres descendiente de los dueños?, los Moncada?

      Eliminar
  23. De todas las haciendas del Camino Real, esta es la que más me impresionó

    ResponderEliminar