lunes, 3 de octubre de 2011

La plaza de toros abandonada por el rumbo de los Quiriceos.

998.- A dos días del artículo número MIL llegamos a pie y caminando a este coso abandonado en mitad de un camino rural que si no conoces bien el área no sabes si seguir a a derecha, a la izquierda, al norte o al sur... es el rumbo de los Quiriceos, el rumbo de los Parangueos, el rumbo de las Labores, justo donde colindan el municipio de Valle de Santiago con el de Salamanca. Pero, ¿habrá alguna razón para encontrar una plaza de toros en esta zona?

Pues sí que la hay. Si nos vamos a la historia más reciente, este es el rumbo de la dinastía Silveti, no dudo que en este sitio se hayan entrenado Alejandro o David (qepd), pero ese es un dato que desconozco, solo supongo. Lo que sí sé y es porque lo leí en el libro de Haciendas de don Isauro Rionda es que aquí, hubo cría de toros de lidia. Sabemos ya que las haciendas del rumbo eran de don Pedro Lascuráin, luego pasaron a manos de los Jesuitas, luego a la familia Cortazar y Rábago y para mediados del siglo XIX son adquiridas por don José María Godoy, quien muere en 1862 y sus haciendas de San Nicolás de Parangueo, Rincón de Parangueo y San José de Parangueo pasan a propiedad de sus hijas: Gertrudis, Carmen y dos más cuyos nombres desconozco.

"A partir de la década de los ochenta estas haciendas seguían siendo, no obstante la repartición anterior, el más grande latifundio de Valle de Santiago, donde vivían más de 700 personas. Había una escuela para niños varones sostenida por el erario estatal, a donde asistían más de setenta infantes; sus toros de lidia alcanzaron gran fama regional..." (1)

Aquí, pues, encontramos la referencia de los toros de lidia, se habla del 1880 al 1889, pero creo que esta plaza es más reciente, no podría deducir cuándo fue construida pero que tenga 130 años, lo dudo, como quiera, no deja de ser sorprendente. Veamos unas tomas más:












Cuando hablamos de feracidad en las tierras del valle de Santiago, bien nos podremos referir a estos "truenos" ó "laureles de la india" que crecen espectacularmente por el rumbo.

Esta es la hacienda de San Diego, que en algún momento (supongo) fue parte de San Nicolás de Parangueo, esto debido a su proximidad.

Y ahora estamos en la de San José o de los Mogotes, la verdad nunca supe a ciencia cierta cual es el nombre de esta propiedad a donde no me permitieron entrar.


Fuente:

1.- Rionda Arreguín, Isauro. Haciendas de Guanajuato. Ediciones la Rana. Guanajuato, 2002.

4 comentarios:

  1. Mis padres nacieron en estos rumbos de Valle. Fui a visitar el ano pasado. Si gustas, te podre enviar un video corto de la entrada de la hacienda de San Diego. Esa vez, encontre las puertas grandes abiertas y me atrevi a pasarme para tomar video.

    ResponderEliminar
  2. Y "las piedras" siguen transmitiendo, pese a su abandono...

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de san diego quiriceo y en lo anos 80 aun estaba en uso la plaza lo se porque de nino atendi varias toreadas

    ResponderEliminar
  4. YO SOY DE LA FAMILIA HERNANDEZ Y HACIAMOS LAS TIENTAS DE TOROS CADA AÑO EN ESA PLAZA NO TIENE TANTOS AÑOS ABANDONADA FUE EL PRD QUIEN INVADIO LA HACIENDA Y NOS DESPOJARON MATANDO A LOS TOROS DE LIDIA CON TRASCAVOS

    ResponderEliminar