jueves, 20 de octubre de 2011

Templo y convento de San Bernardino de Siena, Xochimilco.

Nuevamente estamos en el Metro, en la estación Tasqueña, allí hay que ir a la otra taquilla, la de los boletitos verdes que son los del llamado Tren Ligero, ese continúa rumbo sur por la Calzada de Tlalpan, de pronto verás a la derecha el Estadio Azteca, allí es donde el tren dobla y sigue en dirección a Xochimilco, de la estación terminal se caminan unas diez cuadras cortas y llegamos a es hermoso sitio: el templo y ex convento de San Bernardino de Siena.

El atrio es grande, empedrado, destaca la fachada del templo que se comenzó a construir en 1535. La estructura es enorme, pesada, con toda la idea medieval bien presente. Destacan las almenas que nos dan la idea de un castillo-fortaleza del estilo característico del siglo XV europeo.

ASCANMEZCO LESICCASTOL LIVITLMANC _ETBTLI. OTUBRE 1567 AÑOS NICANOMOTOCA Esto es lo que dice la placa que se localiza entre el templo y la entrada del convento, no tengo la menor idea de lo que dice allí, me llama la atención la palabra final: Nicanomotoca, me recuerda el Nicanmopohua, el relato de las apariciones Guadalupanas, pero no se que querrá decir... ¿Algún conocedor que nos lo aclare?

La portada de entrada al templo es muy sencilla, allí vemos que dice se acabó en 1590. Se dice que en la notaría parroquial el libro de bautizos comienza en 1587, ya estamos manejando tres fechas distintas; en los sitios de información de Xochimilco dicen que se comenzó a construir en 1535 y se terminó en 1590, 55 años. Recuerdo que la mayoría de este tipo de recintos anda entre los 25 y 30 años de construcción, pero aquí rebasa por mucho ese promedio...

Hay detalles muy interesantes dentro de la sencillez de la portada, como este angelito en la base de la columna.

Vemos como sigue presente la perfección en el labrado de piedra desarrollado por los antiguos mexicanos en esta pila bautismal .

Otro detalle en la base de la columna de la portada principal.

Estamos ya dentro del convento, en este que es el atrio central. Notamos que la torre fue añadida años después, (no tengo la fecha), y hay un detalle sorprendente, fíjate como a la derecha sobresale luego del contrafuerte una pared, se ve un cuadro oscuro, pensaba fuera una chimenea, pero no lo es, es una representación de San Cristóbal, el protector. Encima hay una cruz.

El conjunto se ve pesadísimo, las técnicas de construcción siguen siendo medievales, lo que notas a la izquierda que parece una persona es la estatua de Juan Diego, es decir, de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin.

En la parte alta del convento, que está restringida para los visitantes, notamos vestigios de pinturas de la época, seguramente ya avanzado el siglo XVII, pues aparecen coloreadas y no en el característico blanco y negro de XVI.



Los corredores mantienen una sencillez y belleza impresionantes, me da la sensación de tranquilidad, de enorme paz y, sobre todo, de sobriedad...



Entramos ahora al templo para sorprendernos. Destaca al fondo el retablo del altar mayor del siglo XVI, vemos un solo cuerpo, así da la apariencia, pero a medida que caminamos vamos descubriendo los retablos que uno a uno van apareciendo a los lados...

La Natividad...

El de Jesús Nazareno.

La Asunción de María, veamos a detalle la pintura:

Vemos una serie de alegorías al lado de María, me da la impresión de que son las Letanías Lauretianas, reconocemos al Espejo de Justicia, Torre de David, Puerta al Cielo, Rosa Mística...

Aquí encima de lo que es la Puerta Porciúncula aparece un enorme San Cristóbal, nuevamente la presencia de las ideas medievales aparece. Esto nos remite a la Leyenda Dorada. Si te interesa saber más sobre esta forma de representar a San Cristóbal, entra aquí. Recuerdo haber visto una pintura igual, de un gigante en el templo de Santiago Tlatelolco.

No identifico bien a cual de las 60 advocaciones marianas existentes fue levantado este retablo, en la pintura de arriba hay una escena de la Sagrada Familia.

La Dolorosa.

El Ecce Uomo.

El Sagrado Corazón de Jesús.

La Virgen de Guadalupe, arriba de ella aparece San Sebastián.

Y llegamos a uno de los más extraordinarios retablos que hay en la ciudad de México. Para entenderlo mejor veremos los puntos que se establecen para el desarrollo de una catequesis que era, en realidad, por lo que se construían de tal magnificencia:"1.- Escenas de la vida de Jesús y de María como seres humanos. 2.- Doctrina Cristiana; los apóstoles y los cuatro padres de la Iglesia latina occidental, que son, además, parte de la estructura cristiana de la Iglesia. 3.- Jóvenes mártires de la época primitiva del Cristianismo que ofrendaron su vida a Dios, y que están allí para que los indios tomen ejemplo en una etapa similar en el nuevo mundo. 4.- Fundadores de las dos órdenes mendicantes, con sus cofundadores, o sean, las que organizan las segundas órdenes de los mendicantes. 5.- Grandes predicadores del momento crucial del Cristianismo, tema por cierto, tratado con más amplitud ya que el santo patrono, Bernardino de Siena, es uno de esos predicadores. 6.- Seres privilegiados dentro de la concepción Cristiana. 7.- Cristo rodeado de los fundadores, sus hermanos de órdenes, ya que cristianamente se considera hermano de Cristo al que funda comunidades religiosas, por tanto son hermanos de hábito. 8.- Las Virtudes Teologales, que son la base para vivir y morir, y llegar por fin al Padre Eterno que es el único fin de la vida". (1)

De abajo a arriba y de izquierda a derecha: San Lorenzo, San Miguel, San Bernardino de Siena, San Juan Bautista, San Esteban. Mancebo con vides, Santa Catalina de Siena, Inmaculada Concepción, Santa Clara de Asís, mancebo con frutos. El Padre Eterno custodiado por la Fe y la Esperanza.

Santo Domingo de Guzmán, Cristo, San Francisco de Asís. San Miguel, San Bernardino de Siena, San Juan Bautista.

Abajo los doce apóstoles. San Ambrosio, San Gregorio, Virgen de Guadalupe, San Jerónimo, San Agustín. San Luis de Toosa, Santo Domingo de Guzmán, Cristo, San Francisco de Asís, San Antonio de Padua.

Impresionante el trabajo logradrado en la cúpula, creo que, cuando decidas ir a conocer este templo, debes de hacerlo con mucha calma, hay mucho que ver aquí...







Esta es la puerta Purciúncula, sobre de ella tenemos muchos detalles de que hablar...

Fuente:

Belgodere Brito, Francisco José. El retablo de San Bernardino de Sena en Xochimilco, estudio formal y simbólico-religioso. Suplemento 2, Número 39. Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM. México, 1969.

6 comentarios:

  1. Felicidades,muy buena la entrada. Yo soy de Xochimilco.

    Te faltó reparar en el Retablo de las ánimas, que tiene 4 pinturas de Cristobal de Villalpando de 1685.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Quise decir pinturas de 1680, no 85.

    ResponderEliminar
  3. Merecido homenaje al señor Francisco José Belgodere Brito, quien siendo muy joven, año de 1959, inició la obra de rescate y restauración de este noble edificio, cuando a nadie por entonces se le ocurría ocuparse de construcciones como esta y a quien le corresponde la dirección de la primera restauración del retablo principal. Hoy, como se aprecia en las fotografías, debe haber un cura que entendió como debe ser la importancia de este monasterio del siglo xvi. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Benjamin! Otro magnífico reportaje tuyo sobre nuestro patrimonio de la Nueva España! Sobre la Porciuncula, estoy de acuerdo: "tenemos muchos detalles de que hablar!" En la tradición Franciscana, como tù ya sabes, se trata no solamente de una puerta o portal, sino de una pequeño capillita. La Porciuncula de Xochimilco era la cara de la Parroquia hacia el norte, hacia los visitantes que desembarcaban en el muelle de San Diego, según el Padre Eliseo López Soriano en su obra "Torre y Convento de los Franciscanos en Xochimilco".

    ResponderEliminar
  5. nican motoca... viene de nican aqui motoca se llama, al parecer le falta a la placa una parte o no lo se su blog es muy bueno saludos

    ResponderEliminar