lunes, 29 de junio de 2009

El gran tunar, San Luis de la Paz, al noreste del estado de Guanajuato

Fueron los Chichimecas quienes poblaron buena parte del actual estado de Guanajuato, poco sabemos de ellos, era un pueblo nómada, se les denominaba como “los bárbaros del norte” considerando el norte a partir de la gran Tenochtitlán, el territorio por donde se desplazaban conforma no solo Guanajuato, sino San Luis Potosí, Aguascalientes y Zacatecas. Su región era conocida como el gran tunar, debido eso a la abundancia de nopales que producían y siguen produciendo jugosas tunas. Aunque su cultura errante los obligaba a caminar hasta la frontera natural que formaba el Río Lerma, era más bien las faldas de la Sierra Gorda la zona hasta donde en número considerable se desplazaban y fue hasta ahí que los Jesuitas llegaron a pacificar a este pueblo, al aguerrido pueblo Chichimeca que fue el que siguió dando lucha por su soberanía a los españoles.

Los Franciscanos, primeros en llegar a la Nueva España pensaron que la accesibilidad y docilidad de los Chichimecas era la misma de los demás núcleos, ya conocidos y sometidos. No fue así, los Chichimecas ofrecieron resistencia hasta que, la sabiduría de los Jesuitas logró convencerlos de unirse en reducciones y comenzar el nuevo rumbo que la corona española marcaba. Se firmo un tratado de paz, único en toda la Nueva España, en la que unos y otros aceptaban condiciones, españoles y Chichimecas firmaron la paz. El insipiente pueblo de San Luis Rey tomó impulso gracias a los jesuitas y surge, luego del tratado, el lugar que hasta la fecha se sigue denominando como San Luis de la Paz.

Ubicado en la zona noroeste del Estado, San Luis de la Paz conserva el encanto colonial de las poblaciones levantadas cerca de las zonas mineras en donde los insumos necesarios para el florecimiento de esta industria se diera, San Luis de la Paz se volvió un importante paso en el Camino Real que iba de la Ciudad de México a Zacatecas, desde allí se conectaba a las ricas minas de Mineral de Pozos y se continuaba a San Miguel el Grande, Guanajuato, Ojuelos y Zacatecas. El Camino Real de Tierra Adentro se volvió en poco tiempo el eje rector del comercio de la Nueva España cuando su ruta llegó hasta Santa Fe, en el actual estado de Nuevo México en los Estados Unidos.

No es de sorprendernos que en la actualidad podamos ver estupendos ejemplos de arquitectura que las riquezas del comercio y la minera producen. Hay un detalle que llama la atención en San Luis de la Paz, igual se podrá ver en Guanajuato y en San Miguel Allende, es un vestigio de tiempos pasados que se denomina bitoque. Era el tiempo en que no toda la gente tenía acceso a construir su propio pozo, sino que era necesario ir a las pilas comunitarias que regularmente se ubicaban en las cercanías de la parroquia principal del pueblo. En el norte de Guanajuato, dada su orografía, surgieron los surtidores públicos de agua, los cuales aun durante la primera mitad del siglo XX siguieron funcionando, dotando de agua potable a la población. Si ves con atención a un costado del portal podrás notar uno de esos bitoques, ya no están en uso, forman parte del decorado, por así decirlo, de la ciudad. En las siguientes fotografías veras dos bitoques, en su sencillez estriba su belleza.


San Luis de la Paz tuvo en su momento una buena producción de vinos, algunos viñedos sobreviven aun al paso del tiempo, y los túneles construidos por los Jesuitas, como protección a posibles ataques Chichimecas, se utilizan como cavas, la temperatura es excelente para el añejamiento del vino, mas de las curiosidades que encontraremos en el lugar es la hacienda en donde la ya mítica película “Los tres García” fuera filmada en la época de oro del cine mexicano. Solo que, esa es propiedad privada y no hay acceso al público, se ubica a espaldas de la parroquia, es enorme, debido a que en su tiempo, las casas ricas, asentadas en el primer cuadro, contaban con huertas, entre otras cosas.

No sé tú, pero cuando me voy a conocer la verdadera riqueza que tenemos en cada metro cuadrado de nuestro país, lo primero que hago al bajarme el “flecha” es preguntar ¿dónde queda el centro? directo me voy para allá, en nuestros pueblos hay la misma organización, los mercados están cerca de la plaza, del jardín, del zócalo, ponle el nombre que quieras, es, al final, el corazón de cada pueblo. Una vez allí entro al templo, a la parroquia. Normalmente es la más antigua y la de mayor tradición y la que encierra todo tipo de historias y leyendas, esa parroquia define el rumbo a seguir cuando eres un auténtico caminador de pueblos. Si “puebleas” en auto, te puedo decir que te pierdes del 50% de lo que cada lugar te ofrece. Como aquí, en San Luis de la Paz, la cúpula de la parroquia encierra toda la belleza y misticismo… ¿te has puesto a pensar a dónde van todos los rezos y las buenas intenciones verbales que los files recitan, lloran, claman, cuando están en los templos? Indudablemente que se agolpan en las cúpulas. Aquí la de San Luis Rey por dentro y por fuera… maravillosa como todas.


Te contaba que antes de los Jesuitas, estuvieron los Franciscanos, ellos levantaron una capilla que sigue aun en pie, a un costado de la parroquia, lo que ves en la foto es su portada, pero vela con atención, cada vez que estés frente a un templo del XVI, XVII o XVIII ve preparado para interpretar cada detalle, aquí por ejemplo tenemos dos bien importantes, si amplias la foto veras que al centro, en el arco que forma la entrada hay una calavera. Esto no es un símbolo de misterio, mucho menos de algo fúnebre. Significa a “nuestro padre” Adán. Se piensa que su cuerpo descansaba en el monte calvario, luego fue allí en donde se levantó la cruz en que Jesús murió. Esta representación no es más que una alegoría a esta idea. ¿ya viste lo que hay hasta arriba?

Un “pueblero” se mete al mercado, allí está concentrada la esencia de México, el tianguis con la plaza, el comercio desde la apreciación auténticamente mexicana, con la europea. En los mercados mexicanos estamos frente a una más de las manifestaciones de sincretismo que se dio durante la conquista, así pues, nosotros los auténticamente mexicanos, nos metemos al mercado, a ver, a oler, a disfrutar de formas y colores. A gustar con los cinco sentidos lo que dentro de ese recinto sucede. Las comidas más deliciosas, ricas y, sobre todo, autenticas, están en los mercados, esa es la segunda parada obligatoria en todo pueblo. La visita se termina, habitualmente, en el pasillo donde se venden tamales o gordas o cualquier otra verdadera “delicatesen” de nuestra culinaria.

Hay algo muy especial en San Luis de la Paz, eso no lo había visto antes en ningún otro de los pueblos y ciudades que conozco de México. Las esquinas reforzadas. Estas que ves en las fotos son, supongo, de principios del XIX, pero a ciencia cierta no lo sé, son esquinas que tienen un pilón como contrafuerte para contener el peso de los muros de uno y del otro lado. Son interesantes, en una parte de la ciudad, la que va del centro a la terminal de autobuses, es donde las verás en mayor número, en Mineral de Pozos también las hay. Esto, por si no lo sabes, se le denomina: Arquitectura Vernácula… que bonita palabra ¿no lo crees? ver-ná-cu-lo… Salamanca, Guanajuato, el Bajío, nuestro México, hoy más que nunca confirmo eso que a un ladito de esta columna podrás ver, aquello de que… “tenemos tanto que ver, que no nos atrevemos a ver”, te dejo unos fotos mas…







4 comentarios:

  1. amooOo san luis su arquitectura la parroquia es muy padre deberian poner que tio de arquitectura es y quien la mando hacer y con quien

    ResponderEliminar
  2. HUGO MORIN RAMIREZ17 de marzo de 2012, 12:52

    SAN LUIS ES EL PUEBLO NATAL DE MIS PADRES YO SOY DEL DF PERO ME SIENTO MAS DE SAN LUIS QUE DE AQUI YA QUE ES UN PUEBLO MAGICO Y ESPECTACULAR YA HORA QUE TENGO MIS HIJOS DESEO QUE ELLOS AMEN TANTO SAN LUIS COMO YO, COMO DATO MI TIO FUE EL PBRO ESTEBAN RAMIREZ MOYA(HISTORIADOR DE SAN LUIS DE LA PAZ)
    HUGO MORIN RAMIREZ

    ResponderEliminar
  3. hablen de las danzas!!!! estas son parte de la historia de san luis de la paz!!!!

    ResponderEliminar