viernes, 19 de junio de 2015

La Danza de Diablos, presencia de la tercera raíz en México

   Una de las sorpresas que me llevé la semana pasada, cuando se celebraba en Salamanca la Octava de Corpus fue la presencia de una Danza que, cuando vi el póster que promovía el evento organizado el día del Gremio Automotriz, en el que decía de la Danza de Diablos, pensé vendrían del Estado de Guerrero, pero no fue así, pues este grupo venía del vecino Valle de Santiago, población que guarda las mismas características genéticas de todas las ciudades del Bajío: una mezcla bastante variada de pueblos que van desde españoles (de varias regiones) a mexicanos (de varias regiones) y africanos que llegaron en calidad de esclavos a trabajar, más que nada, en las minas de Guanajuato, pero no quiere decir que hubo solamente población negra en la capital del Estado, los hubo en todos lados. Aquí en Salamanca, por ejemplo, al revisar el libro de Bautismos de la Parroquia, aparecen un número considerable de negros y mulatos. Recordemos que al sur de León hubo una congregación de negros llamada, precisamente, Cañada de Negros.

    Es por eso que no caigamos en sorpresa cuando vemos en las nada estudiadas Danzas Tradicionales del Estado de Guanajuato, que de pronto aparecen los tintes de la llamada "tercera raíz", la africana, en estas manifestaciones de la Cultura Popular. Se trata de la Danza de Diablos o "Diablitos", creada en la "Costa Chica" del Estado de Guerrero, (la costa chica es la parte que va de Acapulco hacia el sur, (la Grande va al norte). Se trata de la manifestación del pueblo negro oprimido y esclavizado a través de una Danza que eso es lo que nos muestra.

    Este grupo de Danza, de alguno de los barrios de Valle de Santiago, Guanajuato, o quizá de la Casa de la Cultura (eso no lo sé), desarrolla la Danza de Diablos al modo de la Costa Chica, con su atuendo de ropa desgarrada y las máscaras de cartón representando al demonio, van produciendo unos ruidos extraños, comienzan en dos hileras que se van abriendo y forman un círculo en el que van ejecutando sus evoluciones, en cada tramo de la Danza se tiran al suelo. Hay al centro un curioso personaje, se trata de una mujer vestida de blanco que representa el alma; esto debido a que, en tiempos virreinales se pensaba que ni indios ni negros tenían alma.

    Hay una interesante descripción de la Danza en el blog del maestro Jaime López Jiménez, entra aquí y verás más detalles de lo que es esta tradición dancística. Y, para reafirmar la idea de que la presencia negra, en la Danza tradicional de Guanajuato sigue presente, tenemos el caso del Torito, que, según la tradición se origina en la Hacienda de Chichimequillas por un grupo de mulatos.
















Un estudio sobre la Danza Tradicional en el Sureste del estado de  Guanajuato lo encuentras aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada