jueves, 21 de julio de 2016

De Cuernavaca y sus cruces atriales del siglo XVI

    El tema lo he acariciado mucho y creo es el momento ideal para compartirlo públicamente pues estamos iniciando las tan ansiadas vacaciones que muchos tendrán y podrán ejercer el noble oficio de turista. Pero, si queremos ser buenos turistas es necesario documentarnos antes de que comience le tourné (el tour, el viaje, el recorrido, el paseo, etc.) para optimizar nuestros tiempos. Así pues, si tienes en proyecto pasar unos días por Cuernavaca, no pierdas el tiempo en el tema del Cuau, sino ve algo extraordinario que la ciudad guarda: sus cruces atriales.

  En Cuernavaca sobreviven nueve cruces atriales, del siglo XVI (luego veremos las de los siglos XVII). Quizá solamente sean ocho pues hubo una que no encontré. Algunos datos de las cruces los obtuve de un libro que lamentablemente olvidé anotar su nombre y autor, era una guía turística ya vieja, que encontré en una biblioteca cercana a la Catedral, los otros a fuerza de caminar y de preguntar por la calle sobre el paradero de las cruces.

  Las primeras tres se localizan en la Catedral, una está al centro del atrio-jardín que tiene por límites la capilla del Tercer Orden y la Capilla Abierta, es la que veremos en la siguiente fotografía, la otra está empotrada, no la pude ver pues estaba en trabajo de restauración la portada lateral de la Catedral, es la que vemos en la imagen blanco y negro. Una más, en la fotografía anterior, está en la pared norte, es decir, también en la lateral.

   Desconozco si hubo (o hay) más cruces en la Catedral, solamente vi estas tres, las empotradas me recordó mucho las cruces Pasionarias que vi en Tepeapulco, Hidalgo. Como no conozco cabalmente la ciudad de "la eterna primavera", se me hizo un poco complicado entender su distribución, y orientarme por sus múltiples pueblos, todos de nombre náhuatl: Acapantizngo, Amatitlán, Ocotepec, Analco, etc. Ahora entiendo que, ante el crecimiento poblacional la que originalmente fueron numerosos pueblos de indios, ahora están todos integrados en una ciudad: Cuernavaca. 

   En el pueblo, ahora barrio de Cuernavaca, de nombre Tlaltenango, dicen que hay tres cruces, una de ellas es la que vemos en la imagen, es la primera que veo que fue pintada, para saber más de este barrio, entra aquí.

   La otra cruz está en la barda perimetral de la parroquia, no la pude ver pues fui al lugar exactamente el día que comenzaba su fiesta, eran tal la cantidad de puestos que no la vi, ahora, usando la tecnología de Street Finder, la podemos apreciar en tan singular ubicación.

  A este barrio no fui, la imagen la ubiqué en el blog que menciono, se trata de la cruz atrial que sobrevive en Tetela del Monte, en el atrio del templo de los Santos Reyes.

  Hasta aquí hemos visto unas cruces atriales que bien podríamos catalogar de "normales", en el sentido de que están o estaban en el centro del atrio, como ombligo. Recordamos que los atrios fueron cementerios originalmente, y que allí estaban con sus curces. Cementerios que luego se volvieron atrios. Recordamos también que encuentro una fuerte relación entre el Altépetl y el significado de la Cruz Atrial como punto de referencia. Todo esto lo menciono por lo siguiente: 

   En el mencionado libro decían de unas cruces que se localizan sobre una calle, la de Francisco Leyva, me pareció curioso que no estuvieran ubicadas dentro de un templo, así que fui a en busca de la calle, me dieron la indicación que por el rumbo de la terminal de autobuses, no la principal, sino la del Pullman de Morelos, y de por ahí me mandaron hasta... donde se localiza esta: en mitad de la calle mencionada, entre Cuautemotzin y González Bocanegra.

   Por demás extraño que una cruz atrial no esté en su lugar: un atrio, sino en plena calle. Al ver la placa que al igual que la cruz sobreviven a la intemperie y a los humanos, se alcanza a leer que es franciscana y del siglo XVI, también que fue desplazada de su lugar original, además, que está catalogada por INAH.




   Y las sorpresas no terminan ahí, justo en la esquina de Leyva y Cuautemotzin está otra cruz, también del siglo XVI, sobre la calle... ¿por qué?

   Pues creo que esto viene a confirmar la teoría de que las cruces las había de diferentes tipos, digamos que las del cementerio, las propiamente atriales, las empotradas y estas que marcaban los límites del barrio.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada