viernes, 1 de julio de 2016

Las puertas verdes por todos lados en México

   Si eres asiduo al Bable, recordarás que hace unas semanas, que andaba por Los Altos de Jalisco hubo algo que me llamó la atención y, muy a mis habituales obsesiones, comencé a ver puertas verdes y azules por todos lados, luego aprendí(mos) que esa era una tradición venida del Medio Oriente, que llegó a España y de allí, brincando el Atlántico se avecindó en México. Al detalle no le había puesto atención hasta ver en pueblos y ranchos de la parte de Jalisco por donde andaba una notoria abundancia de puertas verdes las más antiguas y azules las de menos años. Ahora que lo reflexiono y me voy a una parte de mi archivo fotográfico a buscar puertas en esos tonos y comienzo a encontrar que por muchos rumbos de México la tradición sobrevive. Comenzamos con esta, de principios del siglo XX en Salamanca, Guanajuato.

  Esta la encontré en Santa Cruz de Juventino Rosas, Guanajuato, se le ven los años encima.

Una puerta verde-agua en el rancho de Rivera de Guadalupe, municipio de Salamanca, Gto.

 Esta la vimos por uno de los tantos callejones de Guanajuato.

Una más por los callejones de Guanajuato.

Esta la ubico mejor, también en Guanajuato, por la plaza de San Roque.

Ahora por la Tierra Caliente, en la población de San Lucas, Michoacán.

También en la Tierra Caliente, en el antiguo Pungarabato, actual Ciudad Altamirano, Guerrero.

Otra más por Ciudad Altamirano, Guerrero.

Esta corresponde a los portales en San Lucas, Michoacán.

En la ciudad de México la vimos en la Casa de los Azulejos, en el andador Madero.

En el Centro Histórico de CDMX una puerta de tono verde-agua en la antigua casa de los padres Agustinos, por el rumbo de la calle de Moneda, no en esa calle, pero por ahí.

También en el centro de la CDMX, por la calle de República de Chile (creo) cerca del callejón de Lazarín... vemos que también en la ciudad existió la tradición de pintar de verde las puertas y ventanas.

Una ventana verde Carácuaro, Michoacán.

Ahora, por otro rumbo, vemos el mismo tono de verde que en Teocaltiche, Jalisco, pero esta la vi en Charcas, San Luis Potosí.

En la estación del tren en Catorce, ojo, este no es el Real de Catorce, es la Estación Catorce, en San Luis Potosí, las ventanas están pintadas de azul.

Aquí seguimos en Estación Catorce, San Luis Potosí, las puertas de La Saltillera, tienda que supongo fue un "emporio" en los tiempos de abundancia en el Real de Catorce, son de color azul.

En Real de Catorce vimos esta puerta azul...

Y en Taxco, Guerrero, también vi una puerta verde.

 Las siguientes fotografías corresponden al rancho Puerto de Valle, municipio de Salamanca.




 Una más por Salamanca, Guanajuato.

Una puerta azul en Valtierrilla, Guanajuato.

Aclaro que soy obsesivo en ciertos temas, y que no estoy viendo moros con tranchetes, puertas verdes y azules las puedo ver por cualquier sitio, sí, pero hay ciertas características que las vuelven únicas y que van íntimamente asociadas con la tradición llegada de España que floreció por varios siglos, todavía en el siglo XIX la tradición marcaba, por buena parte de México pintar las puertas y ventanas de verde.. o azul, eso lo podemos comprobar al leer novelas costumbristas en donde se menciona el detalle. Y, aunando a esta obsesión ayer, justo ayer viendo la película Corre niño corre, que trata sobre la persecución judía en Varsovia, la gran mayoría de puertas y ventanas que aparecen en el film son de esos tonos...

2 comentarios:

  1. Buena tarde Benjamín, yo recorde esta canción al leer esta entrada (verde). Quiza solo tiene que ver la coincidencia del nombre de la misma, aquí te dejo el vínculo para que la escuches. Saludos.
    https://www.youtube.com/watch?v=PUzr0AOwIhk

    ResponderEliminar
  2. Mi abuelo que vivió 100 años tenia su casa en el barrio de san miguel en Celaya, y recuerdo perfectamente su puertita antigua de madera color azul...

    ResponderEliminar