viernes, 15 de julio de 2016

El puente de La Quemada, Patrimonio de la Humanidad, en el olvido

  Hace apenas seis años los Gobernadores de varios Estados de la República se reunieron para 10 de ellos apoyar la presentación que Durango lidereaba para postular el concepto del Camino Real de Tierra Adentro, CRTA, para ser nominado Patrimonio de la Humanidad. Por concepto se entendía que era la primera vez que no se trataba específicamente de un sitio, sino que era una ruta que comprendía 60 puntos que lo conformarían. Cada Estado decidió los lugares que cumplían con los requisitos que los criterios (criteria) de Unesco establece y así se integró la lista, abundante en Durango, escasa en Chihuahua.

  Al concepto de CRTA se incluyeron sitios que ya habían conseguido la denominación de Patrimonio de la Humanidad: el centro histórico de la ciudad de México, el de Querétaro, el de San Miguel de Allende, el de Guanajuato y el de Zacatecas. Algunos puntos se volverían emblemáticos, como el Colegio Jesuita de Tepotzotlán, sede del Museo Nacional del Virreinato. Unos entrarían en discusión pues se alegó que ese no era el paso del CRTA, como el pueblo de Aculco o Lagos de Moreno y las tres haciendas que, por motivos... curiosos, Aguascalientes propuso: Cienguilla, Peñuelas y Pabellón. Curiosos en el sentido de que están localizados distantes a lo que fue el trazo del CRTA.

   De algún modo lo que el 1° de agosto de 2010 en la XXXIV Reunión del Comité de Unesco  en Río de Janeiro declaró Patrimonio fue lo que México le presentó y México presentó lo que sus Gobernadores aprobaron ¿bajo qué criterio? lo desconozco. Me llama especialmente la atención el caso del Puente de la Quemada, el que vemos en las imágenes que obtuve de Google Earth el cual tiene el título de Patrimonio de la Humanidad y está en total olvido. En Guanajuato hay cosas tan espectaculares que deberían estar en la lista y (tampoco sé la razón) sencillamente las ignoraron, me refiero a la Hacienda de Jaral de Berrio. 

  Pero el asunto no queda allí, va mucho más atrás cuando, siendo Secretario de Turismo Rodolfo Elizondo (originario de Durango), junto con INAH comenzaron a desarrollar el concepto de CRTA; tuvo su propia imagen, un logotipo diferente al actual y una ruta distinta a la que se presentó a Unesco, sale de sobra comentar que estos criterios (los locales) tienen mucho que ver con la política. Pues Unesco tiene una criteria muy bien marcada: "La sección del camino que discurre por territorio mexicano, fue inscrita en la Lista Indicativa Mexicana en noviembre de 2001, bajo los criterios culturales (i) y (ii), los cuales hacen referencia a: i) Representar una obra maestra del genio creativo del hombre; y, ii) Ser la manifestación de un intercambio de influencias considerable, durante un determinado periodo o en un área cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura o de la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño de paisajes"

   Y cuando se le dio el titulo de Patrimonio al CRTA los criterios en que se basaron fueron: (ii): "testimoniar un importante intercambio de valores humanos a lo largo de un periodo de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, en el desarrollo de la arquitectura o tecnología, artes monumentales, urbanismo o diseño paisajístico" y (iv): "ofrecer un ejemplo eminente de un tipo de edificio, conjunto arquitectónico, tecnológico o paisaje, que ilustre una etapa significativa de la historia humana".

  Y con criterio, criteria, y criterios, de unos, de otros y de los demás, el Puente de la Quemada, en el municipio de San Felipe, Guanajuato, sigue allí porque fue muy bien construido, y sigue allí sin recibir la atención adecuada de la autoridad correspondiente. (El texto en cursiva lo tomé de Wikipedia.)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada