miércoles, 26 de enero de 2011

Hacienda de La Goleta, Soyaniquilpan, Estado de México

Dando un ligero desvío del Camino Real de Tierra Adentro, llegamos a la Hacienda de La Goleta, una de las tantas haciendas mexicanas que guardan un impresionante pasado y que, debido a las consecuencias de la Reforma Agraria, ahora está un poco en el olvido, no cayéndose a pedazos pues luego de que fuera fraccionada, la gente la ha mantenido pues se volvió casa habitación de varias familias. Esto que vemos fue algo que capté a través de una ventana que fue de lo poco que se me permitió fotografiar.

La Hacienda de La Goleta está ligada, y en mucho, a la historia de Santiago de Querétaro pues, fue su creador quién, luego que decidió vivir en esa ciudad, la engrandeció, la decoró, le puso su acueducto, todo con los buenos dividendos que, entre sus tantos negocios que poseía, le brindó la hacienda de La Goleta.

Nos referimos al muy afamado Marqués de Villa Villar del Aguila cuya historia es una más que nos dice lo que unas buenas relaciones públicas, los contactos adecuados y un país sometido, como lo fue la Nueva España, aunado a unas tierras pródigas, aderezado con un poco de corrupción, dan por resultado una riqueza inmensa. ¿Mencioné algo del braguetazo también? Creo que no.

Juan de Urrutia y de Inoriza llega a los 20 años de edad a la Nueva España, muchos de sus paisanos ya estaban aquí, algunos ocupando puestos clave en la administración real y, como él siendo peninsular -se dice que inculto, ignorante y patán- y eran precisamente los nacidos en la península ibérica los más aptos para ocupar las posiciones gubernamentales que proveían de buenos dividendos, él, al poco tiempo logró acumular una ligera fortuna.

Lo del braguetazo, así lo menciona, rotunda, directa y gallardamente don Íñigo Laviada en el anteriormente citado libro de Vida y Muerte de un Latifundio; lo dió con la que era considerada una de las damas, mejor dicho niña, en la literal extensión de la palabra, más encumbradas, doña María Gerónima López de Peralta Pujadas y Cervantes. Heredera del segundo mayorazgo creado por su señor abuelo (¿o bisabuelo?), el legendario don Gerónimo López Trujillo, el llamado "caballero del lagarto". De este personaje ya habíamos hablado hace año y medio, fue él quién participó en las fundaciones de la zona de Salvatierra y Tarimoro (si mal no recuerdo).

Pues aquél ignorante labriego, luego de casar y con una enorme fortuna en las manos, compra en 1689 el título de Marqués de Villa de Villar del Aguila al marqués de Leganés. Al poco tiempo, 1692, a los 47 años de edad muere, dejando su herencia a su sobrino, don Juan Antonio de Urrutia y de Arana quién, colocado en una envidiable posición de relaciones políticas y sociales en la capital de la Nueva España logró acrecentar la fortuna heredada, comprando los terrenos de San Agustín de Buenavista hacia 1693, lugar en donde se construyó la Hacienda de La Goleta.

A los 29 años de edad, en 1699, el segundo marqués de Villa del Villar del Aguila contrajo matrimonio con la que era considerada la dama más rica de toda la Nueva España y, seguramente de todo el continente, doña Josefa Paula Guerrero Dávila y Fernández del Corral quien heredó de sus abuelos una enorme cantidad de propiedades, entre ellas 75 casas en la ciudad de México y 6 haciendas (Tinganbato, San Martín, San Pedro Ixtapantongo, San Gabriel Mataltepec, San José del Cerrillo y La Magdalena).

Como no tuvo hijos, él, el Marqués, decidió traer a tres de sus sobrinos, primero a Sebastián Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, llegó en 1728, murió en 1740. Era soltero, jamás tuvo la idea de casarse. Vino luego José Antonio Fernández de Jáuregui y Urrutia, quién ocupó importantes posiciones en la administración virreinal, llegando a ser el Gobernador de la Provincia de Nuevo León. Él casó con María Gertrudis de Villanueva. El tercero de los sobrinos que llegó a la Nueva España fue Agustín del Campo y Urrutia, quien murió siendo muy joven. Consecuentemente fueron los hijos del segundo sobrino, José Antonio, quién heredaría los títulos y las propiedades.

Fue así como Juan Antonio María Fernández de Jauregui y Aldama se convierte en el tercer marqués de Villa del Villar del Aguila, casando en primeras nupcias con Dolores Sepitén, al poco tiempo fallece y casa, en terceras nupcias con una de las más acomodadas damas del Bajío, Ana María de la Canal, hija del conde de La Canal de San Miguel el Grande. Es su primogéntio quién hereda el mayorazgo y, consecuentemente, el título.

Juan José Fernández de Jáuregui y Septién murió antes que su padre, habiendo disfrutado de los beneficios y la administración de La Goleta. A partir de la muerte de Juan José, el mayorazgo recayó en su hermano Juan María, quien administró y gozó de La Goleta en vida de su padre y heredó todas las haciendas vinculadas, a partir de 1812. Fue el cuarto marqués de Villa del Villar del Aguila y vivió el proceso de la independencia.

De 1805 a 1809, La Goleta fue demandada varias veces por el pueblo de San Francisco de Soyaniquilpan por problemas de linderos, ante la Real Audiencia y sus órganos locales. El mayordomo de la hacienda, el indio Gerónimo Valenzuela, complicó la situación derribando una cerca del pueblo y subiendo la renta de los pastos que alquilaba a los naturales. El mayorazgo fue acusado de despojo y el pueblo demandó la restitución .

Desde la iniciación de las luchas de Independencia, las haciendas disminuyeron su rendimiento. Juan María Fernández de Jáuregui heredó muchas deudas a favor de la iglesia y de prestamistas; fue un mal administrador y acrecentó las deudas. A partir de 1823, cuando el Congreso disolvió los vínculos de los mayorazgos, otorgó una serie de gravámenes sobre La Goelta. No pagó en tiempo. Fue demandado en la ciudad de México a donde se trasladó por una temporada hasta que fue obligado a vender la hacienda a un plebeyo lugareño, Mariano Reyes, en 1828".

Tremenda es la historia y, sobre todo el desenlace de la Hacienda de La Goleta, luego vendrían los tiempos en que los acaudalados Romero de Terreros la adquirirían.... ahora sigamos viendo algunas fotografías más.






Este es un bebedero de ganado, es decir un abrebadero....

Y esta una linda burrita, seguramente preñada, pues son las que dejan en los corrales o pastando en su dulce espera. Al ver esta escena recuerdo algo que el autor Laviada comenta en su libro: "En 1665 partió para México Juan de Urrutia Inoriza, de veinte años de edad, sin más instrucción que la de ocho meses de asistir a la escuela de Gordejuela y un corto curso de mundanidad porco antes de partir. Era analfabeto, con rudimentarios conocimientos de lectura. Sus coterráneos avecindados en México se encargarían de desasnarlo".





17 comentarios:

  1. Justamente hoy fuimos a visitar esta interesante construcción, y tenemos las fotos identicas, solo que hay una persona que no nos dejo entrar a la iglesia y que es la misma que no deja a donde desemboca una canaleta de agua y ahi hay una trilladora de trigo y sebada movida por el flujo de agua y que desgradiadamente no aparece en esta pagina y que la enriquecerian mas. ARQ. JAMS de Tula Hgo.

    ResponderEliminar
  2. bueno ps yo ya fui y es muy interesante las cosas como en dode hacian los alimentos de los animales

    ResponderEliminar
  3. yo tambien ya he ido pero es una tristeza ver como los partidos politicos en su afan de ganar simpatizantes pintan las ruinas que son patrimonio de la humanidad

    ResponderEliminar
  4. Alguien si fue en esta hacienda donde se filmó la película del santo "santo contra las lobas", es que acabo de verla y me parece que es aquí.

    ResponderEliminar
  5. He tenido el gusto de conocer la hacienda hasta el ultimo rincón me ha costado mucho trabajo lograr que me permitan el acceso espero documentar mas acerca de esta construcción, ojala y algún día se pueda lograr el rescate de estos monumentos que narran un poco de nuestra historia que al final de cuentas es lo único que tenemos.

    ResponderEliminar
  6. Las familias que ahi viven nunca dejaran que se remodele para ser un edificio historico, tal como deberia de ser. Es realmente una lastima que ningun gobernante haga algo.

    ResponderEliminar
  7. SOY DE ESE PUEBLO KUANDO KIERAN IFORMACION BUSKEN A RUBEN GUEVARA

    ResponderEliminar
  8. por lo que yo se es que se ha platicado con las personas que habitan en la hacienda para tratar de remodelar y mantener en buen estado la construccion pero algunas personas no estan de acuerdo incluso no hace mucho trajeron a personal del inah pero no se logro que las personas estuvieran de acuerdo

    ResponderEliminar
  9. Curiosa esta página que ha llegado a mis manos . Me llamo Jokin Inoriza Izaguirre y soy y vivo en Gordejuela de donde salió seguramente mi antepasado Juan de Urrutia y Inoriza. Voy a indagar en el arbol geneálogico. Urrutia ha sido una de las familias más importantes del pueblo. El escudo de la Torre hoy desaparecida, se encuentra en los jardines de Molinar de Gordejuela, junto al mismo Ayuntamiento, pues ha pasado a ser el escudo del mismo pueblo. Una pena que hace muchos años cuando estuve viajando por México y estuve en Queretaro, no conociese esta historia y poder haber visitado estos lugares. De todas formas yo he escrito un libro titulado de "Gordejuela a Gordexola" en el que figuran muchos personajes de la historia de México, que nacieron o cuyas familias era Gordejolanas entre ellos Ignacio de Allende, heroe nacional , cuyo padre Domingo nació aqui. En mi segundo tomo espero incluir la historia de Juan Urrutia Inoriza y de este bello lugar de Queretaro.

    ResponderEliminar
  10. Por si alguien quiere comentar algo o enviarme alguna fotografía del lugar para incluirla en mi nuevo libro mi email es jokin24@telefonica.net

    ResponderEliminar
  11. Entre mis averiguaciones he encontrado la partida de nacimiento de Juan Urrutia e Inoriza. Aunque en la partida figuran los apellidos algo cambiados Juan Orutia Ynorriza, hijo de Domingo y de María. Nacido en Artziniega y bautizado en la Iglesia de la Asunción el dia 3 de diciembre de 1645. Aunque sus hermanos nacieron en Llanteno. Tanto Artziniega como Llanteno son pueblos limitrofes con Gordejuela, por lo que si pudo ser segun comenta Iñigo Laviada en su obra, viviese y estudiase en la escuela de Gordejuela donde ya existía ya una desde 1574, y desde aqui emprendiese al viaje a América. En cuanto que fuese analfabeto, no lo creo, pues en esa epoca un antepasado mio, y pariente suyo, Lucas Inoriza y Urrutia, que tendría la edad de sus padres, era Recaudador de impuestos de los Oñacinos, grupo que dependia del rey de Castilla. Yo creo que tendría una cultura básica y que dispondría de un dinero para poder hacer el viaje hasta México, que normalmente salían desde Cádiz. Como murió sin descendencia heredó el marquesado su madre Maria Perez de Inoriza. Hay que constar que el Perez aqui es nombre no apellido. En esa época y sobre todo en la provincia de Alava se puso de moda el que las mujeres se llamasen, Mari Perez, Mari Ortiz , Mari Ruiz y esto dió lugar a que sus hijos lo llevasen como apellidos compuestos. Jokin Inoriza Izaguirre.

    ResponderEliminar
  12. sugiero lucionen y de verdad apoyen a esta ahcienda que se la van a acabr las personas que lo habitan que comprendan que es patrimonio nacional, haganlo llegar a las autoridades correspondientes

    ResponderEliminar
  13. Es una pena que no se de a conocer éste hermoso lugar como debería :-( estas personas que la han dejado deteriorar de esa manera no saben ni lo que tienen.

    ResponderEliminar
  14. Alguien tendrá información acerca de su arquitectura?

    ResponderEliminar
  15. la película de santo contra las lobas se filmo una parte en la mansión de san juan del río y el resto en una casa que esta en el centro de nopala de villagran hgo.

    ResponderEliminar
  16. Con orgullo digo que mi mamá nació ahí. La que me cuenta historias increíbles de mi abuelo que él pudo haber sido niño cuando llegaba Porfirio Diaz o cuando Pancho Villa paso por ahí.

    ResponderEliminar