lunes, 3 de enero de 2011

El Templo de San Francisco Javier en Tepotzotlán, Estado de México

El catálogo de monumentos, 60 son ellos, que conforman el Patrimonio de la Humanidad bajo el concepto de Camino Real de Tierra Adentro no puede tener mejor principio que este lugar: el hermosísimo templo de San Francisco Javier en Tepotzotlán en dicha ciudad mexiquense. Obra que rebasa, en todo, el más glorioso adjetivo que pueda buscar en las vastedades de la lengua española, pues metro a metro es una obra soberbia.

Al aproximarnos a él, hacia el lado izquierdo, se nos presenta una cúpula de singular forma, esa corresponde a la Capilla de Nuestra Señora de Loreto, algo que, por si no nos hemos llenado de belleza los ojos, luego de ver la portada del templo, al entrar nos quedamos no sin palabras, sino sin respiración.

Esta es la puerta lateral y leemos que "en el Tepotzotlán, pobaldo del norte del Valle de México, la Compañía de Jesús fundó el Seminario de San Martín, un importante centro de enseñanza tanto para los pobladores indígenas de la región como para la instrucción de los novicios jesuitas. La obra que culmina todo el programa devocional es la magnífica fachada del templo de este noviciado dedicada a San Francisco Javeir, que se superpuso a una anterior del siglo XVII. Comenzó su construcción en la segunda mitad del siglo XVIII, exactamente en 1760, y se terminó en 1762".

"Formalmente se encuentra entre las llamadas portadas estípite que recerean las obras de Jerónimo de Balbás y, sobre todo, de Lorenzo Rodríguez, autor de las portadas del Sagrario Metropolitano de la ciudad de México de las que se derivan otras muchas que repiten los elementos estructurales y ornamentales y que caracterizan la arquitectura del barroco del estípite tanto en la capital como en las regiones..." (1)

Son 116 las esculturas que conforman el decorado de esta fachada, a eso agreguemos los ornamentos que van apareciendo: angelotes, róleos y demas caprichos que van sumándose en algo que si pensamos, se realizó en tan solo dos años, demostraban algo: la riqueza de la Compañía de Jesús en la Nueva España y los magníficos trabajos que los cantereros mexicanos realizaban. En el nicho aparece San Francisco de Loyola. San Pedro en la parte alta del nicho. San Esteban a su izquierda y San Luis Gonzaga a la derecha. San Justo y Santa Justa a la izquierda de San Igancio.

Es impresionante ver la fachada del templo, en buena medida era una obra viva de catequesis, entonces, luego de doscientos años de evangelización, la gente estaba ya habituada a la tumultuaria corte celestial, a los cientos de santos, que ahora, por docenas se nos van presentando en la imponente fachada de Tepotzotlán.

San José, San Pablo y San Lorenzo aparecen, de izquierda a derecha en esta parte, que es la derecha de la calle derecha (aquí se nos presentan tres calles, mas lo que son propiamente las columnas estípite a cada lado del nicho.) San Francisco de Borja es la escultura del nicho central. Y sí, en efecto, proviene de la misma familia que Lucrecia. Los impresionantes títulos que llevaba San Borja eran: Duque de Gandía, Marqués de Llombay, Grande de España, Virrey de Cataluña, III General de la Compañía de Jesús y bisnieto del Papa Alejandro VI. San Pastor y Santa Rufina, entre otros, aparecen a su lado derecho.

Uno de los cientos de detalles que ornamentan la fachada del Templo de San Francisco Javier, sede, junto con el Colegio, del Museo Nacional del Virreinato en la actualidad. Uno de los recintos que es, practicamente, un deber de todo mexicano, visitar una vez en la vida.

Uno de los cuatro Evangelistas, difícil de identificar, le falta la mano con uno de sus atributos.

En la parte alta Dios Padre, abajo, de izquierda a derecha, la Vígen María, el Niño Dios, San José. Ponle atención a la alegoría del Sagrado Corazón debajo del Ñiño Dios y enfrente al Corazón, aparece un angelote.

San Ambrosio y otros tres Padres de la Iglesia aparecen dentro de la parte baja de las ornamentadísimas calles, simbolizando que ellos son los pilares de la Iglesia. Será bueno pensar en las largas sesiones de los diseñadores para determinar quién y en qué lugar deberían aparecer en la fachada.

Este detalle donde aparece San Pablo, San Lorenzo y San Francisco de Borja, ya lo habíamos visto, pero nuevamente lo incluyo, en un ángulo distinto, para que veas el trabajo excepcional de escultura en cantera que se logró.

San Francisco Javier en el cuerpo central concentrando toda la fuerza que la fachada representa.

Excepcional es el detalle de los ángeles novohispanos que presentan la ventana del coro, la cual, armoniza a la perfección con todo el conjunto.

La cantera labrada en cada parte, incluso en las interiores, un auténtico bordado, trabajo exquisito que nos deja sin aliento.

Esta es ya la parte alta, aquí encontramos algo en verdad digno de puntualizar. Todos los edificios públicos y los templos que se sabían eran monumentales, no sólo Catedrales, sino cualquiera otro que fuera hermoso, incluían el escudo de la Corona Española. Una vez consumada la Independencia, uno de las primeras órdenes que se dictaron fue la de desaparecer todo escudo español, en su lugar se colocó el Escudo Nacional. Aquí lo ves del lado izquierdo.

Y viendo a San Pedro concluímos esta visita a lo que es unicamente la fachada del excepcional templo de San Francisco Javier en Tepotzotlán, Estado de México. Será bueno anotar que el templo no funge más como recinto religioso, es ahora una parte del Museo en la que sus retablos son propiamente la exhibición que allí veremos. Excelente manera de comenzar la exploración del Camino Real de Tierra Adentro. Una vez más diré que me faltará vida para ver todas las maravillas que México guarda.

La que fuera la entrada lateral.

Si te preguntaste que cómo fue posible identificar a cada uno de los Santos, Santas, Mártires, Apóstoles, Arcángeles, Padres, Doctores y demás que allí aparecen, te sugiero busques en la red el documento llamado: San Francisco Javier de Tepotzotlán, México. Un ejemplo de la exteriorización de la liturgia y de la exclaustración de los programas iconográficos en poblaciones mestizas. Universidad de Málaga. Reyes Escalera Pérez y José Miguel Morales Folguera. De allí tomé lo entrecomillado.

7 comentarios:

  1. Me parece informacion muy importante. ¿Me permites citarte en mi sitio?

    http://entepotzotlan.blogspot.com/

    Mi correo personal es xiib.eve@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Sabes si aún hay misas ahí??

    ResponderEliminar
  3. Este templo no está en funciones, es parte del museo, es una sala más del museo. Se usa ocasionalmente como sala de conciertos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. hola tengo un libro que me en contre en una escabacion en guadalajara con unos billetes muy an tiguios don de este libro narra toda la historia de este lugar senala con de talle quienes estuvieron en este lugar y cuanto fue el costo de lugar como informacion real de la construccion del templo el ano y donde se encuentran las entradas de las bobedas supterranias es una obra escrita de los profesores. viginio gonzalez santa ana e ignacio huerta es te libro fue es crito en el ano de 1924 trae fechas de 1550. como numeros de cantidad de micioneros que estuvieron ayi como las matansas de los mismos. en ese lugar. mi correo es millonario@hotmail.com.mx

    ResponderEliminar
  5. Entonces no se pueden celebrar bodas ahi????

    ResponderEliminar
  6. uuuu eso m sirve para mi tarea

    ResponderEliminar