martes, 29 de noviembre de 2011

Limbania, una santa desconocida en el templo de San Agustín en Salamanca.

En una visita más, a las ya muchas que he hecho al templo de San Agustín, encuentro en la Sacristía una pintura que me llama la atención, no por su trazo, que es muy sencillo, sino por lo que representa. Afortunadamente el pintor siguió la regla primitiva de que toda imagen debe llevar el nombre del beato o santo representado, esto a sabiendas de que, fuera de los más... digamos, populares, el resto no son del todo conocidos. En el ángulo inferior izquierdo leo: B. Limbania. Y en la imagen aparece una monja acariciando a una especie de leona con cara semi humana, este atributo no es nada conocido para mí, ni idea de lo que pueda representar. ¿Quién fue Limbania? ¿De qué época? Se dice que en el último conteo oficial de santos se incluyeron 6 538. Pero hemos leído por allí que hay más de 10 mil, quizá veinte mil.

Si hay algo imposible de lograr es incluir el catálogo completo de santos. Si recurrimos al Martirologio editado luego del ajuste del calendario, en tiempos del papa Gregorio XIII, en 1582, allí leemos que ya antes se había hecho una concentración de información: "El Sumo Pontífice Clemente III destinó siete notario para que en las siete regiones o barrios de la ciudad de Roma escribiese cada uno en el suyo con toda diligencia los hechos de los mártires; y el papa san Fabián ordenó siete subdiáconos para que presidiesen a los enunciados Notarios..." (1). Lo hecho por el papa Fabián ocurrió en el siglo III y lo de Clemente III en el siglo XII, esto nos da idea de la complejidad que se incluye en el Martilologivm Romanvm, que es, el catálogo de los santos.

"Hay una referencia segura de que cerca del año de 1294, la cabeza de una santa o beata llamada Limbania, era venerada en la iglesia de Santo Tomás en Génova, pero sobre la identidad o la época en que vivió la beata no hay ningún dato histórico. Hay algunos libros antiguos, en los que se afirma que la santa vivió en el siglo XII y era originaria de Chipre, abandonado su tierra para conservar su virginidad. Vivió como reclusa en el monasterio benedictino de Santo Tomás, escogiendo el sótano de la cocina, en donde llevaba una vida de extraordinaria penitencia flagelándose con fierros. En 1509 la iglesia de Santo Tomás pasó a las monjas agustinas que, con el tiempo transfirieron a Limbania a esa orden. El culto a la beata se establece hacia 1344 cuando se abre el proceso de canonización por sus milagros. Hacia 1562 su imagen era ya representada. Para 1600 su festividad se establece para el 16 de junio". (2)

Pero como todo en la vida tiene un pero, éste lo encontramos con la beata cuya imagen se encuentra en el templo de San Agustín en Salamanca, pues en la "estmpita" que aparece en uno de los sitios electrónicos que a coleccionar este tipo de impresos se dedica en donde vemos a la beata con el atributo de la nave, la cual es usada en representaciones de distintos santos, y marcada como de la orden Benedictina, además con festividad el 16 de agosto. Con esta santa nos damos cuenta de cuan complejo es ese catálogo de santos o Martiologivm Romanvm.

Fuentes:

1.- Martirologio Romano. Imprenta Real. Madrid, 1791.

2.- Sitio Electrónico: Santiebeati.it

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada