martes, 13 de mayo de 2014

El Coche-calesa de Yucatán: Otro de los vestigios de la época de esplendor henequenero.

   Estamos en Yucatán, Estado en el que vemos, en algunas de sus ciudades, que aun siguen en uso los carruajes que, durante los años de esplendor de las Haciendas Henequeneras, eran el transporte habitual para la gente que contaba con los recursos. Seguramente que la llamada "Casta Divina" contaba con mejores vehículos que éstos que ahora vemos. Mérida, Valladolid, Izamal y Motul son los sitios en donde he visto que siguen en uso, regularmente con fines turísticos pero, como es el caso de Motul, como medio de transporte regular dentro de la población. El nombre que comúnmente usamos es el de Calandria, pero eso como que aplica más bien para Guadalajara, pues, por esta península yucateca se les conoce como Calesas. Y en este Bable, en donde siempre nos gana la curiosidad, nos vamos a averiguar realmente cuál es su nombre, para ello nos apoyamos en la Enciclopedia Yucatanense.

   "El Florón. Este vehículo es uno de los primeros de ruedas usados en la Colonia y solo servía para transportar pasajeros de un lugar a otro de la ciudad o de las Villas. Era una especie de coche antiguo de caja y techo cuadrado de cuatro ruedas, sin estribos y cerrado con puertecillas. La caja de este coche estaba colgada y sostenida sobre dos resistentes correones o sopandas de cuero y con dos largas varas de madera por delante. Era tirado por mulas o arrastrado por indios o negros esclavos. Se usó en el siglo XVII.

   "El Quitrín. Era un cochecito de dos ruedas, generalmente sin tapacete y muy débil, apenas para dos personas, originario de la isla de Cuba. En la época de la Colonia, a finales del siglo XVIII y primer tercio del XIX, era muy popular en Yucatán, construyéndolo carpinteros del país. Uno de los pasajeros manejaba la caballería; era sumamente rápido.

   "El Calesín.- Carruaje abierto, parecido a la Calesa, pero más sencillo que ésta. Era de cuatro ruedas y a veces de dos y con dos asientos. Estaba cubierto por un fuelle o capote de vaqueta plegable, y era manejado por un conductor que iba sentado en un pescante improvisado con una tabla, en el piso y en la parte delantera del carruaje, apoyando los pies en el estribo. El coche, aunque de procedencia europea, fue muy usado en Mérida en las postrimerías de la Colonia y subsistió hasta principios del siglo XIX.

   "La Calesa.- Este era un carruaje exclusivamente para la ciudad, mucho menos sólido y grande que el Calesín, de donde se derivó. La caja era de madera, de forma cuadrada y amplia hacia el techo, angostándose en líneas curvas hacia el piso. Tenía cuatro columnas y esquinas de madera, como el actual coche-calesa, que surgió a imitación de aquella. La Calesa era el carruaje típico de la ciudad de Mérida. Fue usado exclusivamente por la gente principal y de recursos, y aunque existían muchos de propiedad particular, había casas empresarias de calesas para darlas en alquiler, guardándolas en adecuadas cocheras. Fueron los primeros taxis o coches de punto.

   "El Coche-calesa.- Al ser ampliados los caminos carreteros de la Península -importante mejora comenzada a finales del siglo XVIII, durante el gobierno progresista de D. Lucas de Gálvez- comenzaron a usarse, desde la segunda o tercera década del siglo XIX, algunos vehículos de fabricación europea (o antillana), como la Volanta y el Landó; luego se extendió el uso de la carretela inglesa de caja abierta y de toldo de piel plegadiza, llamado por antonomasia "coche Victoria", en honor de la Reina Victoria de Inglaterra que la usó por primera vez. Estos vehículos solo los importaban los pudientes que podían costearlos". (1)







Mérida en 1970.

   Catálogo de Coches, Calesas, Landós, Carruajes, etc., que se mostró en la Exposición Universal de París en 1869, seguramente alguno de esos modelos son los que siguen rodando por algunas de las calles de algunas de las cálidas ciudades yucatecas.

Fuente:

1.- Enciclopeida Yucatanense. Tomo IV. Gobierno del Estado de Yucatán. México, 1977. pp.841-853

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada