lunes, 19 de mayo de 2014

Valladolid, Yucatan, la Sultana de Oriente.

   Seguimos por el oriente de Yucatán, llegamos, luego de una breve escala en Tikuch, a Valladolid, la que lleva por título o, en todo caso, como apodo, el de Sultana de Oriente. Valladolid es la segunda ciudad más importante del Estado luego de Mérida, (hay que considerar que Kanasín tiene más habitantes pero, como es zona conurbada d Mérida), con una antigüedad que se remonta a la mitad del siglo XVI pues fue fundada en 1543, colocándola dentro de las 50 ciudades más antiguas de México, la número 41 para ser exactos, según la relación que da García Cubas en su Memoria de 1861.

   A Valladolid llegamos luego de un año de la anterior visita, ya cuando había obtenido el título de Pueblo Mágico y, como lo comenté en aquella ocasión, de todos los pueblos incluidos en ese listado, sin dudas Valladolid se perfila a ser uno de los mejores de todo el país por varias razones que lo potencializan al ofrecer una buena cantidad de opciones para conocer dentro de la población y, sobre todo en sus alrededores.

  Cancún y la Riviera Maya, lo sabemos bien, es la zona de mayor número de visitantes de todo el país, incluso se considera como el centro turístico más grande de latinoamérica. De todos esos 7 u 8 millones de visitantes algo así como la mitad realizan la excursión a Chichen Itzá, muchos de ellos haciendo escala en Valladolid. 

   En la actualidad se encuentra en construcción la autopista que saldrá de Playa del Carmen para un punto llamado El Tintal, allí se unirá a la autopista Cancún - Mérida haciendo todavía más fácil y rápido el acceso a Valladolid. Ciudad que se preparó a fondo para recibir el título de Pueblo Mágico dejando un centro histórico estupendo, ordenado, limpio, seguro y, si eso fuera poco, habrá que añadir la belleza del conjunto, el cual, como lo dije una vez, está hecho a "escala humana".

   La ubicación de Valladolid la convierte en el próximo gran centro turístico de México, pues, aprovechando el flujo tan grande que hay en la costa caribe, lo que esta parte del oriente ofrece es la opción cultural, con una gama extraordinaria de zonas arqueológicas: Chichén Itzá, Tulúm, Cobá y Ek Balám. De pueblos con ritmo pausado de vida, iglesias antiguas, tradiciones, artesanías, son muchos los que hay en rededor a Valladolid. Aunemos a todo ello los cenotes, el fácil acceso que, dentro de poco habrá a la isla de Holbox, a la ría de Lagartos, a las enormes playas de El Cuyo. Habrá que poner especial atención a Valladolid, pues, seguro estoy que, en cosa de 5 años será un enorme foco de atención para los visitantes que van más allá de la experiencia de pasar sus vacaciones en la playa.

   Y de las opciones culinarias vallisoletanas... te podría llenar una página entera.

   Estoy un poco más familiarizado con Valladolid, así que, entro a la parroquia de San Gervasio para cumplir con mi habitual recorrido, y, objetivo de esta escala, paso la tarde en la biblioteca local pues encontré, finalmente, los 9 tomos completos de la Enciclopedia Yucatanense y ese tipo de información es la que busco. Por cierto, la palabra buscar, en Yucatán, se entiende totalmente diferente a lo que la palabra significa, pues por acá buscar es sinónimo de encontrar. Así pues, buscando lo que buscaba, ahora me dedico a recorrer sus calles, y esto es lo que por allí encontré:


El ex convento franciscano de San Bernardino de Siena.

En el oriente de Yucatán hay construcciones del Oriente del mundo.

La cruz atrial de la parroquia.

Templo de Santa Ana.






Templo de Santa Lucía.









Templo de San Juan.


Antiguo templo de San Roque, actual museo de la ciudad.


   Dormimos en Valladolid, mañana iré a la comisaría de Popolá, intuyo que una grata sorpresa me espera por allá...


1 comentario:

  1. Que hermoso es Valladolid, muy pocos ha tenido la fortuna de visitar este pueblo mágico que contiene en si los mejores hoteles, cerca de muchos cenotes, lleno de cultura y no olvidar chichen itza

    ResponderEliminar