martes, 1 de noviembre de 2016

El muerto al hoyo y el vivo al pollo: Víspera del Día de Muertos en Salamanca

   La cosa del graffiti cuando no tiene sentido no es de mi agrado, cuando hay una razón pasa de ser eso, un mero graffiti a una expresión de arte urbano, es cuando me gusta. Así que, en esta víspera del Día de Muertos en el que no hay clases en las escuelas, las tiendas abrieron solo la mañana y Salamanca está con un reposado tránsito vehícular, me voy caminando por toda la Clouthier, hasta llegar a Guerrero, ahí doblo, y sigo hasta el panteón municipal, el Panteón de Las Flores. La intención es atestiguar el movimiento en el panteón en la víspera del día que la iglesia marca como los Fieles Difuntos y la tradición ha impuesto como Día de Muertos. 

   Son unos cinco o seis kilómetros los que camino, voy fotografiando todo lo que me llama la atención y que nos dice algo de la festividad. El resultado es interesante y nos deja ver la mucha vida que hay en una fiesta que recuerda a los muertos, el mucho color que el luto tiene y que compruebo lo que el dicho dice con aquello de "el muerto al hoyo... y el vivo al pollo". Así que, trazada la ruta y el objetivo, salimos a caminar y esto fue lo que apareció por la calle en tan particular día.












































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada