jueves, 10 de noviembre de 2016

San Martín, el calendario agrícola, la matanza y otras tradiciones

  En el otro blog publiqué la leyenda que hay en torno a la veneración de San Martín Caballero que se celebra el 11 de noviembre en un pueblo de la sierra de Codornices aquí en Guanajuato, el lugar se llama Terreros y a sabiendas que esa es una leyenda, entiendo que no hay antecedente histórico alguno y que a partir de una se van tejiendo otras que narran la llegada "milagrosa" de una imagen, en este caso un cuadro que representa al mencionado santo. Y como leyenda que es, se afirman cosas que no son, como la de decir que era un santo español, siendo que San Martin nació en lo que hoy es Hungría y murió en lo que hoy es Francia.

   Este santo, que es parte (creo) de la Leyenda Dorada que no es otra cosa que una especie de catálogo de los santos más antiguos, los de la iglesia Católica primitiva se le conoce como "Caballero" debido a que va montado en un caballo, de ahí que muchos jinetes lo tengan por santo patrón. Se le conoce como "Obispo" porque ocupó ese cargo en Tours, Francia. Se le conoce como "de Potiers", ciudad francesa en la que conoció a su maestro, San Hilario de Poitiers. También se le conoce como "de Tours", ciudad francesa en la que fue Obispo.

   Al cerciorarme del lugar de origen de San Martín, di, casualmente con otro dato que me hizo entender la importancia de la fecha, asociada al antiguo calendario agrícola que hoy, en este 2016 se ns está manifestando claramente con el frente frío num. 6. También entendí la razón por la cual se le representa como caballero cortando su capa en mitad, cosa que no creo haya sucedido sino que fue creada (como casi todas la representaciones de los santos más antiguos) para asociarlo a lo que ocurría precisamente con el clima y de ahí que haya sido una marca importante en el calendario agrícola. (La que vemos en la imagen es la capilla de San Martín Caballero en Salamanca, lugar al que no fui hoy debido al frío que hace.)

   Cuenta el relato piadoso que San Martín siendo un soldado romano encontró un día a un menesteroso al que le regala la mitad de su capa y es así justo como se le representa, esos son sus atributos, la capa y la espada. El acto está asociado en el calendario agrícola con el día en que comienza el frío, apenas hace unos días llegamos a la mitad del otoño y ya está de manifiesto el frío que asociamos con el invierno, de ahí que la idea bondadosa a través de los años representó el acto del cobijar al desprotegido. Y lo que ocurría en la Edad Media era que para el día de San Martín comenzaba la matanza de cerdos.

   Con el frío, hielo y nieve que hay en latitudes más al norte, los animales tendrían poco que comer, así que al matar a un cerdo, usando hasta el rabo se preparaban comidas, de ahí que surgió la técnica del embutido que, al salar la carne, habría que comer durante el invierno por aquellos rumbos nevados y de ahí que se hayan acuñado tantos refranes de los que apenas ayer tuve noticia en la que la idea del frío queda manifiesta con la festividad de San Martín y el sacrificio de los cerdos, puercos, cochis o como los acostumbres llamar. (En la imagen vemos la que se cree es la tumba de San Martín.)

  Y encuentro que: "A cada chanco le llega su San Martín"; "De San Martín en adelante ya no hay diablo que aguante"; "El veranillo de San Martín dura tres días y fin"; "Pasado San Martín solo siembra el ruin"; "Por San Martín fuego a la castaña y mano al barril"; "Por San Martín el mosto es ya vino". 

  "Llegó el San Martiño, fiesta grande del mundo rural. Hoy es el día de la matanza del cerdo, que se celebra con banquete de lo perecedero del despiece al rematar el trabajo de rellenar los embutidos y de salar las piezas que van a la artesa. Y es el día de probar el vino del año, de colgar el ramo de laurel sobre la puerta y abrir los furanchos. No se sabe bien por qué le tocó a san Martín presidir esta fiesta con la que se clausura el tiempo de recolección y se prepara la resistencia contra el frío; sí se sabe que es una advocación antigua. La pintó Brueghel el Viejo, según vemos en una oscura pintura recientemente rescatada por el Prado, en la que el pueblo se arremolina, se empuja, se emborracha y vomita en torno a una enorme cuba recién perforada, mientras el santo, a caballo, repite el famoso gesto de utilizar su espada de centurión romano para cortar con ella su propia capa y darle la mitad a un pobre". (Tomado de La Voz de Galicia, te recomiendo leer el artículo completo.)

  Un poco más al norte de España también se celebra a San Martín pero en otra connotación: "La Fiesta de San Martín (en neerlandés Sint-Maarten, en alemán Sankt Martin o Laternen Fest) se celebra cada 11 de noviembre (ocasionalmente la víspera) en zonas de Flandes y de los Países Bajos, en Alemania, Dinamarca, Austria, Suiza, Eslovenia, Tirol (Austria y parte del norte de Italia) y Alta Silesia con motivo de la festividad católica de San Martín de Tours, aunque sus orígenes son probablemente pre-cristianos. La fiesta de San Martín se ha extendido en la cultura popular más allá de su origen religioso, y se celebra en algunos países independientemente de las creencias religiosas de cada cual". (Wikipedia.)

  En buena medida la fiesta de las linternas en torno a San Martín es algo próximo al Halloween y la idea de esta fiesta en honor al santo es el origen de que a San Nicolás se le haya asociado con el Santaclós que bien conocemos en México... al final todos vivimos en el mismo planeta, cada quien con sus costumbres y tradiciones y cada quien con su religión.

  Como colofón agregamos que sí hay una Fiesta de la Matanza en México, ocurre en Octubre (no en el día de San Martín) en la Mixteca, rumbos entre Oaxaca y Puebla, se dice que es el tercer jueves de ese mes cuando se ejecuta la matanza. En Tehuacán, Puebla, hay toda una fiesta que mantiene la tradición, lo puedes ver aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada