sábado, 21 de febrero de 2015

Tlalnepantla y uno de sus vestigios prehispánicos. Estado de México.

      Te lo contaba ayer, que esta vez nuestro recorrido es en busca de la ruta y sus posibles vestigios de que fuera el trazo original del Camino Real de Tierra Adentro, razón por la cual me vine a esta parte en el norte de la ciudad de México, justo en donde se une la ciudad con los municipios del Estado de México que forman la zona metropolitana, un auténtico monstruo. Y ahora nos vamos a Tlalnepantla, para encontrarnos con una pirámide incrustada en la mancha urbana: Tenayuca.

    Te contaba de la sierra de Guadalupe y de los cerros y montañas que la conforman, ahora la vemos, nunca he pasado por ahí de noche, debe ser espectacular el panorama con las miles de luces que van ascendiendo entre los cerros, de día el panorama es de impacto, sea por el frenético tránsito de vehículos, sea por los cientos de miles de construcciones que se adhieren a los cerros, las cuales están siendo pintadas y comenzamos a ver tonalidades rojas, azules, cafés, colores intensos y contrastantes, quizá la idea es darle color para crear una identidad, cosa necesaria pues el panorama de bloques de cemento gris creo que motivan poco a quienes por ahí viven, pero esos coloridos están cambiando en mucho el aspecto de la zona. 

    Este cruce de caminos es gigantesco, se trata de la autopista Naucalpan-Ecatepec, que va por abajo, y la México-Pachuca por arriba, y si giramos 360 grados veremos construcciones, construcciones y más construcciones. Vamos rumbo a la Central de Autobuses del Norte, salimos del Estado de México, para entrar a la ciudad de México por la Delegación Gustavo A. Madero, de allí tomaremos un pesero, combi o colectivo y volveremos a entrar al Estado de México pues, justo en donde se divide el Distrito Federal y el Estado de México, justo en donde se juntan las Delegaciones Gustavo A. Madero y la Azcaptzalco, es allí en donde se levanta la pirámide de Tenayuca que, para sorprendernos más aun, es una especie de Templo Mayor, en cuanto a diseño y concepto dual, pero a escala.

    Esta parte me es más familiar, montones de veces he pasado en el autobús que me lleva a Salamanca; recordarás te he contado que he vivido en la ciudad de México, en Cancún y en Los Cabos, cada vez que iba a saludar a mi familia, invariablemente tenía que llegar a México para de allí continuar a Salamanca, por lo tanto esa avenida de los Cien Metros y esa Calzada Vallejo la conozco desde hace, al menos, 45 años, pero debo entrecomillar "conocer", pues solamente he pasado por ella, en ambas direcciones, cientos de veces, ahora lo hago con mucho más atención para ir identificando mejor los puntos que me indiquen si por ahí era el paso del Camino Real... y sí que lo fue.

      La Avenida Cien Metros, es justo en donde está la Central de Autobuses, es más conocida como Eje Central, continúa al norte hasta topar con la Avenida Tenayuca o Avenida Tlalnepantla o Avenida Mario Colin, luego de cruzar la Autopista Naucalpan-Ecatepec y el río de los Remedios. Allí se dobla al poniente y en el cruce con el Eje Central, mejor dicho, en donde termina, allí es Tenayuca.

    Este es el río de los Remedios, a la derecha se ve el puente por donde va la Autopista, al fondo del cerro del Chiquihuite.

    Casas, casas y más casas, calles, calles y más calles, al fondo vemos la Sierra de Guadalupe...

    Y este es el punto. es donde se localiza Tenayuca, viendo al frente es Tlalnepantla, a mi espalda la Delegación Gustavo a Madero, a la izquierda la de Azcaptzalco.

    Esta foto la tomé desde Tlalnepantla, viendo hacia el Distrito federal el Metrobus, tipo gusano, de color rojo, es donde termina, la estación se llama Tenayuca y de allí sale rumbo al sur de la ciudad.

   Supongo que los de Tlalnepantla dicen que esto es responsabilidad del Distrito Federal y los del Distrito Federal que es de Tlalnepantla, el caso es que, da un poco de miedo (terror) cruza por este puente, en una de esas el cemento acaba de resquebrajarse y un va a dar al paso de cientos de vehículos.

    El río de los Remedios, a la derecha el Distrito Federal, a la izquierda el Estado de México.

    Al fondo el cerro del Tenayo, en primer término la parroquia de San Bartolomé, en la colonia San Bartolo Tenayuca. al lado izquierdo, detrás de los árboles la pirámide de Tenayuca.

    El cerro del Chiquihuite.

    Y mira, llegamos a nuestro destino: la pirámide de Tenayuca, más adelante la veremos a detalle, ahora lo que nos interesa es ver cómo los vestigios arqueológicos están inmersos dentro de la mancha urbana, los hemos visto en el Templo Mayor de la ciudad de México, en Tlatelolco, en la estación del Metro Pino Suárez, ahora los vemos en Tlalnepantla, casi en la línea divisoria con la ciudad de México.

    La pirámide y al fondo la mancha urbana...

   La mancha urbana que sigue trepando por los cerros...

   Bueno, pero, ¿qué hay con lo del Camino Real? pues nada, que, como lo hemos visto ya, al partir de la Plaza de Santo Domingo, continuaba al norte hasta el templo de Santa Ana, allí seguía a Tlatelolco, luego a Tolnáhuac, que era una isla,  continuaba a Xocotita y Coltongo, que eran otras islas, para llegar a tierra firme, justo en donde se alzaba la pirámide de Tenayuca, todo ese trayecto, desde San Simón Tolnáhuac era a través de una calzada prehispánica que luego se convirtió en lo que conocemos como Calzada Vallejo. Por tierra firme, el camino, seguía a Tlalnepantla y de allí a Cuautitlán, para entrar luego de unas leguas en aquello que se denominó como Tierra Adentro.

   Increible, una pirámide, atrapada por la megalópolis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario