lunes, 21 de septiembre de 2015

De Maximiliano, el Sitio de Querétaro y la traición

  Un buen amigo me hizo llegar estas fotografías, son de Querétaro de lo ocurrido poco después de que concluyera el sitio y que Maximiliano fuera ejecutado. Las imágenes se han difundido, pero, como suele ocurrir, en ocasiones las vemos, nos sorprendemos y no las analizamos. Eso fue justo lo que me sucedió, y ahora que veo con mucha calma esta fotografía encuentro algo que me sorprende en verdad, no sé si lo lo notas. Se trata de las tumba del emperador.

  Al verlas nuevamente y con más calma, me surgen dudas, y siendo el personaje de Maximiliano tan atractivo por la cantidad de envolturas que tiene (como personaje de la historia) que tal parece nunca lo acabaremos de conocer. Eso me llevó a buscar un poco más de información y encuentro un dato del que no tenía conocimiento: la traición de Miguel López del cual se dijo que había recibido una buena cantidad de oro por haber entregado, dormido, al emperador. La cantidad era elevada pues se decía de tres mil onzas. Leo en la biografía del otro ajusticiado en el Cerro de las Campanas, junto a Maximiliano, Miguel Miramón algo relacionado con el pretendido traidor:

  "Las fuerzas de Miramón y Mejía, completamente sitiadas por un ejército juarista muy superior en número y armamento, iban debilitándose a pesar de éxitos parciales, como la sorprendente acción del Cerro del Cimatario que dirigió Miramón el 27 de abril de 1867, logrando abrir momentáneamente el cerco, hecho que inexplicablemente no fue aprovechado, como éste lo aconsejaba. El general Miramón planeó romper el sitio, pero antes de llevarlo a cabo, el fin se precipitó con la traición del coronel Miguel López, quien, en la madrugada del 15 de mayo, entregó la vital posición de La Cruz a los sitiadores, quedando la ciudad a merced de los liberales". (Wikipedia.)

  El episodio histórico es conocido como "la traición de Querétaro", juicios no puedo hacer pues conozco muy poco, mejor dicho nada sobre lo sucedido, el tema es novedad para mi, y como la pila que tengo de libros por leer es grande, no creo que pueda sacar conclusión alguna en poco tiempo, solo quiero compartir contigo la inquietud. Si quieres leer al respecto, la Universidad Autónoma de Querétaro tiene un interesante artículo en su revista con el título de: Ciudad Estrangulada.

   Sobre el fotógrafo frances, Aubert, ya habíamos hablado antes, y buscamos varias de sus fotografías, las puedes ver aquí, y de su presencia en Querétaro junto cuando ocurrió el sitio y documenta gráficamente los hechos, Wikipedia nos dice que:

  "En 1867 estaba presente como fotógrafo durante la captura y ejecución del emperador Maximiliano I y realizó uno de los reportajes sobre difuntos con mayor repercusión, especialmente en Francia. Aunque no dispuso de autorización para realizar una fotografía de la ejecución pudo realizar un dibujo a lápiz de la misma. Se dice que Édouard Manet se basó en sus fotos para realizar su serie de pinturas históricas sobre el tema, entre las que destaca la titulada La ejecución del emperador Maximiliano. El sentido del reportaje fotográfico de Aubert hizo que documentara el acto con la camisa ensangrentada del emperador que fue el blanco de los disparos, una foto de su ataúd en posición vertical y del lugar en que fue ejecutado marcado con cruces; estas fotos se hicieron muy populares y se vendieron en gran cantidad como era costumbre en aquella época".

   Luego de varios meses el cuerpo del ex Emperador, que nunca fue sepultado, fue enviado a Austria, el relato lo tenemos documentado aquí, de los otros dos personajes fusilados con él, fueron trasladados al Panteón de San Fernando si mal no recuerdo, y en Querétaro quedó marcado el sitio del fusilamiento con estas tumbas, en la actualidad lo que hay es una especie de Mausoleo o, en todo caso Cenotafio que recuerda los hechos.

  Pero lo que hay en esta fotografía, ese detalle, creo es un poco irónico. Quizá fue casualidad, pero más bien creo fue a propósito dejar allí el emblema real... el anagrama de Maximiliano I de México.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada