viernes, 4 de septiembre de 2015

El San Francisco entronizado de Real de Catorce, San Luis Potosí

    A pesar de la corta población que tiene Real de Catorce, su iglesia principal ostenta la categoría de Parroquia. El municipio tiene 9 716 habitantes, la ciudad apenas 1 392, datos del Censo de 2010, digamos que son 1,500 los que viven hoy día en Catorce como los lugareños se refieren a su maravilloso pueblo. Un número reducido, razón de la paz que hay por sus calles.

   Fueron tres épocas de auge las que tuvo Catorce en la minería, desde la primera se planeó construir un templo a la altura de las riquezas que sus minas generaban. El catolicismo llegó aquí, como en tantas otras poblaciones de México, a través de los Franciscanos, pero, a diferencia de esos lugares, aquí fue una evangelización tardía, en el último cuarto del siglo XVIII, que fue cuando comenzó el auge minero. Su primer templo estuvo en el Real de Álamos, que fue dedicado a San Francisco y es allí que comienza la veneración al Santo.

   La Parroquia fue dedicada a la Inmaculada Concepción de María, y la imagen de San Francisco permaneció en la capilla que, por el rumbo del panteón se le levantó. En algún momento, que desconozco con precisión cuándo fue, la imagen pasa a la Parroquia y comienza así el culto a Padre Seráfico el que se volvió imán de la agreste zona del Altiplano Potosino y cada 4 de octubre el conglomerado humano que llega a visitarlo triplica, cuadruplica y hasta quintuplica el número de los habitantes permanentes del lugar. Pero hay algo aquí que me inquieta. Observa con atención la imagen.

   Notarás que el santo, a diferencia de todas las representaciones que de él hay en los distintos lugares de México en donde hubo y hay presencia franciscana es distinta, pues aquí San Francisco está sentado. Fue prácticamente entronizado. Esa manera de manifestar la presencia de un santo, o deidad la vemos siempre con Dios Padre, también con las Tres Personas en donde los tres están sentados. Cuando es la Santísima Trinidad solo Dios Padre y Dios Hijo aparecen sentados. ¿Por qué aquí han sentado en un trono a San Francisco?

   Dentro de todos los vericuetos que encontramos en la iconografía religiosa vamos viendo cosas como, por ejemplo, el título de Señor o Señora. El concepto se centra en los Cinco Señores, que incluyen a San José, María, Santa Ana y San Joaquín, además de Jesús. Pero Señores también son algunos otros santos, que más bien de forma regional en México se les reconoce, como es el caso de Señor Santiago y Señor San Roque, hay quien dice Señor San Miguel. Recordemos que en la época virreinal el ser un Señor, Señora, Don o Doña eran casi títulos nobiliarios, quizá de allí venga la costumbre darles el título de Señor a algunos Santos, además de los Cinco Señores.

   Ahora bien, el sentar a un santo, no en una silla, sino en un trono es precisamente el de "entronizar" y el trono es privilegio que un Rey, una Reina, un Emperador o una Emperatriz tiene, eso en la vida terrena, pues cuando hablamos de asuntos celestiales, entonces tenemos casos como el de la Reina de México y Emperatriz de América que es la Virgen de Guadalupe. A la virgen María se le ha entronizado desde la Edad Media, del Renacimiento nos vienen imágenes sublimes de esa entronización como ésta de Rafael Sanzio.

   Tiziano también entronizó a un santo, a San Marcos en un espléndido exvoto que le encargaron hacer cuando una peste azotó a Venecia. La virgen entronizada es cosa común en las representaciones marianas de la Edad Media, tenemos a la Virgen de Montserrat o "Moreneta" del siglo XII; la Virgen de Eunate; la Virgen del Rosario de Soria, y tantas otras más. 

   Así pues, con estas ideas, vemos que en Real de Catorce se decidió entronizar a San Francisco, la cual lo vuelve una pieza única, al menos en lo que conozco de México, pues nunca antes lo había visto representado de esta forma.... tan curiosa, pues recordamos que él, Francisco, era el poverello, el "pobrecito" de Asís. Recuerdo hace varios años, que tuve la oportunidad de ir a Santiago de Compostela igual quedé sorprendido de ver a un Santiago Apóstol entronizado, con la particularidad de que, al subir a su camarín, la tradición marca que se le abraza a manera de saludo o petición. Cosas, cosas de los intrincados caminos de la devoción.












   Este es el Señor Santiago que guardo de recuerdo de Compostela, lo verás, está entronizado.

  Y este otro lo encontré en Comitán, Chiapas, se trata del Maximón, un objeto chamánico venerado en guatemala de fuerte ascendencia maya.

2 comentarios:

  1. San francisco de asis esta sentado porque hace ya varios cientos de años habia agua en lo que ahora son los voladeros que estan frente al panteon entonces una embaracion naufrago y la figura llego flotando a lo que ahora es real de catorce, y los franciscanos lo encuentran y tras la emocion lo exhibieron vario tiempo pero no tuvieron la cautela de cuidarlo bien y se les cayo, y se le quebro de una pierna, tras el asoro de no saber que hacer decidieron sentarlo y asi permanece hasta nuestros tiempos, esta historia me la conto una persona que tiene mucha informacion desconocida por la mayoria de la gente del real asi que les comparto un poquito de todo lo que se...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la explicación. Siempre había tenido esa duda.

    ResponderEliminar