martes, 27 de septiembre de 2016

A propósito del CXCV Aniversario de la Consumación de la Independencia

  Dentro de cinco años, el 27 de septiembre será un gran día, en el entendido de que las finanzas nacionales no están para festejos (igual que hace 100 años) y quizá el festejo sea evitado. Para entonces concluiremos la larga "celebración" del Bicentenario pues, para entonces se cumplirán 200 años de la Consumación de la Independencia. Suponiendo que para entonces los problemas económicos (y existenciales) del país se hayan solucionado entonces sí que tenderemos una gran fiesta y qué mejor que llegar a ella bien informados.

   El calendario litúrgico marca el 27 de Septiembre como el día de San Cosme y San Damián, los hermanos médicos que eran gemelos, es decir eran cuates. Y el consumador de la independencia, Agustín de Iturbide llevaba por nombre el de Cosme Damián debido a que nació un 27 de septiembre [1783] y, como marcaba la tradición, se le ponía por nombre el del día de nacimiento (por ejemplo, Miguel Hidalgo tenía varios nombres además de Miguel [Gregorio Antonio Ignacio] pues nació un 8 de mayo, día de San Miguel; recordemos que el arcángel tiene dos celebraciones, la otra es el 29 de Septiembre).

   Iturbide no fue la excepción ni de llevar por nombre el del santo de veneración del día que nació ni el de llevar una cascada de nombres: Agustín Cosme Damián. El personaje es tan controversial como lo es el de Antonio López de Santa Anna, que llevaba también su cascada de nombres: Antonio de Padua María Severino. A Iturbide medio se le recuerda, a Santa Anna no.

   Todos estos antecedentes son para recordar que hoy celebramos 195 años de haberse realizado aquel desfile de Consumación y mañana será el consecuente aniversario de la firma del Acta de Independencia, pero, si no leemos antes lo que fue el acta levantada en Iguala el 24 de febrero de 1821, no entenderemos lo que fue la Consumación...

   Así que te invito a leer el Plan de Iguala, no es nada largo, son 23 artículo que te irán llevando de tumbo en tumbo al concepto que, para entonces, había de la consumación de la Independencia, en la que, una vez más, como -se dice- en el grito del 16 de septiembre de 1810, se volvió a recordar al Rey de España Fernando VII. En ningún momento vemos el concepto México, ya que aun no existía, en cambio aparece el de la América Septentrional. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada