jueves, 15 de julio de 2010

El antiguo hotel de Diligencias en Arroyozarco, municipio de Aculco, Estado de México

Hoy cerramos temporalmente el ciclo de las Haciendas, lo haremos con una que ya vimos en lo que es su parte de Hacienda propiamente y veremos lo que a un lado de la Hacienda se creó y que fue pasando por los distintos niveles que en México hubo hasta llegar a ser un hotel, uno de gran clase en algún momento de la historia, hasta una película se llegó a filmar aquí. Venta, Posada, Mesón luego Hotel… estamos hablando de Arroyozarco nuevamente.


Como lo mejor que puedes hacer para enterarte de la historia de lo que fue este auténtico emporio enclavado en la primera parte del que fuera el Camino Real de Tierra Adentro ;ese que corría de México hasta Santa Fe en lo que ahora es New Mexico, y que se encontraba en la primera jornada, justo el lugar para pasar la primera noche este Hotel de Diligencias, es leer el blog Aculco, lo que fue y lo que es. Yo mejor te llevo con la familia ideal del último cuarto del siglo XIX en lo que fueran sus vacaciones de verano, cuando los niños están fuera de su obligación escolar. Justo como lo que está pasando en estos días.


Este libro es bastante curioso pues a pesar de estar novelado, los continuos diálogos entre padres e hijos son una introducción a la historia y la geografía de México, visto desde una retórica decimonónica melosa, propia de la época. Cuando esta Familia Feliz, como ellos mismos se autonombran pasan por Arroyozarco esto es lo que sucede:


Una familia feliz - Ligerísima idea de la historia de México.


En una de las calles más céntricas de la hermosa ciudad de México, vivía, hace poco tiempo, D. Juan Santiestevan, comerciante honradísimo, respetado generalmente por sus vastos conocimientos mercantiles y apreciado por la bondad de su corazón y por la belleza de su carácter.


La esposa de D. Juan, que se llamaba Luisa, pertenecía á una de las más distinguidas familias de Guadalajara: era una señora de treinta y dos á treinta y cinco años de edad, hermosa todavía, de esmerada y finísima educación y llena de esa dulce gracia que la virtud y la tranquilidad del alma hacen resplandecer en el semblante, á pesar de los años y de las vicisitudes de la vida. D. Juan y Doña Luisa se amaban tiernamente, y su unión era para ellos un manantial inagotable de ternura y de felicidad.


El cielo había bendecido cariñoso su matrimonio dándoles tres hijos: Carlos, Adelina y Luis. Carlos tenía diez años, Adelina ocho y Luis seis…


El carruaje siguió caminando con rapidez. A las diez y cuarenta y dos minutos, llegaron á Arroyozarco. Esta hacienda es bastante extensa; pero tiene un aspecto triste. El mesón y hotel de las diligencias, es un viejo edificio, de dos pisos, feo y desaseado.


Nuestros viajeros fueron alojados en el segundo piso. Inmediatamente pasaron al comedor, que es un gran salón, que se calienta en invierno por medio de una chimenea antigua. El apetito de los niños era excelente; pero el almuerzo estaba verdaderamente detestable.


El mal servicio de esta posada es proverbial entre los viajeros. La empresa de diligencias sirve mal pero cobra bien.


- Hoy nos quedamos aquí, contestó D. Juan.


— Pues vamos á dar una vuelta, dijo el niño, abrazándose de las rodillas de su padre.


— Yo tengo necesidad de poner unos telegramas y esperar la contestación; pero Carlos te acompañará.


Los dos niños salieron del hotel, radiantes de alegría.


— Mucho juicio, hijos míos, les dijo D. Juan, cariñosamente.


— ¡Qué portal tan feo! exclamó «Luis: este debe ser el de Mercaderes.


— Aquí no hay más que una tienda, dijo Carlos, apuntando en 'su cartela, y sin fijarse en lo que decía su hermano.


— Mira, mira allí la sierra; qué alta es y qué llena de árboles.


— Es la sierra de Calpulalpan que acabamos de atravesar.


— ¿Y por qué se llamará esta hacienda Arroyozarco?


— Yo creo contestó Carlos, que le dieron ese nombre por el riachuelo que hemos visto desdé el balcón.


En la tarde D. Juan los llevó á ver la fábrica de casimires que existe en la hacienda...


UN VIAJERO DE DIEZ AÑOS. Relación curiosa e instructiva de una excursión infantil por diversos puntos de la República Mexicana. Escrita por José Rosas. Corregida por el autor y aumentada Considerablemente. Imprenta de Aguilar e Hijos, México, 1881.


La propiedad de esta segunda edición pertenece á JUAN BUZO & COMPAÑÍA, a quienes el autor ha cedido todos sus derechos.


Luego de conocer a fondo los grandes hoteles que ahora se levantan en Los Cabos, bien puedo imaginar, guardando las proporciones de tiempos y espacios, lo que fue el Hotel de Diligencias en Arroyozarco, solo que, lo que vi es precisamente lo que te estoy presentando, un verdadero desfondillamiento, el techo de la planta alta que se vino abajo y luego el siguiente hizo lo propio. Un techo que de tan humedecido, poco le falta para que se venga abajo también… de fondillo. (Simpática la palabra ¿verdad?).


A lo largo del arroyo que da su nombre al lugar con el agua que aparentemente se ve limpia veo lo mismo que en todos lados de nuestros campos: PET, PET y más PET… no lejos de allí un enorme árbol estuvo a punto de tumbar parte de la barda perimetral, veo, en efecto, mucho abandono por parte de la CNA que es quién habita el lugar, un lugar histórico del cual en los próximos días se estará discutiendo entre darle el título de Patrimonio de la Humanidad o no, pues por allí justo delante del Hotel de Diligencias pasaba el Camino Real de Tierra Dentro.


Y como bien lo dijo atinadamente mi estimado JLB en su blog:


“Sin más recursos (intelectuales y materiales) para frenar el daño que amenaza destruir este edificio que un poco de pintura roja aplicada a parte de su cantería, el viejo Mesón de Arroyozarco prosigue su camino hacia la ruina.”







Si te interesa leer las aventuras de vacaciones de La Familia Feliz, que hace un recorrido de México a León, describiendo una buena cantidad de ciudades del Bajío, aquí te dejo el enlace. (Lo relacionado a Salamanca en ese libro lo transcribiré en “el otro blog”)


http://www.archive.org/stream/3706549/3706549_djvu.txt


Para adentrarte en la real y verdadera historia de Arroyozarco, entra aquí:


http://elaculcoautentico.blogspot.com/search/label/Arroyozarco



6 comentarios:

  1. Yo solia vivir ahi, cuando tenia 2 o tres anios. Mi Papa trabajaba en algo del gobierno y mi mama daba clases en la Secundaria de aculco. Tambien habia dos Doctores q vivian ahi en la hacienda entonces. Estas imagenes me traen unas cuantas primeras memorias de mi infancia, muy diluidas. He querido encontrar fotografias de este lugar por mucho tiempo, para ver si podia recapitar la primera memorie de mi vida, muchas gracias tu blog es exelente. Tambien vivi en Pabellon de Hidalgo me da gusto ver estas imagenes especialmente ahora q vivo en los Estados Unidos. Gracias por apreciar mexico y sus historia y darnos la oportunidad de hacerlo a los que estamos lejos.
    Aida Lizalde

    ResponderEliminar
  2. Podrían documentar la historia de la hacienda de Arroyozarco en ves de criticarla.

    ResponderEliminar
  3. las fotografias son preciosas ese lugar es algo mas que ruinas tiene muchisima historia que debiste mencionar y no solo criticar.
    Arroyo Zarco es mas que eso. Es un manojo extenso de historia. investiga.

    ResponderEliminar
  4. Hola, que tal me gustaron mucho las fotos, podrías decirme ¿cómo llego al antiguo Hotel? gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo llegar? visitando la web http://www.edomexico.gob.mx/Aculco/httpdocs/ubicacion.html están la direcciones de cómo llegar a Aculco y la ex-hacienda está en el trayecto de 6 Kms entre Aculco y la autopista a Querétaro.

      Eliminar
  5. Así es.. arroyo zarco es un lugar de mucha historia pero por desgracia olvidado por las autoridades que sólo ven por su porvenir y no por conservar lo mucho que tenemos..ojalá hagan algo y no pase como el río que se perdió que ya no lleva agua como es el significado de Arroyo zarco (río de aguas azuladas) y por cierto pasaba a un costado del hotel que hoy sólo lleva el residuo del drenaje de la hurbe del pueblo....

    ResponderEliminar