viernes, 12 de abril de 2013

Izamal, Yucatán. Sinfonía en amarillo en sol sostenido mayor.

    Llegamos a Izamal, lugar catalogado como Pueblo Mágico. Con justa razón se le otorgó el título pues tiene la característica de estar pintada toda o casi toda la ciudad en color amarillo. Eso la vuelve algo insólito y único en México.

    Su arquitectura es esa que bien podemos catalogar como la característica de Yucatán. Edificios neoclásicos algunos con fachadas que nos recuerdan el esplendor vivido durante las décadas en que el "oro verde" dejaba enormes utilidades a una clase privilegiada que se podía dar el lujo de construir casas que bien podemos catalogar como palacios.

    Las otras construcciones que observamos, las civiles, son casas de techos muy altos, de enormes puertas y grandes ventanales. Estas dimensiones eran necesarias para mantener fresco el interior durante los meses de calor que azotan a la península de Yucatán.

    Luego de caminar mucho por Yucatán a lo largo de esta semana me surge la duda en cuanto al uso del color. No lo digo por ese obsesivo contraste en los colores usados en las fachadas de todos los pueblos yucatecos, sino en el uso del amarillo para los templos en sus paredes exteriores, el rojo en los retablos y el azul en los panteones. Estos tres colores formaban parte de los cinco colores simbólicos de la cultura maya: Rojo, asociado al Oriente; Blanco al Norte; Negro al Occidente; Amarillo al Sur y el Verde con el Centro.

    Se dice que Izamal fue un sitio de enorme importancia ya que aquí se adoraba a Izamná, el sacerdote sabio. Razón por la cual había aquí las pirámides de mayor tamaño de toda la cultura maya, una de ellas, la mayor, utilizada como base para construir encima el templo y convento franciscano de San Antonio de Padua, mismos que fueron levantados con piedras sacadas de las pirámides.

    La razón por la cual se comenzó a pintar el pueblo de amarillo la desconozco, quizá esa era la pigmentación más fácil de lograr en la región, quizá se decidió usar un solo tono para unificar a sus habitantes. Sea la razón que sea, el resultado de ver una ciudad uniforme en el color de sus fachadas no da una dimensión totalmente diferente a lo que habitualmente vemos y sentimos en una población. Aquí verás algunas tomas que apenas acabo de hacer.









 


















   Para que nos quede bien clara la idea del uso del color amarillo: hasta el supermercado Aurrerá usa ese color en su fachada.

4 comentarios:

  1. QUE BIEN CONSERVADO Y QUE UNIFORMIDAD HASTA LAS TIENDAS LO MANEJAN SORPRENDENTE.FELICIDADES QUE BUENO QUE COMPARTE SUS VIAJES Y SU MANERA DE OBSERVAR
    ATTE: LUIS JESUS GONZALEZ TOLEDO DE YAHUALICA

    ResponderEliminar
  2. Yo leí en algún lugar que se pintó de amarillo, inicialmente el ex convento y la iglesia, por la visita que hizo el Papa Juan Pablo II , y se usaron los colores del Vaticano para recibirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es una mentira, desde antes de la visita papal Izamal es de color amarillo

      Eliminar
  3. pues yo se q su color amarillo se debe al maiz pues se usaba para el intercambio

    ResponderEliminar