viernes, 14 de junio de 2013

Cañadas de Obregón y sus detalles casi escondidos; en los Altos de Jalisco.

  Seguimos por los caminos de los Altos de Jalisco para llegar a otras de sus poblaciones que, creo, no son del todo conocidas, se trata de Cañadas de Obregón. Recordarás que hace poco nos sorprendimos por el lado bueno al encontrar un pueblo encantador que reune todas las características necesarias para ser nombrado "Mágico" y la sorpresa desagradable nos la llevamos en el mismo sitio al saber que se pretende ser inundado, es decir, desaparecido del mapa, una vez que se concluyan las obras de la presa El Zapotillo, se trata de Temacapulín; continuamos un poco al sur y llegamos a Cañadas de Obregón.

  Si el lugar se llama Cañadas es precisamente porque está rodeado de ellas, ya que muy cerca de la población es por donde pasa el río Verde que va rompiendo estas montañas que conforman la región de los Altos de Jalisco y, si el nombre se completa con el de Obregón es en honor al caudillo (para unos) Álvaro Obregón, el que perdiera la mano en una batalla no muy lejos de aquí en la hacienda de Santa Ana del Conde en León, Guanajuato... y vemos una relación que Cañadas de Obregón guarda con León.

    Como es mi costumbre enfilamos primeramente al templo del lugar, se trata de la Parroquia de Nuestra Señora de la Luz, aunque en realidad este pueblo está bajo el patronazgo de San Bartolo. Pues bien, estamos frente a una confusión más entre santos, patronos y abogacías. Bien sabemos que Bartolo se desprende de Bartolomé, y este santo era el invocado ante los temporales y las tempestades, protegía, entre otras cosas, de los rayos y, sucede, que una de las invocaciones que se hacen a la virgen de la Luz es precisamente contra los rayos, quizá sea por eso que un buen día se decidió dejar al patrono original y asumir el de la patrona. 

   Aunque pudiera ser, según lo hemos ido viendo, que en buena parte de la región de los Altos, especialmente hacia el oriente, todas sus poblaciones están bajo el patronazgo de advocaciones marianas. Vemos la imagen en el lugar central del altar mayor pero... no es la forma habitual de representar a Nuestra Señora de la Luz, pues vemos del lado bajo, a la izquierda a un ser maligno, un Levitán. Esta forma de representar la advocación mariana de La Luz no es la misma que hay, por ejemplo, en León, Guanajauto, sitio en donde, se dice, se veneró por primera vez en México y que fue introducida por los Jesuitas.

   Al salir del templo vemos como único ornamento en toda la fachada nuevamente la misma representación, se trata de la que fue prohibida por la Iglesia pues, en 1771, se ordenó borrar a este demonio de todas las imágenes de Nuestra Señora de la Luz, para el año siguiente la orden fue mayor pues se pidió eliminar la imagen por completo. Eso no sucedió en México, la parroquia de Cañadas de Obregón fue terminada en 1780 y se adopto la imagen "prohibida" como la de su veneración. Para leer más de esta historia, entra aquí.

   Salimos del templo y comenzamos a recorrer sus calles, hay una claridad en el cielo impresionante, lo notarás en todas las fotos, el día anterior hubo algo de viento y hoy amaneció ligeramente "aborregado", supongo esa es la razón de la luminosidad que al caminar por Cañadas de Obregón vamos capturando.

   La población es pequeña, es cabecera municipal. En el letrero de la entrada dice tener 2 mil y pico de habitantes, pero creo que alguna mano ociosa, como suele suceder, borró el uno, supongo tiene al menos 12 mil. Ahora bien, imagina andar por esta población, insisto, pequeña población y encontrar aquí una excepcional fachada.

   Una línea Decó excepcional...

 Y ni que decir del copete de la fachada, algo en verdad único.

   En Cañadas de Obregón el orgullo más grande que tienen es su plaza de toros, la cual data de 1680, se considera la más antigua no solo de México sino de América Latina, no pudimos entrar, pero me cuentan que no es redonda, sino octogonal.

   El busto de Álvaro Obregón.

 Y así de limpias y ordenadas son las calles de Cañadas de Obregón, en los Altos de Jalisco.










   Habrá que notar un detalle más: se conservan, en algunos puntos, las banquetas originales, hechas con piedra, como "de las de antes", dicen por ahí...

 Otra de las banquetas originales que se encuentra en perfecto estado de conservación.

 Seguimos "vagando" por Cañadas y encontramos esto. Me sorprende este triángulo trunco, me dice que fue una toma de agua, es evidente, pues hay allí una llave.

 Damos con otra, esta se conserva más completa, se alcanza a ver la tarja, cuadrada y muy curioso me parece que las identifiquen con color azul, claro es que azul es el color del agua, pero que se mantenga el azul quiere decir, quizá que aun sigan en uso.

   Otra toma de agua más... las vamos encontrando por toda la zona centro del pueblo, me intriga saber si están en uso, abrimos una, no no hay agua.

   Me recuerdan el sistema de distribución de agua que se implementó en Guanajuato casi al concluir el siglo XIX y que dejó por herencia algo que se convirtió, en algún momento, icono de la población.

   Sigamos caminando por Cañadas de Obregón...






   Una ventana "de las de antes" que tenían integrado un sitio para sentarse y "echar novio" o, en todo caso, para ver pasar la gente.


 Aquí podrás comprobar por qué se llama Cañadas...



3 comentarios:

  1. Un pueblo muy conservado, típico. Y en efecto como lo menciona se dice que en torno a la plaza "más antigua" de América se conformo el pueblo. Las fotos ni que decir, hablan solas.

    HÉCTOR

    ResponderEliminar
  2. Muy bonitas fotos, sobre las tomas de agua si siguen funcionando, pero sólo un rato por las mañanas la gente debe levantarse muy temprano para esperar su turno y poder llevar agua a casa donde en la mayoría de los casos se usa para tomar

    ResponderEliminar
  3. Tiene algunas bellezas naturales, y su gente muy sencilla y amistosa, y una característica muy de Cañadas, es un pueblo muy limpio, nunca ves basura en sus calles, los invito a que conozcan

    ResponderEliminar