sábado, 26 de abril de 2014

Izamal, la ciudad de los Cerros...mejor dicho, de las pirámides.

    Mucho se dijo de Izamal en 1992, cuando el papa Juan Pablo II, el mismo que dentro de poco será canonizado, llegó a este sitio, en su visita más breve de las varias que hizo a México y fue con un objetivo, por un lado conmemorar el 5º Centenario del descubrimiento de América y, por ende, de la llegada de la religión Católica, y para pedir disculpas sobre los abusos que hubo por parte de algunos de los evangelizadores al aplicar las técnicas menos sutiles en la implantación forzosa de una nueva, y quizá extraña, religión a los habitantes del llamado Nuevo Mundo.

    Incluso se ha especulado mucho sobre el color amarillo que en todas las paredes de Izamal encontramos y se dice que fue a raíz de la visita papal, considerando que la bandera vaticana es de color amarillo y blanco. ¿Será esa la razón? no o sé, pero recuerdo que estuve  por primera vez en Izamal antes de esa visita y ya estaba pintado de amarillo.El amarillo, los mayas lo identificaban con el sur, y lo asociaban con la lluvia. Sea lo que fuere, esta visita que hacemos a Izamal no es para admirar su convento, es lo haremos más adelante, sino para ver otra población de Yucatán en la que los vestigios de las antiguas construcciones mayas sobreviven luego de fueran desbaratadas para que, usando las mismas piedras, se construyera el templo de la novedosa religión. En estas dos primeras tomas claramente notamos como fue que se aprovecharon las plataformas de los antiguos templos para colocar allí el convento franciscano de San Antonio de Padua, junto al atrio del que se dice ser el más grande de México.

   La muestra es clara, esta es una piedra de la rampa de acceso o al atrio...

    Estamos en la pirámide de Kinich Kalmó. "En el panteón de la civilización maya, esta deidad se refiere a un aspecto del dios solar. El nombre se descompone en maya de la siguiente forma: Kin, que significa sol; Ich, que quiere decir cara; Kaak, fuego; Moo, guacamaya. Esto es, guacamaya de fuego con rostro solar. En el Códice de Dresden (Dresde) aparece Kinich Kakmó con cabeza de guacamaya y cuerpo humano portando una antorcha encendida en cada mano, lo cual es una forma de validar la interpretación del nombre hecha por mayistas connotados como Alfredo Barrera Vásquez. En el códice citado se interpreta que la antorcha es símbolo de sequía o de calor abrasador. En los monumentos mayas de Yucatán, Kinich Kakmó se representa con la figura de una guacamaya y con el glifo correspondiente al sol precediendo a la figura. Se interpreta que los mayas creían que el dios Kinich bajaba en el ardor del sol del mediodía, para quemar y por tanto purificar los sacrificios o las ofrendas llevadas al panteón maya, usando para ello la forma de una guacamaya. En tiempos pandémicos o durante la epidemias de peste, el pueblo acudía con ofrendas para Kinich Kakmó porque pensaba que el sol regía sobre la salud. Kinich Kakmó fue visto como una manifestación de Kinich Ahau, el dios sol. También se le vinculó a Zamná o Itzamná y fue con este nombre que fue idolatrado en Izamal, en donde los mayas erigieron una gran pirámide en su honor". (Wikipedia)

  "Izamal durante siglos fue lugar de peregrinación del pueblo maya que arribaba por los “sacbeoob” o caminos blancos de piedra y los cuales, la unían a las principales metrópolis del Mundo Maya, fue una de las ciudades-estado más importantes de los mayas prehispánicos durante los años 850 y 1,000 d.C.; también considerada como una de las más antiguas, incluso más que Chichén Itzá y Uxmal, sus primeros asentamientos se remontan al siglo III d.C.

   "Izamal se caracteriza por las construcciones monumentales del tipo megalítico y éstas se agrupan en plazas adyacentes. La principal es presidida, al Norte por el K’inich kak Moo, al Sur por el Ppap hol Chak, al oriente por el Itzamatul y al Poniente por el Kabul. El K’inich Kak Moo es la construcción más imponente del sitio y se desplanta sobre una gran plataforma a la que se accede por escalinatas monolíticas que conduce a una primera terraza, sobre la que se desplanta un gran basamento de nueve cuerpos.El Itzamantul es la segunda construcción de mayor dimensión en el asentamiento y tuvo tres etapas constructivas. El Kabul es otro basamento que, según los datos y los dibujos de Stephens y Catherwood, estuvo decorado con grandes mascarones de estuco dedicados al dios solar de los mayas. Hay otros edificios en el sitio conocidos como El Conejo, plataforma residencial ubicada en la parte oriente de la ciudad, y el Habuc, enorme plataforma que aún está en proceso de restauración". (INAH)








2 comentarios:

  1. Me gustaron tus fotos y por supuesto no conozco el lugar, trataré de armar un viajecito.
    Saludos,
    Rosa maria

    ResponderEliminar
  2. Todo mundo tiene la falsa idea de que Izamal tiene color amarillo debido a la visita papal por favor hay que informarse, no es así...

    ResponderEliminar