jueves, 3 de abril de 2014

Los dos templos de Sacalaca, en la selva de Quintana Roo. Municipio de José María Morelos.

    Llegamos al punto de mayor antigüedad en el actual Estado de Quintana Roo, haciendo hincapié que hubo uno aun más antiguo pero que fue abandonado luego de haberse dado cuenta, los conquistadores, que las riquezas de las tierras descubiertas no estaban precisamente en la península de Yucatán, sino en la zona central de lo que hoy es México. Como quiera, esa necesidad de evangelizar hizo desplazar a los franciscanos del centro de México hacia el sur, enfilando por lo que hoy es Campeche, para luego seguir rumbo norte en Yucatán y rumbo oriente en lo que es Quintana Roo, y por acá esa entrada fue a un punto llamado Sacalaca.

   Sacalaca llegó a ser tan importante que, en un área reducida, se construyeron dos templos, con tan solo 500 metros entre uno y el otro. El primero, que es el que vemos en esta toma a través del Streetfinder, dedicado a San Francisco de Asís, para el servicio de los españoles, el otro, que originalmente era una capilla, seguramente una del tipo abierta, para los indígenas. En este templo observamos la característica espadaña que se volvió una especie de marca en todas las construcciones del siglo XVI en la región, con el uso de la espadaña, pero aquí vemos una sumamente especial, elegante, de forma única, de pronto parece una corona, de pronto ese cuarto creciente asociado a las imágenes marianas.

    "En tiempos anteriores a la Conquista, era un pueblo de regular importancia que pertenecía a la provincia de Cochuah. Se formó tras la fusión de dos asentamientos por lo que estaba conformada por dos grandes barrios. Mantuvo estrecha relaciones con los pueblos limítrofes de la provincia de Maní Tutul Xiu y era el punto intermedio entre Tihosuco y Tepich. Una vez conquistada fue una encomienda dependiente de la iglesia de Ichmul y debido a que en ella existía una separación de linajes entre la población maya, contó con dos encomenderos. Se desconoce quienes fueron los primeros encomenderos de este pueblo, pero ya entrado el siglo XVI, una parte permanecía bajo el mando de Pedro Valencia y otra bajo el control de Esteban Genovés y Juan de la Cruz.

   "Con el tiempo la población se dividió entre blancos y criollos, a estos últimos se sumaron, en 1570, los habitantes mayas; a partir de entonces coexistían dos importantes grupos: los blancos y los indios. Es por ello que más tarde Sacalaca contó con dos iglesias, las más antiguas que se conocen hasta ahora en Quintana Roo. La de los blancos estaba localizada en el centro de la población y estuvo consagrada a la virgen María en su advocación de la Asunción de Nuestra Señora. Fue inicialmente una capilla abierta con coro de mampostería que contaba con ornamentos y recaudos para la misa, y cáliz para el culto; tiempo después fue ampliada y decorada con tres campanarios. Tenía entonces techo de dos aguas construido con material perecedero, se le dotó con esculturas de confección de regular calidad colocadas en nichos pintados con estrellas de ocho puntas de color rojo; contaba, además, con cornisas talladas en piedra y pilastras del mismo material con grabados en formas de flores y sirenas Sus paredes, estucadas finamente con cal, tuvieron también empotradas las figuras de Adán y Eva como representación del pecado original". 

   Es esta la descripción que hace la Enciclopedia de Quintana Roo de uno de los dos templos, el ubicado en la parte sur, que era la sección de los españoles y que es la que estamos viendo ahora.

   Me parece sorprendente que en un espacio tan reducido, metido en la selva, se haya  desarrollado toda una ciudad al modo característico de la etapa virreinal, una ciudad que producía, era autosuficiente y, además comerciaba con otras, agreguemos que, tenía, al igual que todas las poblaciones de la región durante el siglo XVIII, un comercio ilícito puesto que los ingleses, piratas ellos, llegaban con mercancías de contrabando que eran vendidas en la región. Si reflexionamos veremos que esa vocación comercial que durante décadas hizo prospera a Chetumal, tiene un origen antiguo. El número uno corresponde al templo de españoles, el 2 a la capilla de indios, notamos el gran, enorme atrio que tenía, como era habitual en todos los templos de indios de la península de Yucatán.

   Es más que notorio que esta región, que fuera originalmente maya con el nombre de Cochuah y que luego pasaría a ser el partido de Beneficios Altos estaba poblada, si bien no tan intensamente como los valles de México, Puebla o Oaxaca, si era considerable el número de sus habitantes, prueba de ello lo tenemos con los cuatro pueblos que se levantan en una zona de 50 kilómetros cuadrados, aproximadamente. Volvemos a la descripción:

   "La segunda iglesia se ubicaba en el barrio de los indios. Fue construida sin mayores ornamentos que un nicho central sobre la puerta de acceso. Contaba con un calado y una curiosa espadaña en forma de corona que servía de campanario en su frontis. Tuvo originalmente cinco campanas al frente y su cúspide remataba en una cruz. Estaba flanqueada por una torre con angostas mirillas desde donde se puede apreciar cualquier movimiento en los alrededores. Actualmente la torre se conserva casi intacta.

   "Entonces Sacalaca era un asentamiento con más de mil habitantes que, tal como sucedió con otros pueblos, a lo largo de ese siglo fue quedando deshabitada debido a la presión de los encomenderos sobre la población maya, amén de las enfermedades que azotaron a sus habitantes. Décadas después de consumada la Independencia de México, la división social fue marcada más por los aspectos económicos que raciales. Por un lado existían haciendas prósperas en el cultivo de la caña, y por otro, grupos étnicos con sus cultivos en tierras que aquéllas dejaban bastante empobrecidas. En el poblado se podían apreciar casas palaciegas no muy grandes, con estilo europeo, similares a las construidas en Tihosuco, Bacalar, Mérida y Campeche.

   "Los enfrentamientos derivados de la Guerra de Castas provocaron la destrucción y abandono del pueblo, a partir de entonces sólo se utilizó como sitio de paso tanto de las tropas del gobierno como de las tropas mayas. Fue hasta el siglo XX y tras la dotación de ejidos y servicios, que se pobló nuevamente. Sacalaca conserva entre los patios de sus casas numerosos vestigios de norias y pozos de la época colonial. Asimismo, se ha limpiado de maleza que cubría las iglesias y en general están bien conservadas. Los habitantes y autoridades, en fechas recientes, rescataron varias esculturas de la antigua iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, entre las que destacan dos que, al parecer, representan a San Pedro y San Pablo y que se exhiben en un museo comunitario, en el que también se resguardan varias esculturas de piedra que pertenecen a la facha de las iglesias, algunas de ellas son de estilo híbrido, pertenecen al arte indocristiano, tres de ellas son las imágenes de Adán y Eva y el diablo representado por una serpiente". (1)



Para leer más del tema, entra en este interesante enlace del Cronista de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo.

Fuente:

1.- Xacur Maiz, Juan Ángel, director. Enciclopedia de Quintana Roo.Tomo VII. Gobierno del Estado de Quintana Roo. Chetumal, 1998. pp.368-370

3 comentarios:

  1. Definitivamente un gran sitio. Gracias por compartir hermano! Tuve la oportunidad de visitar Sacalaca y convivir con las grandes personas que ahi viven por 5 días. Me dedico a la fotografía y estoy planificando una exposición de las fotografías realizadas en Sacalaca.

    ResponderEliminar
  2. ¿Vas a subir a la internet la exposición?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... apenas voy a realizar la exposición formal en el four points de sheraton en Cancún. Después de terminar la exposición presencial subiré todo a mi pagina www.hernandezbinz.com...

      Eliminar