lunes, 14 de julio de 2014

De las varias razones de construir una refinería de petróleo en Salamanca, Gto.

    1945 es un año determinante para lo que sería el futuro de la ciudad de Salamanca, ciudad que ostentaba ese título de 1895 ya que fue fundado como Villa, pero que más bien se mantenía como un Pueblo y todo lo que la paz, tranquilidad, y ritmo reposado de vida implicaba el serlo. En esta foto tomada por 1948 o 49 vemos al fondo el dominante que tiene buena parte del Bajío: el cerro del Culiacán, y la foto fue tomada desde una de las torres, o en todo caso, de los andamios de lo que sería al poco tiempo la Refinería de Petróleo de Salamanca que se le dio el nombre RIAMA, apócope de Ing. Antonio M. Amor.

   Y ocurrió que el domingo 30 de Julio de 1950 el entonces Presidente de la República, Miguel Alemán, llegó a Salamanca para inaugurar la Refinería, de esa ceremonia tenemos, en Salamanca, incluso el dato del menú que se sirvió luego de la ceremonia, así como, cosa curiosa, que ocurrió, que fue una transmisión en directo del acto oficial.

   La razón de construir una nueva Refinería en México era muy clara: el crecimiento de las necesidades de petróleo y todos sus derivados, el crecimiento industrial, comercial y poblacional del país que requería de más combustibles, Salamanca se volvería un sitio estratégico al encontrarse a corta distancia de las principales ciudades del centro de la República, pero había otra necesidad, una que Pemex publicitaba de este modo:

 ¡Conservemos nuestros bosques!  curiosamente una industria que es altamente contaminante se preocupaba por la conservación de bosques, o, al menos, así lo pubicitaba en este desplegado aparecido a los pocos días de haberse inaugurado las nuevas instalaciones de Pemex en Salamanca.

   
    Los grandes bosques que visten de perenne verdura las faldas de nuestras serranías... las selvas que engalanan nuestros valles y nuestras llanuras, constituyen no sólo una de nuestras más preciadas riquezas, sino los guardianes que la sabia naturaleza ha dado a nuestra Patria contra sus mas temibles enemigos: los rigores del clima... la erosión del suelo... las inundaciones... las prolongadas sequías... ¡la ruina y la desolación!

   Y siendo el árbol quien protege a México de estas catastróficas consecuencias, es deber de todo mexicano proteger a su vez los bosques y las selvas. Usted, no secunde a quienes destruyen nuestra riqueza forestal transformándola en carbón y leña. El árbol tiene una misión más noble que ésa: la de convertirse en nuestro techo... muebles, puertas y ventanas para nuestro hogar... en cómodos utensilios de los más variados usos... ¡no para quemarlos!

   En su hogar, use d. petróleo... petróleo que la naturaleza ha dado en abundancia a nuestro suelo, y una de cuyas misiones consiste precisamente en servir de combustible.

    ¡Modernice su cocina! equipándola con una estufa de PETROLEO DIÁFANO que Petróleos Mexicanos vende a un precio inferior a su costo como una cooperación del Gobierno de la República en su campaña para salvar la riqueza forestal y obtenga las siguientes ventajas:

·Limpieza en su cocina porque el PETROLEO DIÁFANO no produce el humo que produce el carbón.
·Rapidez para cocinar porque el PETROLEO DIÁFANO produce más calorías que el carbón vegetal.
·Encendido inmediato cuando usted necesita fuego.
·Economía diaria porque cocinar con PETROLEO DIÁFANO le cuesta la TERCERA PARTE que cocinar con carbón.

Adquiera usted hoy mismo su estufa de Petróleo Diáfano de dos quemadores. En México en las oficinas generales de PEMEX Ave. Juárez 92 o en los principales expendios de Petróleo Diáfano. En el interior de la república: en las oficinas de las Agencias Regionales de Ventas.

Por sólo $25.00 pesos.

Ahorre dinero diariamente y no contribuya a quemar la riqueza de México.

Nota: Quiero agradecer a los lectores que me son fieles y que se han preocupado por mi súbita desaparición de la red. Nada malo hay en mi vida, sucede que estoy colaborando en un proyecto cultural por algunas semanas, y que me absorben mucho tiempo, razón por la cual opté por no publicar en El Bable, pero, a como me sea posible, seguiré haciéndolo para que, ya entrado el mes de agosto, vuelva a tomar mi paso normal de una publicación diaria. 

2 comentarios:

  1. Mucho éxito en tu colaboración al Proyecto Cultural mencionado. En otro asunto, deseo preguntarte si en las revisiones de literatura que has realizado por muchos años, a la fecha tienes algún material de Historias, Reseñas, Memorias, Semblanzas, o algo parecido, redactadas por los mismos Maquinistas o Conductores de las diferentes Líneas de Ferrocarril que se establecieron en los últimos años del Siglo XIX y principios del XX.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no tengo ninguna, no recuerdo haberlas visto, lo que sí recuerdo es haberme detenido alguna vez en unas referencias que encontré, relacionadas a Salamanca, en la revista que Ferronales (o lo que era antes) publicaba, revistas que solo en hemerotecas especializadas encuentras. También recuerdo haber visto, creo en Morelia, en una librería de usado, una intesantísima publicación sobre los Ferrocarriles en México. Quizá en los museos del ferrocarril en Aguascalientes y Puebla exista algo. Saludos.

      Eliminar