miércoles, 16 de julio de 2014

El Chinaco: "Imágenes de Nuestro Mundo", el vestido en 1867.

    Si eres de mi generación (los cincuentas del siglo XX), de seguro que ese nombre de "Imágenes de nuestro mundo" te rebotará en la cabeza. Era el único programa en la televisión en el que, durante un par de horas los domingos por la tarde, transmitían documentales, cuando la televisión era solamente en blanco y negro. Esa fue mi única ventana al mundo, en el sentido televisivo. La otra era en aquellas enciclopedias, pesads, de grueso papel, de las que emanaba un particular aroma a tinta, y sus imágenes eran pocas y con escasa definición, como quiera me daban una idea de lo que eran otras latitudes. Ahora que localizo este extraordinario ejemplar de la Exposición Universal de París en 1867, me transporta en el tiempo y recuerdo esos libros con estas imágenes que las puedo catalogar como una cátedra de etnología. Verás por ahí una que refiere a la vida en México y sus trajes, el masculino en este caso, en donde aparece aquella vestimenta que caracterizaba al chinaco.



























   El que está parado porta un traje de Chinaco, el que está sentado es un traje de calzón y camisa de manta, con un jorongo encima. Creo que la escena está sumamente idealizada. Dudo que hubiera alguien que pudiera calzar ese tipo de zapatos, no era costumbre en México, el huarache era lo que se usaba. Eso lo podemos comprobar al ver los reglamentos militares de la época en el que se exigía el uso de zapatos, no de huaraches. Si te interesa el tema del calzado en México, entra aquí.














  Y para concluir con el tema, recuerdo que, hace cosa de medio siglo, el decir "chinaco" no era del todo bien visto, menos aun, oído, pues era, en cierta manera, el apócope de "chingada" palabra que fue exonerada por un mexicano muy grande: Octavio Paz. Eran tiempos en que, ni por equivocación se fumaba frente a un adulto o se decían palabras 'altisonantes', y el apócope del apócope fue el chín.... "chín, ya me equivoqué" era común oírlo entre los compañeros de la primaria. No cabe duda de que si escarbamos poquito en la memoria corta, comenzamos a encontrar palabras, eventos, modas, modos... y todos forman ya parte de nuestra historia de la cotidianidad.


Fuente:

L'Exposition Universelle de 1867 Illustrée. Redacteur en chef: M. Fr. Ducuing. París, 1867.

2 comentarios:

  1. Sigue publicando material. Soy un pocho de EEUU que le gusta investigar la historia de sus antepasados Salamants. La mayoria de los pochos no saben la historia de sus padres ni abuelos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, necesito de tu ayuda sobre la historia del charro y deal chinaco

    ResponderEliminar