miércoles, 27 de mayo de 2015

Alarmantes los niveles de contaminación en el río Laja.

    Como seguramente lo sabes, pues continuamente lo comento, vivo en el Bajío, de aquí soy, el ver pura llanura es cosa común, esa llanura nos impide ver más allá de la pared de enfrente pues el horizonte se cubre con casas y árboles que, al estar todos al mismo nivel simplemente nos cubren el panorama, cosa muy distinta a los lugares en donde hay colinas que ofrecen panoramas distintos dependiendo desde dónde se vean. Dicho en otras palabras la llanura nos acostumbra a no ver más allá de lo que tenemos enfrente. No a mi, ya que al estar en esta llanura, cuando salgo a caminar en busca de las bellezas del Bajío, de pronto encontramos cosa que distan mucho del concepto de belleza, que nos hacen reflexionar en aquello de que ¿hacia dónde vamos? y qué es lo que queremos. Me explico.

    El pasado domingo, inmerso en el calor y el aburrimiento de esta temporada de estío que no lo ha sido tanto pues hubo tes días continuos de fuertes lluvias, todas ellas ya muy entrada la noche, decidí ir a Cortazar para ver, una vez más y a detalle el puente colgante que allí se construyó en 1922, sitio que guarda una anécdota curiosa por haber sido debut y despedida el mismo día de su inauguración pues, a la inauguración del puente llegó el presidente de la República, que era entonces Álvaro Obregón y todos fueron a verlo, con el inconveniente de que todos se subieron al puente y el puente colapsó. Al llegar al sitio, vi la línea elegante producto del diseño de Ernesto Brunel, ingeniero francés pero, mi atención se desvió al río La Laja, pues eso que vi me sorprendió: la contaminación en pleno.

    El Laja es el segundo río de importancia en el estado de Guanajuato, luego del Lerma que, bien sabemos, está catalogado dentro de lo más contaminados de México al recibir las descargas de las industrias químicas del valle de Toluca y algunas de la zona industrial de Querétaro. El Lerma entra por el sur del estado, por Tarandacuao y Acámbaro, de allí "sube" a Salamanca, que es el punto más norteño de todo su recorrido y luego del poblado de Valtierrilla a escasos 10 kilómetros de Salamanca, el Laja descarga sus aguas en el Lerma. Y el Laja recibe todas las descargas residuales de la zona industrial de Celaya, en consecuencia lo que llega a Salamanca y sigue hasta Chapala es un coctel de todo tipo de residuos químicos que, vasta aproximarse a ciertos puntos para olfatear y huir.

    "El Río Laja es uno de los afluentes más importantes del Río Lerma, nace a unos 2,950 msnm., en la vertiente oriental de la Sierra de Guanajuato, concretamente en el Cerro de San Juan localizado a unos 22 km., al noreste de la ciudad de León, tiene un recorrido máximo a lo largo de su colector principal de 250 km. Su cuenca se encuentra situada en la parte centro-noroeste del Estado, limitando al norte con la del Río Pánuco, al sur con la del Río Lerma, al este con el Estado de Querétaro y al oeste con las de los Ríos Guanajuato-Silao y Temascatio; el área de su cuenca se estima en 9, 679 km2 de éstos 2, 033 km2 (21.0 %) se ubican en el Estado de Querétaro y 7, 646 km2 (79.0 %) en el de Guanajuato. Se desarrolla entre los 20º 17' y 21º 32' Latitud Norte y 100º 07' y 101º 30'de Longitud Oeste, su máxima longitud en la dirección N 45º W es de 180 km. En la parte alta de la cuenca alcanza una anchura media que llega a los 75 km., aproximadamente, su forma es irregular con numerosos quiebres y sinuosidades que le dan un desarrollo amplísimo. El perímetro total del parteaguas que limita la cuenca es de 575 km".

   "El sistema hidrológico de la Cuenca del Río Laja está constituido de la siguiente manera: En la porción oriental y central de la entidad, abarca los municipios de Dolores Hidalgo, Allende, Comonfort, Santa Cruz de Juventino Rosas, Villagrán y en forma parcial San Felipe, San Diego de la Unión, San Luis de la Paz, Dr. Mora, San José Iturbide, Guanajuato, Apaseo El Alto, Apaseo El Grande y Cortazar. En esta cuenca se depositan las aguas de la subcuenca Río Laja-Peñuelitas (12 ha) donde se origina el cauce del Río Laja, que se conoce al iniciar su recorrido como Río de San Juan de los Llanos, hasta llegar al cruce de la carretera San Felipe-Dolores Hidalgo donde ya se le conoce como Río Laja"

   "Además, recibe los afluentes Río La Erre, Arroyo Jalpilla, Arroyo Neutla, Río Apaseo ó Querétaro y Dren Neutla , (ésta obra hidráulica, después de la presa Solís, es el embalse más importante en el Estado de Guanajuato con capacidad de 251 millones de metros cúbicos que irrigan 10,648 has y además sirve para control de avenidas). En esta zona la calidad del agua se ve alterada por las descargas residuales de las poblaciones de Dolores Hidalgo y San Miguel Allende que confluyen en la Presa Allende; posteriormente se unen a esta cuenca las aguas del Río Querétaro, que lleva materia orgánica y desechos industriales de esta ciudad. Antes de unirse al Río Lerma, recibe las aguas residuales de las poblaciones de Celaya, Cortazar y Villagrán, así como las aguas residuales industriales con índice de alta contaminación, aportadas por las diferentes industrias asentadas en la periferia de la Ciudad de Celaya". (Tomado de la página de Protección Civil del Estado de Guanajuato)

    No estoy descubriendo nada, esto ya se sabe, lo que sí estoy viendo es en forma dramáticamente notoria, cual es ese alto índice de contaminación. El río al pasar justo por el puente de acceso de la ciudad de Cortazar, tiene una caída de un metro aproximadamente, suficiente para que las aguas reboten y su concentración de químicos produce tal cantidad de espuma que, a lo lejos, se ve solo una mancha blanca y al aproximarnos, además del fuerte olor de químicos que se siente, vemos como la espuma forma, en algunos puntos casi medio metro de altura.

    El punto de alarma está pocos kilómetros más adelante, cuando el Laja cruza el Canal de Coria, que es el que surte de agua a todo el Bajío de los municipios de Cortazar, Villagrán, Juventino Rosas y Salamanca. El río y el canal no se unen propiamente, pues por una suerte de ingeniería el canal pasa por debajo del río, pero bien sabemos que las filtraciones de agua se dan. Aunemos a esto un detalle, que ese cruce se ubica a no gran distancia de la planta tratadora de semillas Monsanto.

    Hace apenas tres años, andaba por el rumbo de Atotonilco, en el municipio de San Miguel de Allende, y vi cómo el río Laja estaba prácticamente desaparecido, ahora que tenemos lluvias, antes de la temporada de aguas, vemos la otra cara de la moneda, un río con agua, sí, pero con agua altamente contaminada. ¿Hacia dónde vamos? Repetiré una vez más la frase de mi abuelita: "Es poco el amor y lo desperdician en celos".










2 comentarios:

  1. Lo más triste es la pérdida de estos recursos naturales pues si no fuera por la contaminación estos ríos y presas como la de San Miguel de Allende pudieran ser fuentes de agua potable capaces de suministrar las crecientes poblaciones de las ciudades en Guanajuato y asi no agotar las fuentes de agua subterráneas.

    ResponderEliminar
  2. me puedes proporcionar tus fuentes de informacion porfavor, hago un trabajo y ocupo las fuentes para que sea un ensayo confiable

    ResponderEliminar