domingo, 8 de enero de 2017

Los dramáticos contrastes de la arquitectura Porfiriana con la actual.

  Al principio este rumbo eran tierras de la Hacienda de la Teja. La ciudad española de México había crecido más de sus "muros", el límite que fuera el Convento "Grande" de San Francisco estaba rebasado, y creció hacia el poniente hasta el Paseo de Bucareli. Instalado Maximiliano en Chapultepec ideó la necesidad de un camino que conectara su lugar de residencia con su lugar de trabajo, fue así que nació la Calzada de la Emperatriz. En el Porfiriato era ya conocido por De la Reforma y la zona residencial se fue extendiendo hacia las nuevas colonias, como la De los Arquitectos. Es así que lo que conocemos actualmente como Paseo de la Reforma van floreciendo las magníficas residencias de corte totalmente europeo en boga al finalizar el XIX.

  Luego de la Revolución el Paseo de la Reforma comenzó a cambiar, lamentablemente muchas de sus casonas afrancesadas fueron desapareciendo, más pasaba el tiempo, más casas eran eliminadas para dar paso a la arquitectura moderna. El Hotel Imperial, comenzó a ser construido en 1896, en 1904 es inaugurado por Porfirio Díaz. Se localiza en la Glorieta de Colón, en cuyo centro se levanta el monumento que se colocó en 1871. Al fondo como fuerte contraste vemos el que será el edificio más nuevo en el Paseo de la Reforma que actualmente está en construcción.

   Igual vemos sobresalir la Torre Quarzo en Reforma 26, haciendo un contraste dramático con el Monumento a la Revolución. La torre que está por ser concluida en su "obra negra" es de 40 pisos, diseño del arquitecto norteamericano Richard Meier. El edificio rojo que vemos entre los dos es obra del arquitecto mexicano Alberto Kalach, el Reforma 27.

   Caminando rumbo oriente llegamos a la Glorieta del Caballito, allí en la que fuera la casa de don Francisco Espinoza y luego transformada en Secretaría de Relaciones Exteriores, se construyó la Torre Prisma que albergaría a la Lotería Nacional, luego al SAT y ahora al INBA, junto a él se levanta este edificio en Juárez 97, haciendo otro brutal contraste entre la arquitectura del porfiriato y la moderna. Se dice que este es de estilo gótico inglés.

  Seguimos caminando frente a la Alameda Central por la calle Juárez y vemos este edificio porfiriano, originalmente fue la casa de Agustín Hagenbach, luego fue transformado, a mitad del siglo XX en el Cine Variedades, actualmente se encuentra en ruinas, es propiedad del Gobierno de la Ciudad de México, no vemos contraste como en las imágenes anteriores pero... creo el grafiti con pintura aerosol nos los da.

  En otra fachada porfiriana frente a la Alameda vemos lo que fue el Cine Alameda, el cual, con el hundimiento propio de los antiguos edificios lo vemos inclinado sobre uno que fuera de oficinas propio del estilo Funcionalista de los cincuenta y que actualmente está convertido lugar de bares, restaurantes y antros.

   De Juárez cruzamos San Juan de Letrán, ahora conocida como Eje Central, seguimos por Madero y poco antes de llegar al Zócalo, en la esquina con La Palma vemos una de las magníficas construcciones del porfiriato que sigue completa y en pie. Se trata del Almacén La Sorpresa.

   Vamos de regreso y en una de las esquinas de la Alameda, la nor-poniente sobresale una casa porfiriana abrazada por el edificio de los Estudios Tepeyac del grupo radiofónico ACIR, no tengo datos de quién fuera el propietario del inmueble.

  En la parte trasera del templo del ex convento de San Diego, junto a una de las entradas al Metro Hidalgo, existe otro brutal contraste, esta vez fue la modernidad porfiriana la que chocó con la pared novohispana del convento.

  De nuevo enfilamos por el Paseo de la Reforma, en busca de choques de épocas y materiales de construcción. En el número 124 se localiza el Hotel Emporio, cuya fachada mantiene todos los elementos de finales del XIX, principios del XX, el contraste está con la Torre Azul que vemos a fondo.

  En el 150 del Paseo de la Reforma está otra casona, que fuera originalmente de Juan Urquiaga y Rincón Gallardo quien la vendió el 31 de julio de 1901 a José Gargollo y Garay, quien terminó su construcción. Para 1932 se convirtió en la sede del University Club y ahora será el acceso al impresionante edificio que será construido y llevará por nombre University Tower.

   El Monumento a Cuahutémoc, obra del escultor Miguel Noreña fue inaugurado en 1887. En 1949 el arquitecto Pani mueve el monumento a donde lo vemos actualmente pues había el proyecto de un centro urbano con la modernidad de la época del cual solo se construyó el Hotel Plaza.

   Doblamos en la Avenida de los Insurgentes hacia el sur, vemos otra casona porfiriana integrada al edificio se trata de la Torre 3 del Edificio Reforma 222, sobre la calle Nápoles, ahí está instalado un café.

   Una calle más adelante, en Insurgentes y Havre queda otra casa porfiriana que casi se pierde entre los enormes edificios del Paseo de la Reforma.

   Se trata de la casa de la familia Diener - Struck, su historia la puedes leer aquí.

  Ahora doblamos por la calle Niza, en el número 71 se levanta este edificio de tres plantas, de él te puedo contar una buena cantidad de historias, ahí viví un par de años, mi recámara era la de la ventana de la izquierda, la de arco. No sé cuándo se construyó ni quién lo hizo. Hace no mucho ahí se filmó una película, la de No se si cortarme las venas o dejármelas largas.

   Ahora en Niza, pero del lado de la Colonia Cahutémoc, la calle cambia de nombre a Río Rhin, el edifico de la aseguradora Mapfre conocido también como Reforma 243 o Torre Mapfre.

   El inmueble es conocido como la Casa de Cantera Rosa y casi pasa desapercibida cuando vas a bordo de algún vehículo por Reforma, pero al caminar por ahí el contraste es intenso.

  Esta toma la hice en febrero de 2015, el edificio que se ve en construcción es la Torre Reforma Latino, en primer plano se ve la espadaña de la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón que si bien no es de la época porfiriana sí hace contraste con el edificio que está ya terminado. Si su nombre te suena a algo es porque se levantó en el terreno en que se ubicaba el Cine Latino.

   Esta imagen la obtuve del histórico de Street Finder, vemo la casa porfiriana, o de los veintes, en Reforma 326.

  Y, encima de la casa se colocó un edificio, según lo vemos con el letrero de que será reparada, restituida e integrada.

   Una de las casas que se mantiene completa es el Chalet de Dante Cusi, actualmente es la oficina central del Banco BX+, vemos a la derecha una extensión que se le hizo al chalet con estructura moderna.

   En la calle de Praga a media cuadra de Reforma se levanta la aguja del templo del Santo Niño de la Paz, su torre neogótica hace un fuerte contraste con el edificio Corporativo Reforma Diana.

     Otra casa que queda intacta, al menos en el exterior es la de Reforma 479, no está habitada, ni se usa como banco o comercio.

   Una casa más está en la esquina de Reforma con Río Elba, la estructura se anexó a la Torre Reforma.


   La casona no es del porfiriato sino posterior, de 1929, y fue movida de su lugar original para lograr la cimentación de la torre. La historia del movimiento y construcción de la Torre la puedes leer aquí. La historia de la Casa O'Hea aquí.

   Finalmente terminamos este recorrido de contrastes no con una obra de tiempos de don Porfirio Díaz, sino más antigua aun, de 1757, hace 260 años, se construyó la fuente del Acueducto de Santa Fe que llegaba a Chapultepec en tiempos de Agustín de Ahumada y Villalón, II marqués de las Amarillas, Virrey de la Nueva España, contraste más fuerte sería solamente si se construyera un edificio de estas características junto a una zona arqueológica.


1 comentario: