miércoles, 8 de septiembre de 2010

El templo del Carmen en Morelia, Michoacán

Vagar por Morelia es una experiencia que definitivamente no te puedes perder, tres días difícilmente serán suficientes para ver la cantidad de cosas que hay allí, comprobarás de inmediato, en cuanto llegues, la razón por la cual le nombraron Patrimonio de la Humanidad. Algo que me sorprende de Morelia, es la limpieza de sus calles, impecables diría yo.


Vimos hace poco el Santuario de Guadalupe que nos dejó impactados por su belleza, ahora veremos el Templo del Carmen, el cual, al igual que todos los dedicados a esta advocación Mariana, es excepcional. Para esta visita virtual usaré un texto relacionado a una duda que hace poco aclaré y que cuenta la leyenda de las Once mil vírgenes. Si eres de mi generación en varias ocasiones seguramente oíste esta invocación a ese montón de doncellas pues, entendamos que en este caso, se hace mención a la virginidad per se, no a la virginidad idealizada en una Virgen, la que está en los altares.


Las Once Mil Vírgenes


Según una leyenda muy extendida en la Edad Media, una joven llamada Úrsula u Orsola ("pequeña osa", del latín) se convirtió al cristianismo prometiendo guardar su virginidad. Como fue pretendida por un príncipe bretón de nombre Ereo decidió realizar una peregrinación a Roma y así lograr la consagración de sus votos.


En Roma, fue recibida por el papa Ciriaco que la bendijo y consagró sus votos de virginidad perpetua para dedicarse a la predicación del evangelio de Cristo.


Al regresar a Britania, fue sorprendida en Colonia por el ataque de los hunos, en 451. Atila, rey de este pueblo, se enamoró de ella pero la joven se resistió y, junto a otras doncellas que se negaron a entregarse a los apetitos sexuales de los bárbaros, fue martirizada.


En el lugar del martirio, Clematius, un ciudadano de rango senatorial que vivía en Colonia, erigió una basílica dedicada a las "once mil vírgenes", entre ellas Úrsula. En la inscripción de dedicación de este edificio se nombra a las otras doncellas (Aurelia, Brítula, Cordola, Cunegonda, Cunera, Pinnosa, Saturnina, Paladia y Odialia de Britannia), de las cuales una se llamaba Undecimilla ( "la pequeña undécima", en latín), de donde parece derivarse la idea errónea de que las compañeras de martirio de Úrsula fuesen once mil.


Finalmente la imagen de Úrsula fue asimilada con la de la diosa germana Freyja (también llamada Horsel o Ursel), que protegía a las doncellas vírgenes y las recibía en el ultramundo si fallecían sin haberse casado. (Wikipedia). Sigamos conociendo el magnífico Templo del Carmen en Morelia, Michoacán.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada