jueves, 1 de marzo de 2012

El camino al Cubilete a través de la sierra.

Partiendo de la idea de que el estado de Guanajuato tiene una forma de casi un cuadro, hay quien dice por ahí que de un "lienzo", notamos que hacia el noroeste hay un punto de referencia que es el cerro del Cubilete, ese se localiza en el municipio de Silao, cercano al de Guanajuato. Hacia la parte sureste está el otro cerro, quizá el más notorio, que es la otra referencia: el cerro del Culiacán. El primero se volvió lugar de peregrinaje desde los años veintes del siglo XX, el otro fue lugar ceremonial en la época prehispánica. Y del Cubilete en este mes de marzo que apenas hoy comienza estaremos oyendo cada vez más y más debido a la visita pontificia que tendremos luego del equinoccio de Primavera.

Cuando transitamos por la Carretera Federal 45 en dirección norte, vemos, luego pasar por Irapuato y el pueblo de Jaripitío que ahora se llama Aldama, como aparece la silueta inconfundible de ese cerro que si se llama Cubilete es debido a que su forma asemeja a un cubilete, esa especie de vaso de cuero que se usa para colocar dentro dados, agitarlo y luego tirarlos, para que "la suerte esté echada", ese camino es el habitual, pero existe otro, que, saliendo de la ciudad de Guanajuato cruza la parte serrana. En la foto vemos al fondo las partes altas de la ciudad de Guanajuato.

El camino es de unos 30 kilómetros, quizá más, no recuerdo cuantos decía el letrero que marca la distancia entre Valenciana, donde está la mina, y el Cubilete. Pavimento no existe luego de pasar por la antigua mina de Guadalupe termina, es decir, nos quedan unos 27 kilómetros de pura terracería y, agregando la poca lluvia que ha habido en el país, la nube de polvo que se levanta es impresionante.

Evidentemente que vamos en un servicio suburbano, la terminal en Guanajuato está en contraesquina de la explanada de la Alhóndiga, sale cada hora más o menos y hace una hora en el recorrido, el cual tiene paradas continuas ya que, a pesar de lo aislado, la soledad y las agrestes condiciones que allí reinan, hay pueblos, rancherías y de pronto casas en medio de la nada, como la que vemos en la toma. Y de allí estos niños caminarán no sé cuánto para llegar a sus casas que están entre las cañadas de la sierra.

Estos son los picos más altos de esta parte de la Sierra de Guanajuato, el Gigante y la Giganta, que se levantan entre 2800 y 2900 metros s.n.m.; es por aquí en donde hubo una mina que fue muy próspera, tanto que el pueblo de La Luz llegó a contar 20 mil habitantes a mediados del siglo XIX, luego fue elevado en categoría a Municipio, pero, la prosperidad terminó, el pueblo fue abandonado, la mina cerrada y ahora quiere resurgir para la admiración de los turistas.

Abajo de esta pendiente, que se ubica a un costado del pueblo del Mineral de La Luz, se localiza la presa del Realejo, la cual era la que abastecía a la región, aprovechando allí las caídas de agua natural que se producían cuando había lluvias.

Y seguimos por el camino. Pasamos luego de la mina de la Valenciana, la mina de Guadalupe, más adelante está el pueblo minero de Santa Ana, en donde fueron agotadas las vetas, tanto en épocas coloniales como modernas pues aun vemos el equipo de la mina moderna en total abandono. Sigue otro pueblo llamado Llanos de Santa Ana, luego llegamos a Mineral de La Luz, a lo largo del camino vemos entradas de otras terracerías que nos llevan a varias minas más.

Pasando Mineral de La Luz aparece la silueta del Cubilete, el verde solo lo vi en el rumbo de Sangre de Cristo, otro que fuera pueblo minero.

Aquí la polvadera no es tanta, pues íbamos a prudente distancia de ese convoy, pero cuando cruza algún vehículo por el camino cerca de donde vamos, de pronto casi se nubla, de no llover en la siguiente temporada, esto será complicado de transitar, debido a la cantidad de polvo.

"La vegetación es la correspondiente a una región ahora semidesértica: pirules, mezquites, casahuates, diversos cactus, huizaches, etc. De ven en cuando, pequeños grupos de encinos indican que antaño había allí bosques que la acción depredadora del hombre taló para emplear la madera como combustible (carbón), o como ademes en las minas". (1)

Notarás que el servicio es continuo, aunque sea cada hora, de 6 a 19, encontrarás un vehículo que te lleve por estos rumbos en donde conocerás restos de una buena cantidad de minas.

Estamos pasando por la mina de Sangre de Cristo, eso blanco que se ve son los llamados "jales" que no es otra cosa más que el desperdicio que queda luego de extraer los metales, con esto comprobamos los niveles enormes de contaminación que una mina representa.

Y llegamos a la punta del Cerro del Cubilete. Desde el pueblo de Sangre de Cristo el camino está empedrado lo cual es un alivio luego de casi una hora de polvaderas infinitas. La vista del Bajío desde la punta del cerro es abrumadora, aquí estamos apuntando rumbo al sureste, queriendo encontrar al Culiacán, pero hay bruma que no nos permite ubicarlo.

Hacia acá estamos viendo la parte noreste, hacia allá, al fondo, muy al fondo, es donde corre la Sierra Gorda luego de San Miguel y San Luis de la Paz.

Ahora vemos hacia el norte. Notarás que hay una pequeña flecha que coloqué, esto es para que te des una idea de que ese puntito blanco, a donde apunta la flecha es el Mineral de la Luz, a la derecha se ve un camino, ese es el de Sangre de Cristo.

El camino es bastante curveado una vez que se aproxima a la entrada del Santuario del Cerro del Cubilete. Esas son las zonas para acampar y estacionamientos, se ve una techumbre grande, ese es el refugio para los peregrinos, hay un campanario a la izquierda. A lo largo de la entrada existen una buena cantidad de puestos de comida.

Ese cuerpo de agua que se ve en el horizonte es la presa de la Purísima, lo que quiere decir que desde allí lo que se ve (más bien que no se nota) es el Bajío de Irapuato y Salamanca.

Acá lo que vemos son los parques industriales que hay en las proximidades de Silao.

Y eso que se ve al centro, como domos, es ni más ni menos que la Expo Bicentenario, el parque temático construido para los festejos del Bicentenario y que será el sitio donde se llevará a cabo la misa multitudinaria que oficiará Benedicto XVI. Tengo entendido que será en todo el lomerío que se ve antes del parque, imagina allí, al menos un millón de personas concentradas. Será algo memorable y.... devastador.
.
Fuente:
.
1.- Jáuregui de Cervantes, Aurora. El Mineral de la Luz, Guanajuato. Universidad de Guanajuato. Guanajuato, 1996.
.
Para ver sobre el Parque Expo Bicentenario, entra aquí:
.
Para conocer sobre el Cerro del Culiacán, entra aquí:
.
Para ver un antes y ahora del Cubilete, entra aquí:

2 comentarios:

  1. También he recorrido estos caminos.
    ¡Que recuerdos!
    Me haces soñar!!
    No sabía lo del parque bicentenario, hace como 5 años que no he ido por esos rumbos, pero se ve bien.
    GRACIAAAAAAAAAS!!

    ResponderEliminar