domingo, 24 de noviembre de 2013

1864-1867: Cuando a México todo venía de Francia.

  Bueno, tendré que corregir el título, venían de Francia pero también de Ingaterra, claro es que, siendo México en ese momento una colonia francesa, se privilegiaba a los productos de aquel país, como ocurrió en su momento con España. De Inglaterra venían las trilladoras de vapor, también los arados de tiro.

Las lavadoras de Inglarerra. Se antoja increíble pensar que para 1867 ya había este tipo de máquinas.

Para las fiestas de Carnestolendas (Carnavales) desde parís llegaban estas peculiares máscaras.

El agua de sifón estaba de moda y, de Francia llegaban los aparatos que la producían.

También de Francia todos los instrumentos de precisión, como los alambiques para el Tequila y Mezcal.

Qué mejor decorado en una casa de "gente bien" que lámparas exteriores llegadas de Francia.

Aunque México fuera el productor de plata principal del Mundo, las delicadezas en plata venían de Francia.

Billares, muebles, juguetes, todo de Francia.

Los implementos par la fotografía... de Francia.

Las máquinas de vapor llegaban de Francia.

Todo tipo de regaderas desde Francia.

Juguetes y antifaces para el Carnaval, de Francia, claro es.

Todo tipo de productos químicos venían de Francia.

Productos químicos para las artes, la fotografía y la farmacia, de Francia.

Los becs para gas, de Francia.

Tambores y cornetas para el Ejército... de Francia.

Los sellos fechadores...

Máquinas de Vapor...

Muebles de hierro...

Instrumentos de precisión para la óptica, agrimensura, geodesia y matemáticas...

Chapas y candados...

Los baúles...
Juegos de mesa...

 Los porta cigarros...

Cualquier tipo de moldes...

Cajas para licores y porta vinagreras... Todo, practicamente todo lo que se vendía en México en las altas esferas sociales venía de Francia y no durante el afrancesamiento del Porfiriato, sino durante el afrancesamiento del Segundo Imperio, el de Maximiliano.

Todos estos anuncios que acabas de ver de tiendas y fábricas francesas las más, inglesas un par, circulaban en México en el afamado Directorio del Comercio de don Eugenio Maillefert, en 1867.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada