sábado, 9 de noviembre de 2013

El antiguo templo de San José de los naturales, ahora renovado y como Basílica. Ciudad de México.

 Se antoja increíble, al ver la fachada de este templo, que estamos frente al que fuera el construido dentro del conjunto del Hospital de Indios de conocido como el de Sanct Jospeh de los Naturales. De los hospitales de indios que hemos visto, regularmente han sido en localidades de Michoacán, algunos de ellos dentro de la Huatapera, otros, como el Hospitalito de Irapuato nos ha servido como guía para entender mejor los términos arquitectónicos, o el de Teocaltiche para ver la penetración de los franciscanos por la región de Los Altos de Jalisco y el de Salamanca que, dice la tradición, fue construido por Tata Vasco.

   Así pues, partiendo de esa idea, la de que los templos de los Hospitales de Indios son pequeños, oscuros y de un estilo primitivo y sencillo, simplemente nos quedamos sorprendidos ante lo que vemos al entrar en el recinto que hoy conocemos. La Gran Teochtitlán, luego del 13 de agosto de 1521 dejó de llamarse así y se convirtió en pocos años en la ciudad de México, capital del Reino de la Nueva España. Se volvió una ciudad española por lo que, los nativos fueron congregados en los barrios que, algunos ya existían y otros se crearon para tal fin. Uno de ellos el de Moyotlan, que tomó el nombre de San Juan de Moyotlan. 

   Jorge Pedro Uribe Llamas nos dice el significado de la palabra: "Para muchos Moyotlan quiere decir “lugar de mosquitos”, aunque el cronista Héctor Manuel Romero cree que el nombre original es Moyocoititlan, que en lengua mexicana significa “lugar de la luna”. Moyotlan o Moyocoititlan fue uno de los cuatro barrios principales en los que estuvo dividida la ciudad de México-Tenochtitlan. Tras la conquista, los españoles dedicaron a San Juan este sector pantanoso, y por lo tanto lleno de mosquitos, en el surponiente del islote". (Texto tomado de Dondecomere.)

   Luego de tres décadas se logró construir el Hospital Real de Sanct Jospeh de los Naturales con su templo anexo, "El edificio (del hospital) fue rehecho otras veces y llegó a ser, en su época de mayor esplendor, un gran hospital que constaba de ocho salas, enfermerías para hombres y mujeres, con separación de los contagiosos, especialmente los rabiosos, y sala de convalecientes. Había en él oficinas para los servicios, tales como cocina, despensa, etcétera, habitaciones para la servidumbre, gobernadores del hospital, capellanes, cirujanos, prcticantes, etcétera. Tenía iglesia, cuyo primitivo tamaño fue ampliado en el siglo XVIII, sacristía y camposanto con capilla exclusiva para los indios". (1)

   "La consagración del templo se realizó en 1792, a la que asistieron el Deán, el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral y el cuerpo del Ayuntamiento de la Ciudad de México. Así, la Parroquia de San José (protector de la Nueva España y de la Ciudad de México) comenzó a atender a los indígenas, mestizos y españoles por igual. El 19 de junio de 1858 el templo fue afectado severamente por un fuerte terremoto, que provocó que se cerrara al público, siendo reparado y reabierto al culto nuevamente hasta 1861". (Texto de Ritos y retos)

    Solo que, luego de la reparación, vinieron las expropiaciones emanadas de las Leyes de Reforma y las de Secularización y todo el conjunto fue rematado, seccionándose y cayendo en deterioro el templo. Al paso del tiempo, en 1993, luego de las conmemoraciones del V Centenario del Descubrimiento de América y de la llegada del Evangelio, y antes de que Juan Pablo II visitara por tercera ocasión, eleva el papa al Templo de los Naturales a Basílica Menor, anexada a la Lateranense de Roma, la que conocemos como San Juan de Letrán, que es la Catedral de Roma; habrá que recordar que el Papa es el Obispo de Roma. Fue entonces que este templo ya como Basílica, fue restaurado completamente y los resultados saltan a la vista.















   Y esto que ahora vemos, es el parque que se ubica frente a la Basílica de San José, conocido como parque Pugibet, en honor a Ernesto Pugibet, francés avecindado en México, dueño de una de las empresas más grandes de la época, la cigarrera El Buen Tono.


   Paco Malgesto representado en uno de los bustos de los más famosos locutores de la época de oro de la radio en México.

   Al fondo, luego de la plaza, se levanta la torre de Telmex, el edificio de la derecha pertenecía a El Buen Tono, al centro está el extraordinario templo de Gudadalupe que es más conocido por el nombre de la cigarrera.

  Este que fuera el templo de San José de los Naturales, para mayor seña se encuentra sobre la calle de la W, La Voz de la América Latina desde México...

Fuente:

1.- Muriel, Josefina. Hospitales de la Nueva España. Tomo I, Fundaciones del siglo XVI. UNAM. México, 1990. p. 130

No hay comentarios:

Publicar un comentario