sábado, 30 de noviembre de 2013

La curiosa e interesante figura del acróbata en los templos coloniales de México.

   Decir que en todos los templos coloniales de nuestro país existe esta figura sería una exageración, yo he visto dos o tres. Las fotografías que ahora vemos fueron tomadas en el pueblo de Toyahua, municipio de Nochistlán, Zacatecas. Lo he visto también en la Parroquia de Valle de Santiago, Guanajuato. Creo que en alguna de las Misiones de la Sierra Gorda también hay una figura de estas pero no estoy del todo seguro, no lo recuerdo con exactitud. El caso es que la idea que tenía de ello era que se trataba de un ángel, un ángel indiano que se colocaba justo al centro del arco de la puerta principal solo que, ahora, al adentrarme un poco más en las simbologías medievales, más bien identifico al acróbata que en templos y catedrales de Francia y España era cosa habitual verlos.

   "En líneas generales se llamó acróbatas o malabaristas a ese gran número de contorsionistas o personajes en posiciones insólitas que figuran en los capiteles románicos y a veces en las portadas. Este tipo de hombres debía ser bastante numeroso en los lugares de peregrinación y a lo largo de los caminos.

  "Sin embargo, es cierto que tales representaciones no era solo pintorescas sino que tenían un sentido moral o simbólico. Es natural que la Iglesia no viera con buenos ojos a personajes que podrían distraer a los fieles y a los peregrinos del objeto de su viaje, y la imagen del acróbata se confunde fácilmente con la del demonio o del lujurioso, tanto más cuanto que sus costumbres se prestaban a crítica.

  "Malabaristas y rameras son pintados, pues, como causa de incitación a la práctica de todos los vicios, y se los encuentra con frecuencia a la entrada de la iglesia : era una manera de mostrar que la entrada en ella les estaba prohibida." (1)

Aquí vemos de cerca ese acróbata que encontramos en el templo de Toyahua, Zacatecas.

Y este es el diagrama de un acróbata de alguno de los afamados templos medievales franceses.

Un acróbata suigéneris en la que fuera la Casa de Moneda de Real de Catorce, es decir, en un edificio civil también colocaron uno.

  Este acróbata se localiza en la entrada principal de la Parroquia de Señor Santiago, en Valle de Santiago, Guanajuato.

 Un acróbata, ya revestido de ángel indiano en el templo de la Tercera Orden en Cuernavaca, Morelos.

Fuente:

1.- Beigbeder, Olliver. Léxico de los símbolos. Ediciones Encuentro. Madrid, 1989. p. 30

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada