martes, 26 de abril de 2016

De bailes, diversiones y mañanas y madrugadas (mañanitas) en 1879

  Curioso es encontrarnos en el Archivo Histórico documentos que no solamente nos hablan de la cosa administrativa que reinaba en el México del porfiriato, sino que esos documentos nos llevan a imaginar cómo era la vida social de entonces en la plácida provincia. Pues mientras que las encumbradas familias de la ciudad de México tenían sus tremendos eventos de la alta sociedad, por acá se pagaban 4 reales (50 centavos de un peso) para que el Ayuntamiento autorizara una diversión o algún espectáculo callejero.

  De cuáles habrán sido esos espectáculos no lo sabemos a ciencia cierta pues solo se anotaba en los recibos que era una "Diversión", pero recordamos el dicho de "circo, maroma y teatro", quizá era eso, pero agreguemos a magos, saltimbanquis, titiriteros, y muchos, muchos bailes. 

  Esto que ahora comparto contigo es una muestra que tomé al azar de recibos de pago ocurridos entre marzo y julio de 1879, de los recibos hay 27 que corresponden a un baile, de ellos 7 son en miércoles, 6 en lunes y 6 en sábado... esto no quiere decir que sean datos absolutos y precisos pues hay un buen montón de recibos, yo solamente fotografié unos cuantos, como quiera nos dice que era muchos, prácticamente los había cada tercer día.

   En ese año de 1879, la Semana Santa fue del 6 al 13 de abril, en Salamanca el Martes y Jueves Santos son días de devoción del Señor del Hospital, considerado entonces uno de los cinco Santuarios de mayor afluencia en México y vemos que no hubo fiesta alguna, pues se respetaban esos días.

  Vemos entre los recibos dos de Lotería, una el 3 de abril, la otra el 5, jueves y sábado anteriores a la Semana Santa, se respetó el Viernes de Dolores.

  Vemos que el 28 de abril, que fue miércoles, hubo una función de títeres y que el 23 de junio, que fue lunes hubo unas "madrugadas" y unas "mañanas", es decir, le llevaron mañanitas a alguien. Si fueron ese mismo día, entonces alguien se llamaba Zenón, Agripina o Alicia, pero si el pago se hizo ese día para ir a cantarle las mañanitas al día siguiente, ese alguien se llamaba Juan o Juana, pues el 24 es la festividad de San Juan Bautista y mucha, mucha gente tenía ese nombre.

  La caja que contiene estos documentos reclama un buen análisis, algún Antrpólogo Social o Historiador que quiere rehacer la vida cotidiana de Salamanca en la década de los años setenta del siglo XIX, sería una interesante muestra la que de ahí sacaría.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada