sábado, 9 de abril de 2016

Haciendas azucareras del porfiriato en Morelos 2a. parte

  Creo que si eres de los que llegan a El Bable frecuentemente este tema, el de las haciendas azucareras (prefiero ese nombre al de ingenios) te ha causado el mismo impacto que a mi, al ver por primera vez una de ellas, la de Coahuixtla, y luego, profundizando un poco en el tema, al ir descubriendo otra, otra y otra más, el encanto que logra en la mente es grande. Y para engrandecerlo más aun, seguiremos ahondando en el tema, siempre de la mano de Domenech.

HACIENDAS DE SANTA BÁRBARA CALDERÓN, HOSPITAL Y RANCHO NUEVO Propietario: D. Vicente Alonso. Despacho: San Agustín, 6. —México, D.F.

  "En diferentes lugares de esta obra hemos procurado demostrar cuán fácil sería imprimir á la industria azucarera mexicana un considerable aumento y perfección en sus productos, preparándola para el brillante porvenir que la espera, sin duda alguna, dadas las condiciones del suelo y clima de que disfrutan grandes regiones de la República; y aquí nos ocupamos de las principales haciendas del Estado de Morelos, como punto de apoyo de nuestra tesis y comprobación de lo que hemos asegurado. Entre los más activos industriales propietarios que á dicha explotación agrícola se dedican y á quien tal vez mayor progreso la misma debe, figura el caballero español D. Vicente Alonso, con sus hermosas fábricas y grandes haciendas del Distrito de Cuautla, que pasamos á reseñar brevemente.

  "Esta hacienda y fábrica de azúcar fueron fundadas en remotos tiempos, allá por los años últimos del siglo XVI, por D. Fernando Calderón de Vargas, que obtuvo los terrenos en virtud de Real Cédula de Felipe II, fecha 12 de Mayo de 1582, en la cual se mandaba adjudicárselos sin perjuicio de los indios ni de otra persona. Su extensión actual alcanza á 25 caballerías próximamente, ó sea poco más de mil hectáreas, dedicadas en su mayor parte al cultivo de la caña de azúcar, con fértiles terrenos y abundancia de agua. La fábrica se compone de varios edificios destinados á la maquinaria, á casa habitación y capilla. En el dedicado á la fabricación de azúcar de purga, hay los aparatos necesarios para la anual producción de 50.000 panes y la destilación de cuatro mil barriles de aguardiente, que es por término medio la que se obtiene en esta hacienda. La fuerza motriz de las máquinas es el vapor, á excepción del trapiche ó molino de cana que se mueve a beneficio de una potente caída de agua. (Hacienda de Calderón hoy.)

Hacienda del Hospital


   Radica esta propiedad, como la anterior, en el Distrito de Cuautla y colinda con ella, pero es de mayores proporciones, pues mide alrededor de doce mil hectáreas (277 caballerías). Fue fundada, en tiempos antiguos, por la Comunidad de San Hipólito y cuenta, como la de Calderón, con una fábrica de azúcar de purga que produce anualmente iguales ó aproximadas cantidades que aquélla; una buena casa-habitación y una capilla. 

  "Sus cultivos son de caña dulce y arroz, pero tienen poca importancia con relación á las dimensiones de su terreno, por ser éste casi todo de secano, regularmente llano, con algunos cerros de poca elevación y algo de monte bajo. Trata su propietario de irrigar la mayor parte de estos campos con una corriente de agua extraída del río Cuautla, para lo cual tiene ya solicitado en la Secretaría de Fomento una concesión de mil litros por segundo. Una vez obtenida ésta, procederá sin demora alguna á la construcción del canal respectivo, con cuyo beneficio bien puede calcularse que se triplicará la producción agrícola de esta hacienda. (Hacienda del Hospital, hoy.)

 Hacienda de Rancho Nuevo

  "La hacienda de Rancho Nuevo es la mayor de las que posee el Sr. Vicente Alonso, también situada en el Distrito de Cuautla y alcanzando sus extensos límites á la jurisdicción de los de Jojutla y Jonacatepec. Puede decirse que a ella presta el propietario su preferente atención, pues ha llevado á cabo en la misma costosas obras de riego que duraron cinco años y exigieron un gasto de 300.000 Pesos. Cuenta una extensión mayor de 35.000 hectáreas en terrenos quebrados, abundando los cerros y las barrancas; sin embargo, posee magníficos llanos como los de Chinameca y Amatepec

  "Para la irrigación de estos terrenos obtuvo el Sr. Alonso, de la Secretaría de Fomento, una concesión de 1.560 litros de agua por segundo del río Cuautla, que han sido tomados en el punto denominado Segundo paso de las Iguanas y son conducidos por un canal abierto, cuya longitud es de 27 kilómetros próximamente; habiendo en el trayecto más de 2.500 metros de túnel, revestidos en su cuarta parte. Las obras de fábrica consisten principalmente en el acueducto que cruza la barranca de La Cuera, de 36 metros 50 centímetros de elevación sobre su fondo y de 20 metros de ancho. La sección del canal es de 3 metros. Otras obras también notables son el acueducto de Zacapalco y las alcantarillas que suman 40 metros de sólidas construcciones. El agua conducida por el canal á que nos venimos refiriendo, se proyecta llevarla hasta Amatepec, no llegando hoy más que hasta Rancho Nuevo, donde al beneficio de este riego se cultivaron ya en este año (1899) 2.000 tareas de caña dulce y arroz.

  "Actualmente se construyen los edificios necesarios para la hacienda, trojes, casa habitación, etc., y muy pronto la importancia de esta propiedad será muy grande, dedicándola principalmente á la cría y engorda de ganado, á cuya industria, una vez regados sus campos, se prestará admirablemente. El cultivo de arroz se multiplicará también porque los ensayos verificados han dado resultados brillantes y todo hace esperar una época de gran prosperidad para la Hacienda de Rancho Nuevo, confirmando las previsiones de su propietario D. Vicente Alonso, que con la mirada fija en el porvenir no vaciló en erogar 300.000 pesos en las obras á que nos hemos referido, con pleno convencimiento de que en la irrigación de aquellos fértiles campos se encerraba el secreto de una grandiosa explotación agrícola. (La hacienda de Rancho Nuevo la conocemos mejor con el nombre de San Juan de Chinameca, donde trabajaba Emiliano Zapata.)

  "HACIENDA SANTA INÉS.- Propietaria: Sra. Viuda de D. Benito Arena, Cuautla.

   Linda esta hacienda azucarera con la Municipalidad de Cuautla y tiene estación del Ferrocarril Interoceánico (ramal de Morelos) cuya vía penetra hasta la bodega del Ingenio por medio de un pequeño desvío. Pertenece á la Sra. Soledad Toriello, viuda de Arena, que reside en México, calle Donceles, n.° 21, y ha sido provista últimamente de modernos aparatos para la fabricación, contando con un magnífico trapiche movido por agua y un remoledor de bagazo movido por vapor.

   "Es muy notable su buen sistema de defecación, practicándose en los caldos la evaporación al vacío por medio del triple efecto, para lo cual posee entre dichos aparatos un hermoso tacho al vacío de gran cabida. La limpia se verifica por medio de filtros de carbón animal y ácido sulfuroso, y por último, la solidificación tiene lugar en centrífugas del más moderno sistema.

  "También en este Ingenio se quema directamente el bagazo por medio de dos hornos al estilo de los mejores que se emplean en la isla de Cuba. Hay siete estufas para secar el azúcar en dos ó tres días, con capacidad de 2.000 arrobas cada una, así como grandes bodegas para almacenarla. La producción de este Ingenio es considerable: alcanza en cada zafra á 150.000 arrobas de azúcar y 75.000 de miel, siendo aquélla de muy buena calidad y de blancura notable. La extensión de los campos que constituyen la hacienda es de 2.583 hectáreas, casi todas de regadío, y que producen caña de la mejor que se conoce en la comarca. Cuenta con 550 mulas y 300 bueyes para las labores agrícolas y más de 100 carros para el transporte de los productos" (1).  (Algo sobre el que fue el administrador de la hacienda de Santa Inés, antes de ser propiedad de D. Benito Arena, aquí.)

  No son todas las haciendas que hay en Morelos las que hemos incluido en estos post, la lista es larga, la que vemos en la imagen es la de Casasano, está la de La Concepción, la Hacienda de San Carlos Borromeo. La Hacienda San Antonio El Puente. La de San Jacinto Ixtoluca no era azucarera, sino minera. La de Santa Cruz Vistalegre, sí era azucarera. San Gabriel de las Palmas. La de San José Vista Hermosa.

   La ex hacienda de Santa Clara de Montefalco es actualmente un escuela del Opus Dei. Abundante es la historia que guardan las haciendas azucareras, hay una que, además, se le ha cubierto con el manto de leyenda asociado a Hernán Cortés, la de San Antonio Atlacomulco. La Hacienda de Xochimancas. La hacienda de Barreto, que sirviera para alojar a los migrantes italianos. La Hacienda de Ticumán. La Hacienda de Guadalupe. La Hacienda de Tenextepango, otra de las propiedades de Ignacio de la Torre, cuya casa bien vale la pena conocer, no la de la hacienda, sino la que tenía en la CDMX. Hacienda de Tenango, Ex-haciendas de molienda de caña en Oacalco, Apanquetzalco, Atlihuayán, estas tres, en Oaxtepec.  En el municipio de Tlaltizapan hay otras Haciendas Azucareras, la de San Francisco y la de San Miguel Treinta, En Tlayacapan está la ex Hacienda de San Nicolás, conocida también como de Pantitlán. Hacienda de Apanquetzalco, la de Chicomocelo, Y muchas, muchas más...

Fuente:

1.- Guía general descriptiva de la República Mexicana. Tomo II. J. Figueroa Domenech. Ramón de Araluce. Barcelona, 1890. pp. 385-393. (Disponible en la Biblioteca Digitalizada de la UANL, en la Biblioteca de Madrid y en Cervantes Virtual.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada